CULTURA | 19-11-2019 11:01

Fernando Savater: "He vivido y ahora estoy sobreviviendo"

El filósofo español escribió "La peor parte", una memoria del duelo por su esposa muerta que, según dice, es su último libro. El diálogo con NOTICIAS.

“Dije que ya no iba a escribir más libros”, así comienza el último volumen escrito por Fernando Savater, que esta semana llega a las librerías porteñas precedido por el impacto que ya causó en España. El texto se llama “La peor parte” y tiene como subtítulo la frase “Memorias de amor” (Paidós). Está dedicado a narrar, por un lado, los sentimientos del escritor frente a la pérdida de la persona más amada; su mujer durante 35 años, Sara Torres Marrero. Por otra parte, en el segundo tramo del libro, el autor desarrolla la historia de vida de Pelo Cohete (tal el sobrenombre con el siempre la llamó) desde su infancia carenciada en Gran Canaria hasta su adultez en el País Vasco. El volumen se cierra con el calvario que supuso para la pareja el cáncer fulminante que llevó a Sara a la muerte en menos de un año. Un relato conmovedor contado con enorme sencillez por ese gran narrador y ensayista que es Fernando Savater.

Por si alguien no lo conoce, vale la pena repasar los datos fundamentales de su biografía. Nacido en San Sebastián en 1947, se dedicó a la filosofía y ejerció como profesor de Ética en la Universidad del País Vasco. Sus ensayos y artículos periodísticos lo volvieron famoso en el mundo. Entre sus títulos más exitosos están “Ética para Amador” y “El contenido de la felicidad”, pero escribió alrededor de 50 obras entre ensayos, novelas y obras de teatro. Tras apoyar a ETA en su juventud, en su adultez se convirtió en un convencido militante de la causa anti separatista y anti nacionalista. Una pasión que compartió con su esposa, también docente en la Universidad del País Vasco y excelente hablante de euskera, junto a quien integró el movimiento “¡Basta ya!”, en el año 1999, en contra del terrorismo. Por este motivo la pareja sufrió amenazas y tuvieron que circular durante mucho tiempo con custodia personal.

Savater repasa esta historia en “La peor parte”, junto con el detalle de otras pasiones compartidas con su compañera: el cine, la literatura fantástica y los viajes por el mundo. Y aunque para el autor la zona del libro dedicada al homenaje a Sara es la más importante, los lectores pueden llegar a preferir el honesto relato del duelo que Savater describe en el primer capítulo, “Caer en desgracia”.

Allí, habla de la sorpresa de la pérdida; del miedo a la muerte a pesar de la falta de deseo de vivir y de la incomprensión del mundo frente a su dolor irreparable. El sufriente que no quiere escapar de la pena porque dejar atrás la tristeza es abandonar aún más a su amada.

“Reconocí a la alegría por el ruido que hizo al marcharse”. La frase es de Jacques Prévert y a Savater le sirve como resumen del estado de su vida tras la pérdida de Sara. Pero otra cita, esta vez de Cesare Pavese, ayuda a entender la contradictoria sensación de un alma en duelo: “El dolor más atroz es saber que el dolor pasará”.

Fernando Savater

Clima. Este tono de tristeza y desgana es el que puede percibirse en la voz de Savater al conversar con él. El escritor contestó las preguntas de NOTICIAS desde su casa de Madrid, por teléfono y habló de todos los temas que aparecen la “La peor parte”: el dolor, el amor, la fidelidad y también, el nacionalismo, las grietas y su recuerdo de la Argentina. Aquí, los principales momentos de esa conversación.

NOTICIAS: ¿Podemos decir que “La peor parte” trata sobre la tristeza?
Fernando Savater: El libro no trata de eso. Trata de mi mujer, de la vida que llevamos juntos, de las cosas que hicimos. No de mi tristeza. No soy tan egocéntrico. El libro no trata de mis sentimientos sino de una vida compartida.

NOTICIAS: ¿Cómo es su vida hoy después de esta pérdida?
Savater: Hago las mismas cosas, o parecidas, pero me falta lo que daba sabor a esas cosas. Sigo leyendo, escribo un poquito en la prensa, veo películas. Sobrevivo. He vivido ya y ahora estoy sobreviviendo.

NOTICIAS: ¿Es un milagro encontrarse en la vida con una persona con la que se pueda compartir tanto, como a usted le pasó con Sara?
Savater: No creo que sea un milagro, no soy tan presuntuoso de creer que sólo es una cosa que me pasa mí. Creo que habrá otras personas a quienes también podrá pasarles. Es verdad que no es completamente habitual, no es trivial. Pero no lo sé, no tengo ninguna estadística.

NOTICIAS: Al final del libro, usted cita una frase de Nabokov que alude a la inmortalidad. ¿Cree que hay algún tipo de trascendencia que justifique el sentido de la muerte?
Savater: Que yo sepa, no. Me hubiera gustado. Me gustaría poder decirle que sí, pero la verdad es que no. La persona perdida vive en el recuerdo, vuelve a la memoria y a los sueños. Pero, desgraciadamente, no creo que esté esperándome en algún sitio. Su muerte nos separó y la mía no nos va a reunir.

NOTICIAS: ¿Cuáles son sus miedos en esta etapa de su vida?
Savater: El miedo más grande que tuve en mi vida es lo que ya me ha pasado. Cuando uno ha tenido una desgracia decisiva, los miedo más triviales desaparecen. Siempre he tenido miedo por las personas a las que quería y a la que más quería la he perdido. Tengo otras personas queridas a las que puede ocurrirles una desgracia y eso también me preocuparía, pero fuera de eso no tengo grandes miedos.

