Cultura / 8 de diciembre de 2017

Cuando Perón fue acusado de “traición a la Patria”

El líder justicialista recibió esta acusación, entre otras, al ser derrocado por la Revolución Libertadora. Recién en los años setenta se cerraron las múltiples causas en su contra.

Por

El 17 de mayo de 1956, el juez Luis Botet bajo las órdenes de la dictadura de Pedro Eugenio Aramburu e Isaac Francisco Rojas, inició una causa caratulada “Sumario instruido contra Juan Domingo Perón y otros, por ‘traición a la Patria y asociación ilícita’”.
Entre los demás acusados sobresalían las figuras de ex diputados, diputadas, senadores, sindicalistas y ex ministros como Héctor Campora, John William Cooke , Oscar Bidegain, Ángel Gabriel Borlenghi, Juana Larrauri, Delia Parodi, José Espejo y Eduardo Vucetich.

En el expediente judicial, se lo acusaba a Perón de traición, porque sus diputados votaban las leyes que el gobierno constitucional mandaba al Congreso Nacional. Dice textualmente el expediente en la foja 775, que en el gobierno de Perón funcionaba un Comando Estratégico integrado por el ex presidente, su ex ministro Ángel Borlenghi, el secretario general de la CGT y las cabezas de las ramas femenina y masculina del Partido Peronista, que decidía sobre las leyes necesarias y daban las órdenes de aprobación a los legisladores por intermedio de los jefes de bloque o las comisiones correspondientes.

Además de estas acusaciones, al ex Presidente se le abrieron 119 procesos judiciales. La más inesperada de las denuncias fue la de estupro, por la que se acusaba a Perón de tener relaciones íntimas con la joven Nelly Rivas. Esta adolescente -de solo 15 años- fue internada por órdenes de la justicia en un reformatorio y sus padres en el penal de Olmos.

En aquellos años de odio y revanchas ni los artistas se salvaban. Hugo del Carril fue preso a la cárcel de Las Heras por cantar la Marcha Peronista.

Mientras esto ocurría, Perón estaba exiliado en Panamá. Allí brindó una conferencia de prensa. Alguien le preguntó si era verdad que tenía mil pares de zapatos y él respondió: “no sea tonto, ni que fuera un ciempiés”.

El decreto 4161 prohibía invocar el nombre propio del presidente depuesto y el de sus parientes, usar las expresiones “peronismo”, “peronista”, ” justicialismo”, “justicialista”, “tercera posición”, y entonar las composiciones musicales “Marcha de los Muchachos Peronistas” y “Evita capitana”.

En los años ’70, el doctor Isidoro Ventura Mayoral, abogado de Perón, declaró que su cliente había sido absuelto de los 120 procesos judiciales iniciados en 1955.

En esta nota: ,