CULTURA | 07-10-2019 12:52

Detrás de la autora del momento: Lorrie Moore y la melancolía al poder

Catalogada como la mejor escritora estadounidense de la actualidad, visitó el país y causó furor. Consejos para vivir y sentir. "Para escribir siempre hay que tomar ciertos riesgos", afirma a NOTICIAS.

A pesar de vivir tiempos cada vez más frenéticos y líquidos, la literatura aún comprueba que posee su ritmo propio y un ejemplo de ello es lo que sucede en Argentina con la obra de Lorrie Moore. La autora nacida en Nueva York en 1957 visitó el país en el marco de la 11va edición del Festival Internacional de Buenos Aires (FILBA) y generó un boom que desentona con el momento de vacas flacas que vive hoy el sector. Salas colmadas para oírla, dos ediciones agotadas en dos meses y largas filas para conseguir un ejemplar firmado evidenciaron su lugar consagratorio.

Revancha literaria. Dueña de una voz personal, en donde los sentimientos juegan un rol protagónico, Moore ha sabido cosechar lectores en todas partes del mundo. En Argentina, sin embargo, hubo momentos en que sus libros eran casi imposibles de conseguir. A pesar de eso, la literatura sabe de revanchas y Eterna Cadencia comenzó a traducir y publicar su obra de nuevo. En ese sentido, la novela ¿Quién se hará cargo del hospital de ranas?- publicada originalmente en 1994 en EEUU y en 2002 por primera vez en Argentina sin pena ni gloria- es un verdadero éxito tras su lanzamiento en junio de este año con traducción de Inés Garland.

“Es algo fantástico y que me sorprende mucho. También es interesante cómo esta novela se introdujo en la lucha por la legalización del aborto que se está viviendo acá”, comentó a NOTICIAS durante su visita a la Argentina. En la historia que se centra en la amistad de dos adolescentes en la década de los 70’s, en donde la interrupción del embarazo recién comenzaba a ser legal en EEUU, la mejor amiga de la narradora decide realizarse un aborto y debe viajar a otra ciudad y pagarlo con dinero robado.

(Te puede interesar: Literatura: el turno de Margaret Atwood)

"Estoy al tanto de lo que sucede acá y espero que la lucha sea exitosa”, agregó a este medio. Además, en un desayuno que realizó con la prensa remarcó que los estadounidenses también van a necesitar suerte respecto a esa problemática. “Lamentablemente con Trump se está volviendo atrás y hoy por hoy se ha tornado difícil conseguir un aborto legal", agregó.

Ahora bien, el fenómeno Moore no solo se puede explicar desde esa perspectiva: el pasado 26 de septiembre realizó una entrevista pública en el Teatro Cervantes junto a Santiago Llach –gran difusor de su obra en el país- y las filas para ingresar daban vuelta a la manzana como si fuera una suerte de rockstar o celebrity. A su vez, desde hace unas semanas también se puede conseguir en las librerías el título A ver qué se puede hacer, el cual reúne una serie de ensayos, reseñas y crónicas inéditas hasta el momento en español, traducidos por Cecilia Pavón.

Noticias: Usted afirma que el arte nos mantiene interesados y apegados a una vida que podría resultarnos insoportable. ¿Qué lugar ocupa la literatura en ese sentido?

Lorrie Moore: Creo que la literatura condensa y resignifica la vida, nos permite verla desde diferentes perspectivas. El lector no solo ve las cosas diferentes, también se ve a sí mismo diferente, y eso al final de cuentas es lo que nos mantiene interesados.

(Te puede interesar:  Julia Deck: “Las palabras cuando se usan mucho ya no tienen sentido”)

Noticias: Siempre remarca la importancia de escribir desde el centro de uno mismo hacia afuera, y no al revés. ¿Podría desarrollar un poco más esa idea?

Moore: Si se empieza a escribir desde afuera de uno mismo, se empieza desde muy lejos de lo que a uno le interesa y lo que está en nuestra cabeza, en nuestro corazón. Siempre hay que comenzar con lo que uno carga consigo mismo y después usar al mundo exterior para que eso se expanda y materialice. Sé que hay algunas personas que piensan todo lo contrario, pero cuando mis alumnos me dicen que no saben sobre qué escribir, siempre les digo que empiecen por lo que tienen en sus cabezas, lo que les está pasando.

Noticias: De todas formas, usted remarca que el arte no debería ser un lugar para la catarsis. Para algunos escribir desde el centro de uno mismo y hacer catarsis puede significar una línea muy delgada, ¿no cree?

Moore: Es cierto, pero cuando uno escribe desde el centro de uno mismo no está expresando lo que siente, está entendiendo lo que está en su cabeza, lo que está en su mente, y qué historia podría contener esos sentimientos para que el lector acceda a ellos. Eso es lo importante, porque si uno no tiene esos sentimientos, no los puede entender, es como terminar escribiendo sobre algo tan lejano como tiburones. El punto de escribir no es la catarsis, creer eso sería un error. No es algo terapéutico, no es para resolver los problemas propios, es algo completamente distinto. Después de todo, nadie quiere leer la catarsis de otra persona.

La melancolía al poder. De sonrisa gentil al hablar y una cadencia que se ve reflejada en sus textos, Moore recibió con modestia y alegría los elogios de periodistas y lectores durante esta primera visita al país. Autora de ficciones de corto y largo aliento, dejó un mantra a sus lectores: “Leé. Escribí. Sé libre”. En ese sentido, no dudó en calificar a la literatura como “un matrimonio perfecto”, en el que la emoción no se pierde con el paso del tiempo.

(Te puede interesar: Philippe Sands: “Europa vive un momento muy peligroso”)

Noticias: La melancolía está muy presente en sus obras. ¿Es un sentimiento que a usted le interesa mucho?

Moore: Pienso que todas mis historias cortas están llenas de melancolía. Creo que recuerdo uno o dos que sean felices e incluso esos empiezan con una suerte de locura y terminan con triunfos. La mayoría de esos relatos intentan captar lo difícil de la condición humana. En ¿Quién se hará cargo del hospital de ranas? tenía miedo de que la catalogaran de sentimentalista, pero para escribir siempre hay que tomar ciertos riesgos.

Noticias: En ese libro los sentimientos parecen capturados como con una cámara fotográfica. ¿Fue una búsqueda intencional?

Moore: Sí, era algo que quería hacer: capturar esa potencia que tiene la adolescencia femenina y la amistad entre dos mujeres en esa época de la vida. Quizás si hubiera existido Elena Ferrante en esa época, yo no hubiera escrito el libro, pero hasta el momento yo no conocía a nadie que lo hubiera hecho. Mi búsqueda era retratar ese momento, arriesgarme a ponerle seriedad a ese desborde de sentimentalismo, tomarme en serio lo que en general la gente no se toma en serio, como es la adolescencia femenina.

(Te puede interesar: ¿Por qué leer a Elena Ferrante?)

Noticias: ¿Qué desafíos tiene la literatura en la actualidad ante la competencia con múltiples pantallas?

Moore: Lo tendrán que pensar las nuevas generaciones. El libro no va a morir, pero hay desafíos: en mi país las personas no van al cine o al teatro por temor a ser víctimas en un tiroteo. Pasa en los jóvenes y es triste. Se quedan viendo streaming y hay muy buen material, aunque también hay mucha basura.

Galería de imágenes

Gustavo Yuste

Gustavo Yuste

Periodista de Cultura

Comentarios

Argentina y el mundo

La información más importante del martes 12 de noviembre

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario