Menú
Mundo / 9 de mayo de 2018

Un año de Macrón: impopular y con guiños a la derecha

El presidente francés traicionó a sus seguidores de izquierda, impuso deportaciones masivas y promueve cambios en la ley de empleo. Más odiado que Hollande y Sarkozy.

Por

Hace un año, Emmanuel Macron, posaba con su programa de gobierno. Cambios notables.
Hace un año, Emmanuel Macron, posaba con su programa de gobierno. Cambios notables.

Un año después de su carrera relámpago hacia el poder, el ímpetud reformista del presidente francés Emmanuel Macron se ha ganado el elogio de parte del electorado, pero las encuestas lo muestran como un presidente no apreciado por la mayoría de los habitantes del país galo.

Jean-Daniel Levy, investigador de la compañía encuestadora Harris Interactive opinó: “Si hay algo en lo que los franceses están de acuerdo es en que el presidente está tomando medidas importantes. Donde están en desacuerdo está en (el mérito) de esas acciones”.

Macron sufrió una fuerte caída en la popularidad cuando comenzó a presionar a con cambios a la ley laboral en septiembre pasado (para facilitar la contratación y el despido), tendiendo a desfavorecer a las bases de la sociedad que lo apoyaron en su llegada al poder.

Luego de los 100 días “de gracia” en el cargo, su apoyo había caído desde un máximo de 64% a 36% de acuerdo a los resultados de la encuestadora Ifop. Ese índice fue incluso menor que el de su impopular predecesor socialista Francois Hollande en el mismo periodo de su presidencia.

Pero en los últimos meses su índice de aprobación ha subido un 40-45 por ciento: a la par de la aprobación que detentaba Nicolas Sarkozy, que gobernó desde 2007 hasta 2012.

“Tal cambio en el nivel de popularidad es inusual para los presidentes franceses”, explica Chloe Morin, encuestadora líder en el grupo de expertos de la Fundación Jean-Jaures. “Perio la gente parece dispuesta a darle tiempo”,  reforzó Morin.

A pesar de este período de tolerancia y esperanza por parte de la sociedad, los votantes franceses en general ven a Macron negativamente. Una encuesta publicada el miércoles 2 de mayo por Ipsos mostró que, un año después de su elección, casi dos tercios de los votantes (64%), están decepcionados con su desempeño.

Al recibir al ruso Vladimir Putin y al estadounidense Donald Trump para las visitas en sus primeros dos meses, y al hacer frente a Trump por su decisión de retirarse del acuerdo climático de París, y a lo resuelto por el presidente estadounidense en el día de ayer de retirarse del acuerdo nuclear con Irán, “Macrón estableció su estatura presidencial”, expreso Bruno Jeanbart, director de la encuestadora Opinion Way.

Pero la dura política desplegada en asuntos de inmigración (Macron planea acelerar las deportaciones de inmigrantes sin visas), y la agenda pro-empresarial le han costado el apoyo de los lideres de izquierda que formaban parte de su armado político.