Menú
Política / 1 de abril de 2014

EL PATRÓN DEL PARO

Baradel, el “maestro” que no es maestro y sacude al país

Puso en jaque a Scioli con el conflicto docente. Su relación con los K y su pasado como coordinador de viajes de egresados.

Por

EL LÍDER. Baradel al frente del gremio docente dejó sin clases a 3.200.000 estudiantes. Dice que le pesa ser la cara del conflicto.

El acto recién había terminado. Un grupo de veinteañeras lo corría para sacarse una foto. “Roberto, Roberto”, le gritaban. Él, de pelo largo y barba rebelde, se detuvo y posó sonriente. “Las dejo que me tengo que ir a La Plata”, les explicó a modo de despedida.

“Roberto” no es otro que Roberto Baradel, el hombre que puso en jaque al gobierno de Daniel Scioli con un paro docente que se extendió demasiado. Sabe que todas las miradas están puestas en él y en una charla con NOTICIAS reconoce que le pesa ser la cara del conflicto. “Lo llevo con una carga muy grande”, explica Baradel, mientras juega con un vaso de agua que nunca tomará.

baradel-07

Va a transformar el “yo” por el “nosotros” a lo largo de la conversación, como queriendo sacarse del centro de la escena. Pone por delante el “colectivo docente” y evita las personalizaciones. “No es que Roberto Baradel está llevando adelante el conflicto. Es la cara visible”, se defiende en tercera persona.

Con Scioli, Baradel no pasa su mejor momento. El máximo momento de tensión fue cuando desafió al gabinete bonaerense. “No les toquen el salario a los docentes, porque vamos a ir a buscarlos a cada lugar de la provincia”, advirtió y a las pocas horas un grupo de docentes atacó con un ladrillazo a una comitiva del gobierno provincial.

Noticias: ¿Qué le generaba el kirchnerismo cuando usted asumió en el gremio?
Baradel: Con el kirchnerismo me pasó lo que a muchos. Estaba desencantado con la política. Para mí, Kirchner, antes que asumiera, era el candidato del Duhalde, del PJ. Fue una mirada equivocada, porque Kirchner termina siendo un emergente.

Noticias: ¿En 2003 ya había decidido que iba a acompañar a Kirchner?
Baradel: Cuando asumió Kirchner, me llamó la atención cuando lo escuché en el Congreso. La primera cosa que nos sorprendió fue cuando a dos o tres días de asumir fue a pagar a los docentes en Entre Ríos y solucionó el conflicto.

Noticias: ¿Qué opina de Cristina Fernández?
Baradel: La respeto muchísimo. El gobierno de Cristina fue más a fondo que el de Néstor en alguna cuestiones. En algunas que nosotros bancamos mucho: Ley de Medios, la 125, estatización de las AFJP, la política latinoamericana y los discursos en la ONU. Yo soy joven, pero desde la democracia hay tres presidentes que no fueron gerentes de las corporaciones: Alfonsín, Néstor y Cristina. Vos podés coincidir o no con la política, podés no votarlo. Con Cristina vimos que había un proceso de avances en esas políticas.

Noticias: ¿Qué cosas le critica al kirchnerismo?
Baradel: La ley antiterrorista, la ley de ART, no compartimos como se dio el manejo del INDEC; siempre fuimos críticos.

Baradel tuvo su primer trabajo en una escuela en Villa Urbana, en Lomas de Zamora, en 1988. Después de terminar el secundario, Baradel tuvo un paso fugaz por una metalúrgica donde dominaba el torno y la agujereadora. “También trabajé vendiendo lámparas por calle y en turismo, llevando los pibes a Bariloche”, recuerda sonriente. Pero, después de casarse, terminó ingresando en la escuela de Lomas de Zamora.

Rápidamente terminó como delegado de la escuela y fue creciendo primero en el Sindicato Unificado de los Trabajadores de la Educación Nacional, que dependía de CTERA en Lanús. A la par, comenzó con la carrera de Derecho en la Universidad de Lomas de Zamora. Al recibirse de abogado, comenzó a ganar posiciones en Suteba. Ahí creció de la mano de Hugo Yasky, el actual referente de la CTA kirchnerista. Ahora son los docentes de Baradel los que más peso tienen dentro de la central obrera kirchnerista.

Hoy, Baradel se convirtió es el rostro de la protesta y en el principal responsable de que 3.200.000 de estudiantes bonaerenses no tengan clases. De estilo desalineado con barba y pelo largo dice que no le preocupan las críticas a su look. “A alguna gente le choca, y es legítimo. Otra gente piensa que además te tenés que mostrar como sos. El tema del pelo puede ser, me lo tengo que cortar un poco más. Vamos a darles ese changüí. Pero la barba la tengo desde los 16 años, nunca me afeité”, asegura.

¡Lee la nota completa y la entrevista a Roberto Baradel suscribiéndote online a REVISTA NOTICIAS!