Política / 8 de mayo de 2017

El dueño de OCA se cansó de Moyano: “Que haya quilombo”

Patricio Farcuh, actual dueño de la empresa, no puede entrar desde agosto del 2016. Aprietes, amenazas y hasta intentos de asesinato. Qué dice el moyanismo.

Por

Hugo Moyano se cansó de Patricio Farcuh, el dueño de OCA, y ordenó coparle la sede. La situación que vive el empresario es insólita por donde se la mire: desde agosto del 2016 que no puede entrar a la empresa que en los papeles le pertenece, porque en los últimos cinco intentos que hizo fue echado a la fuerza por, según él, gente de Camioneros. En una ocasión, a fines de febrero, hasta se personificó el mismo Hugo. “Fue una reunión muy corta, de minutos. Me dijo que me fuera o que iba a haber quilombo”, le dice Farcuh a NOTICIAS. Aquella vez, el empresario tuvo que retroceder junto a los efectivos de Gendarmería con los que había ido.

Ese día fue especial también en otro sentido: Hugo tuvo que ir personalmente porque su hijo Pablo se encontraba fuera de la ciudad de Buenos Aires, lo que provocó una furia asesina en el padre. Hasta el momento en que le coparon la empresa, la relación con Moyano era “excelente”, según describe Marcelo Ruiz, abogado de Farcuh. Incluso, hasta se lo había identificado como un testaferro del camionero, dadas las fotos que circularon en las que se lo veía a Farcuh compartiendo tribuna junto a Pablo y Facundo Moyano en el Mundial de Sudáfrica. El empresario niega esto tajantemente (“Patricio nunca respondió a nadie, solo a él”, dicen desde el moyanismo), y asegura que quiere volver a la empresa para hacerla rentable y sacarla a flote.

Para todos, incluso el Gobierno, es un problema: Farcuh le debe $ 300 millones a la AFIP, Camioneros tiene afiliados a 5.200 de 7.000 empleados que tiene OCA -más 5.000 trabajadores indirectos que hay en la empresa- y el oficialismo se debate, fiel al espíritu CEO, entre respetar la ley y amenazar la frágil calma con los Moyano, o dejar que las cosas sigan su curso natural. Farcuh, que dice que ya recibió varios intentos de asesinato, asegura que este martes va a ir su empresa con Gendarmería y “si tiene que haber quilombo, que lo haya”.