Política, Sin categoría / 17 de mayo de 2016

Los documentos de la auditoría contra la obra pública de Báez

Las pruebas de cómo el gobierno K benefició al empresario. Velocidad en los pagos y sobreprecios. Los casos más polémicos. Mirá las fotos del expediente.

Por

Lázaro Báez no para de sumar problemas. Su empresa emblema Austral Construcciones SA está intervenida por la Justicia y la AFIP y acaba de anunciar que cerrará su puertas. Pero antes de la debacle, la constructora insignia del amigo del ex presidente Kirchner gozaba de todos los favores oficiales. Así lo detectó una auditoría interna del Gobierno de Cambiemos que busca analizar la obra pública K.

Según el informe -los documentos se reproducen en esta nota-, Lázaro y sus empresas constructoras fueron las más favorecidas por el kirchnerismo en el Sur. Recibieron más cantidad de obras y le pagaban con mayor celeridad. Los números de la auditoría interna que encargó Vialidad Nacional son abrumadores. Desde el 2010 en adelante el grupo Austral de Báez se adjudicó en Santa Cruz 51 obras de un total de 83 y fue el que más plata recibió: 16.386.868.049 pesos. La segunda empresa en ese ranking, Petersen, Thiele y Cruz SA recibió 2.114.250.966.

Lázaro se quedaba con el 78,4% de los fondos de la obra pública en la provincia. Además, gracias a la buena relación que tenía con el Gobierno era el que con mayor celeridad cobraba los fondos del Estado. En promedio, en el 2015 recibía los pagos cada 34 días con un mínimo de 8 días una vez que presentaba los certificados de obra. A sus competidores les pagaban cada 231 días en promedio con un mínimo de 73 días.

Uno de los casos más escandalosos que encontraron en la auditoría interna tiene que ver con una obra que le adjudicó el Gobierno K en el 2008 para repavimentar 40 kilómetros de la Ruta nacional 3. La obra debía terminarse en 36 meses, pero luego de 90 meses el tramo sólo presenta un avance del 24 por ciento, pero su presupuesto se cuadruplicó.

Según el informe, a diciembre de 2015 las empresas de Báez tenían 26 obras en ejecucicón de las cuales solo 3 no habían sufrido algún tipo de modificación de los plazos. Las 23 obras restantes “no cumplieron con los plazo estipulados en sus licitaciones, dado que sufrieron ampliaciones promedio de su plazos por 2, 63 veces”, describe el informe.

En el Gobierno se preguntan qué pasó con todo el dinero que recibió Báez en estos años y se muestran asombrados con la velocidad con la que la empresa se vino abajo. Algunos funcionarios sospechan que podría haber una maniobra de vaciamiento y que Lázaro debería dar explicaciones en la Justicia por la administración de los fondos de la obra pública.

También detectaron que en Vialidad Provincial, Báez había logrado nombrar a varios personajes que le respondían directamente y se encargaban de agilizar sus trámites. Todos fueron desplazados y ya le sacaron todas las obras que aún mantenía en la provincia y que dependían del Gobierno nacional. En los próximos meses las volverán a licitar.