Menú
Política / 30 de marzo de 2019

Roberto Baratta le contestó a NOTICIAS: “No soy mudo”

El ex funcionario K le respondió a esta revista desde el penal de Ezeiza: “No arrepentirse de algo que no hice no es ser mudo, sino decir la verdad”, aseguró.

Por

Roberto Baratta contestó el teléfono en el pabellón D del penal de Ezeiza y se dispuso a hablar por más de media hora con el periodista Daniel Tognetti. Surfearon los temas habituales de las entrevistas con detenidos K, pero el otrora hombre de confianza de Julio De Vido se hizo un momento para responderle a NOTICIAS.

En la semana anterior, se había publicado un artículo donde se analizaba quiénes eran los ex funcionarios kirchneristas que confesaron, quiénes tenían más chances de quebrarse y los que aguantaban estoicos. Baratta, en ese análisis, estaba entre los últimos.

(Leer también: Quiénes son los presos K que pueden quebrarse)

Sin embargo, el ex subsecretario de Control y Coordinación del ministerio de Planificación Federal, explicó por qué no pedía ingresar al régimen de los arrepentidos, la figura de moda en Comodoro Py: “El otro día, la revista NOTICIAS marcaba que algunos están por hablar y a otros catalogaban como mudos. A mi me ponían entre los mudos. No, no, no soy mudo, hablo y vos sabes que lo hice en diferentes ocasiones”, dijo. Y luego completó: “Tener convicciones y no arrepentirse de algo que no hice no es ser mudo, sino decir la verdad”.

(Leer también: La Superbanda de De Vido, casi todos presos)

Baratta fue detenido en octubre de 2017, por pedido del juez federal Claudio Bonadio en el marco de la causa que investiga irregularidades en la compra de gas licuado. Ahora comparte pabellón con Juan Pablo Schiavi, Amado Boudou y Ricardo Jaime, entre otros, “con toda esa linda banda”, como lo definió el ex hombre de confianza de De Vido, aunque luego se rectificó: “Un grupo de gente que estamos presos por tener una ideología, como Lázaro Báez o Nelson Periotti”. Por ahora se mantiene mudo. Pero ya le tocó ver cómo muchos de sus compañeros se fueron arrepintiendo del silencio.