Menú
Personajes / 22 de junio de 2019

Alejandra López: “Todo el mundo puede ser bello”

Fotógrafa de retratos especializada en escritores y actores. Feminismo, militancia y photoshop en tiempos de selfies.

Foto: Juan Ferrari.

“No me gusta que me fotografíen ni hacerme fotos. Nunca me hice retratos. Me gusta estar del otro lado”, cuenta Alejandra López mientras ceba mate y come el budín de naranja que preparó especialmente para el encuentro con NOTICIAS. En el living de su casa-estudio en Villa Urquiza reina el silencio. Ella habla bajo y pausado, tiene modos suaves y una calidez que se nota ni bien se cruzan las primeras palabras.

Alejandra López es una reconocida fotógrafa, se dedica a la fotografía de autor y retrata esencialmente actores y escritores. Trabajó para medios periodísticos nacionales e internacionales. Es, además, una ferviente feminista y militante por la legalización del aborto y madre de mellizas de 17 años. “Es un lindo momento para ser mujer”, asegura.

Noticias: ¿Por qué es fotógrafa?
Alejandra López: Porque me interesa la gente. Una de las cosas más interesantes de mi trabajo es el vínculo con los demás, lo disfruto. Además, me interesa la cuestión estética, siempre tuve debilidad por la imagen, siempre pinté y de chica pensaba que iba a dibujar historietas.

Noticias: Pero decidió estudiar Letras y Traductorado de Francés.
López: Sí, hice el traductorado en la Alianza Francesa y me gané la vida con el francés. Además, estudié Letras, pero dejé más o menos en mitad de la carrera. Entré a la universidad al final de la dictadura y con el regreso de la democracia tuve mucha actividad política en el Centro de Estudiantes, lo cual hizo que los años se estiraran un poco.

Noticias: ¿Dónde militaba?
López: En la Juventud Intransigente, partido de Oscar Alende. Habíamos ganado el Centro de Estudiantes, fue una experiencia súper intensa. En ese momento la militancia era más importante que cualquier otra cosa, era como volver a respirar.

Noticias: ¿Cómo se decidió por la fotografía finalmente?
López: Fue azaroso. Empecé a hacer fotos de grande. Mi papá había sido fotógrafo, me regaló algunas cosas y con eso armé un laboratorio un poco rudimentario. Revelaba en blanco y negro, era mi hobby. En un momento entré en crisis con mi carrera y lo único que me daba alegría eran las fotos. La situación se impuso sola. Justo la empresa suiza en donde era secretaria del número uno cerró y me indemnizó. Compré buen equipo, venía estudiando y empecé a buscar trabajo.

(Te puede interesar: El “Perdonismo” es la campaña unificada de Cristina y Macri)

Noticias: ¿La fotografía le sigue dando alegría?
López: Totalmente. Disfruto las escenas de fotos como nada y como nadie. El momento de la foto es mágico.

Noticias: ¿Cómo es ser fotógrafo en un momento donde todo el mundo saca fotos con los celulares?
López: Los fotógrafos profesionales pasamos una crisis con todo el mundo sacando fotos. Un discurso muy instalado en los medios, mandan un periodista con un celular y los noticieros levantan los videos que manda la gente en lugar de mandar un camarógrafo. Después te das cuenta de que no es lo mismo. No porque tengas la mejor cámara vas a hacer la mejor foto. Lo que importa es el ojo. La gente postea fotos y le dicen: “Qué fotaza” y es cualquier cosa. No hay un criterio, todo da igual. Pero si uno trabaja profesionalmente con la imagen no se puede enganchar. Eso no tiene nada que ver con lo que hago.

Noticias: ¿Cuánto importa la técnica?
López: Todo funciona en red. Veo porque tengo técnica. Si ilumino a alguien de una manera o de otra, esa persona es el día y la noche. La mirada que uno quiere poner, la pone con la técnica.

Noticias: ¿Qué quiere contar?
López: Voy al encuentro de una persona a buscar algo. No sé bien qué. El retrato es el género por excelencia que marca un encuentro. Tengo una idea clara de lo que voy a hacer en términos de luz y ambiente, pero esa especie de guión está abierto a lo que nos pase con la persona fotografiada. Tengo que estar muy sensible y alerta para que cualquier cosita que ella tire yo pueda agarrarla.

Noticias: ¿Qué piensa del photoshop y del retoque de las fotos?
López: La gente entiende por retoque alguna modificación del sujeto. Pero para los fotógrafos profesionales, el retoque está en el revelado digital. Cuando uno revela puede y debe tocar la foto, por ejemplo, la saturación o el contraste. Por otro lado, cierto retoque cosmético hace falta porque el digital tiene una lectura crudísima de la piel. Ahora, modificar a alguien para hacerlo más joven es otro plano. No retoco mucho y no estoy a favor de las modificaciones. El uso del photoshop llegó a un grado enfermo, grotesco, más que nada con las mujeres y soy muy militante en contra de eso. Hay gente bellísima que no entra en el estereotipo. Cuando uno mira una foto y dice “Qué belleza esta persona” no es porque sus medidas son perfectas, sino por su energía, por cómo se ríe, por el brillo en los ojos. Cuando voy a fotografiar a alguien trato de ver si tiene una boca espectacular, la forma de la cabeza, las cejas y trabajo sobre eso. Cuanto más fotografío gente, más me doy cuenta de que todo el mundo puede ser bello.

Noticias: ¿Cómo trabaja un retrato?
López: Si es un encargo, lo pienso en función de las necesidades y los recursos de quién me contrata. Estoy acostumbrada a trabajar con poca producción, son fotos que no tienen grandes recursos escénicos. Siempre sé mucho de la persona que fotografío y, en general, trabajo con actores y escritores. Me importa que todos la pasen bien, que haya un disfrute.

Noticias: ¿Qué sesión de fotos recuerda especialmente?
López: Tengo algunas en mi corazón. Una foto querida de hace mil años es un retrato de Alejandro Urdapilleta. Fue una sesión mágica, uno de esos momentos felices, muy creativo, de placer, búsqueda y sorpresa. Terminé en éxtasis. No me imagino cómo sería ese tipo en manos de un director de teatro. Le tirabas una pelota y te devolvía cuarenta. Hace poco hicimos una sesión para el primer disco de Inés Estévez, que se llama “Nude”. Me había roto el pie y no podía ni moverme, pero igual quise hacerla. Inés es inteligente y creativa y disfruto cuando el sujeto fotografiado es consciente de que está participando en un hecho artístico y que estamos trabajando juntos para eso. Se da un intercambio, una energía, una excitación, una adrenalina. En este caso fueron dos desnudos en un piano y la cosa con Inés es tan nutritiva y explosiva que la pasé genial y me parece que las fotos tienen algo de eso.

Noticias: ¿Le gusta que la fotografíen? ¿Y las selfies?
López: Cero. No me gusta que me fotografíen ni hacerme fotos. Nunca me hice retratos y jamás me hago fotos con la gente que fotografío. Tampoco lo muestro en las redes. Me gusta estar del otro lado.

Noticias: ¿Cómo es su vida fuera de lo laboral?
López: Tengo mellizas de 17 años y estoy separada. Me encantan el cine, el teatro y la lectura y consumo eso todo lo que puedo.

(Te puede interesar: De Instagram a la TV: cómo los influencers modernizan la pantalla)

Noticias: ¿En qué milita actualmente?
López: En este momento de crisis desolador me parece una obligación moral, por lo menos de los que tenemos techo y comida, de ayudar a otro que está peor. Me gustaría tener militancia política, pero no la tengo. Soy feminista y apoyo las movidas por la ley de legalización del aborto. El patriarcado no va más y hay que buscar la manera de hacer una sociedad más igualitaria en todos los sentidos y para todos. Con mis hijas tenemos un nivel de debate continuo, pensamos mucho la cuestión feminista. Cenamos hablando de Rita Segato (antropóloga y feminista argentina). No hay nada más lindo que tener hijas en este momento. Aprendo mucho. Es un lindo momento para ser mujer.

 

Cecilia Escola