Menú
Política / 2 de marzo de 2019

Cómo fueron los últimos días de Franco Macri

Estuvo cuidado por su asistente Luján. El presidente lo visitaba todos los Martes. El último mensaje a sus amigos y pedidos para terminar con su vida.

Por

Mauricio y Franco Macri

Los últimos meses de vida de Franco Macri fueron muy duros para su familia. Fue difícil ver caer al patriarca que había montado un imperio empresario desde cero, luego de emigrar desde Italia. La rutina del fallecido empresario se redujo a estar acostado en su habitación, en su casa en Barrio Parque. Allí vivía acompañado por Luján, la asistente que estuvo junto a él durante los últimos años.

El presidente Mauricio Macri, su hijo mayor, tenia como rutina visitarlo todos los martes alrededor de las 18, cuando llegaba para jugar al bridge con los históricos amigos de su padre. Aprovechaba, lo veía y se quedaba a jugar hasta pasada la medianoche.

(Leer también: Quién es Luján, la mujer que cuidó a Franco Macri hasta su muerte)

La salud de Franco comenzó a caer cuando tuvo un accidente en la ducha, hace un año, y se fracturó la cadera. En aquella oportunidad se la reemplazaron por una metálica. En la familia cuentan que “desde ese momento ya nada fue igual”.

Estuvo internado cerca de una semana en el Hospital Italiano y, tras volver a su casa, el deterioro comenzó a notarse con mayor visibilidad. Dejó de reconocer a algunas personas y a olvidarse de cosas.

(Leer también: El álbum íntimo de Franco Macri)

Una de las últimas veces que estuvo de buen ánimo y consciente fue para el día del amigo, el 20 de julio pasado. Cuando le envió un mensaje de audio por WhatsApp a algunos de sus amigos con los que jugaba al bridge y lo acompañaban por el mundo. “Estoy recuperándome. Falta poco para que vuelva a pelearme con ustedes, para que me saquen toda la poca plata que tengo. Un gran abrazo. Los quiero mucho”, relataba el empresario en el audio.

Entre los momentos más críticos que vivió la familia Macri estaban aquellos días de lucidez en los que Franco pedía que se apiadaran de él y lo ayudaran a quitarse la vida. El propio Mauricio lo contó en una entrevista con su asesor Alejandro Rozitchner, en la que reveló que le pedía que le diera una pastilla para terminar con esa situación.