NOTICIAS: Cuando una persona querida se enferma uno atraviesa también el estrés del sistema de salud. ¿Cuán duro fue ese momento con Sara?
Savater: Los meses de la enfermedad y los intentos de curación son lo que peor recuerdo ahora. El ver sufrir a una persona y no acertar a aliviarla. Yo que no he tenido nunca mucha afición a los hospitales ni a los médicos, verme obligado a estar en ese mundo durante nueve meses y además, con tan malas perspectivas, la verdad es que ha sido bastante traumático.

NOTICIAS: Pero según usted relata en el libro, Sara era alguien con una gran vitalidad.
Savater: Sí, eso es lo que cuenta el libro, porque trata de ella cuando estaba viva. De su fuerza, de su capacidad de salir de una situación como la de su infancia, tan pobre. Todo lo que consiguió y el apoyo que supuso para mí. Una persona excepcional.

Manifestaciones en Barcelona

NOTICIAS: Usted también revela situaciones íntimas en “La peor parte”, como su no creencia en la fidelidad.
Savater: He tratado de explicar en el libro que lo importante es ser leal a las personas. Ser fiel, como son fieles los perros, no me parece importante. Nadie es dueño de otro. Uno ama a una persona pero eso no quita que puedas tener gusto o capricho de otras, desde el punto de vista sexual. Me parece tan absurdo exigirle a alguien que se enamore de todas las personas con las que se acuesta, como que se enamore de todas las cocineras cuyos platos le gustan.

NOTICIAS: ¿Puedo llevarlo un rato a la política, otro de los temas que aparecen en el libro? ¿Qué parecidos y diferencias hay entre el nacionalismo de Cataluña y el del País Vasco?
Savater: Los nacionalismos, los separatismos se parecen. De hecho, el nacionalismo catalán y el vasco aparecen juntos en el siglo XIX como reacciones contra el estado moderno, central, la democracia liberal que intenta imponerse en España. La gran rémora que ha tenido la democracia en España ha sido el carlismo, es decir una compilación un regionalismo irredentista y la iglesia católica. Han sido los elementos retardatarios de la democracia.

NOTICIAS: ¿Cómo piensa que va a terminar este proceso de Cataluña? El sector separatista no parece estar triunfando
Savater: No está triunfando como quisiera pero está creando graves problemas de orden público, alterando la vida del país, creando también problemas económicos. Si no se resuelve, es una rémora importante para el desarrollo de España. La dificultad mayor que tiene el país para modernizarse del todo, para su prosperidad y para convertirse en un país europeo de vanguardia, es precisamente la existencia de nacionalismos como el de Cataluña y el País Vasco.

NOTICIAS: ¿Cuál es la mejor manera de luchar contra estos enfrentamientos, algo parecido a lo que los argentinos llamamos “grieta”?
Savater: Yo creo que para eso están las instituciones democráticas, que tratan de convertirse en instrumentos para resolver esas “grietas”, que existen en todas partes. En todas las sociedades, además de la variedad de opiniones, existen grietas que amenazan el edificio social. Ahí hay que utilizar los instrumentos democráticos: partidos políticos, elecciones, una incorporación de los ciudadanos a la vida pública. Si no también hay unas fuerzas de orden público que sirven contra grupos que emplean la violencia, para neutralizarlos. Esos son los instrumentos que tenemos.

NOTICIAS: En España, también en la Argentina, tuvo mucho éxito la novela de Fernando Aramburu, “Patria”. ¿Es realmente un fiel retrato de la sociedad vasca?
Savater: Es una excelente novela, como casi todo lo que ha escrito Fernando, que es un excelente narrador. Lo que narra en “Patria”, a los que lo hemos vivido personalmente, no nos descubre nada nuevo. Lo que se cuenta allí todos lo sabíamos ya. Pero a muchas personas que no conocían tan de cerca el asunto les ha abierto los ojos, les ha dado una visión mucho más concreta. Aramburu ya lo había hecho con un libro anterior que se llama “Los peces de la amargura”. Allí había descrito muy bien la situación del País Vasco.

NOTICIAS: ¿Es verdad que “La peor parte” es su último libro?
Savater: Es cierto. No tengo el proyecto de escribir ya más libros. Con esto doy por cerrada mi trayectoria. Seguiré colaborando en la prensa, reeditando alguno de los libros anteriores, pero no pienso escribir uno nuevo.

NOTICIAS: ¿Vendrá a presentarlo en la próxima Feria del Libro?
Savater: Es muy complicado. Los viajes largos me cuestan mucho. Siempre me ha gustado la Argentina, hasta tengo una abuela que nació en Buenos Aires. La Feria del Libro me encanta, pero es muy difícil que vuelva a tener fuerzas e ilusión para ir.

NOTICIAS: Usted ha escrito sobre la literatura de Borges, así que tiene mucha conexión con la ciudad.
Savater: Sobre todo con los hipódromos, Palermo y San Isidro me tientan más que la literatura.

NOTICIAS: Es cierto que usted es un fanático del turf. En su opinión, ¿son buenos los hipódromos argentinos?
Savater: Créame, están muy bien.

Galería de imágenes

En esta Nota

Adriana Lorusso

Adriana Lorusso

Editora de Cultura y columnista de Radio Perfil.

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario