CUMBRE G20 | 30-11-2018 13:29

Macri adueñado de la cumbre, "ninguneó" a CFK y homenajeó a Mandela

En un discurso formal de mayor efecto interno que externo, el Presidente inauguró el encuentro en Costa Salguero.

La “foto de familia” ya recorre el mundo. Es el principal efecto positivo de esta cumbre para el país: la Argentina está y está como anfitriona. El discurso de apertura ya recorre el territorio nacional: formal y bien intencionado, como corresponde, tuvo más mensajes hacia adentro que hacia afuera.

(Lea también: Foto de familia: el presidente chino logró ponerse al lado de Macri)

Mauricio Macri reivindicó la existencia del G20, creado en 2008 para “evitar el agravamiento de la crisis global” y pidió actuar en este caso “con el mismo sentido de urgencia” que entonces. Las palabras claves fueron “crisis” y “oportunidades”.

El Presidente pareció contradecirse de inmediato. Pese a que nuestro país integra el grupo desde su creación hace 10 años, resaltó “la presencia de Argentina en esta cumbre tras años de aislamiento”. A los políticos locales les cuesta reivindicar las políticas de Estado y sumarse a ellas. Siempre necesitan fundar algo.

El “ninguneo” a Cristina Kirchner, “socia inicial” y participantes de los 7 primeros encuentros sonó más a planteo electoral que a registro histórico. ¿Es la cumbre de Macri o la de los argentinos? En lo externo, también tuvo como destinatarios a dos miembros de la mesa, Donald Trump y Christine Lagarde, factótums de la asistencia financiera al país y el contacto con eventuales inversores. Una especie de sobreentendido “tanquilos, que no va a volver”. Al plantear su deseo de que la cumbre sirva para sentar las “bases para los consensos de los próximos 10 años”, Macri asoció su nombre al futuro.

(Lea también: La ultraseguridad de Trump y sus pedidos extremos(

El resto fueron títulos para sintetizar el documento que ya está redactado y se verá finalmente si se firma y quiénes lo hacen. Cambio global por el avance de las tecnologías en todos los aspectos, económicos, políticos, sociales… Sustentabilidad climática y alimentaria. Desarrollo equitativo.

“¿Para qué sirven estas cumbres?”, se preguntó. Y respondió: “Los desafíos globales requieren soluciones globales”. Un David políticamente correcto rodeado de Goliats en guerra económica y comercial.

“Dialogar, dialogar y dialogar”, propuso, mientras Vladimir Putin masticaba desprecio ante la suspensión de su bilateral con Trump por repentina decisión del norteamericano.

Por último, un homenaje a Mandela: “De aquí a 2030 debemos terminar con la pobreza”. Faltan apenas 12 años para lograr semejante epopeya.

*Jefe de redacción de NOTICIAS.

Galería de imágenes

En esta Nota

Edi Zunino

Edi Zunino

Director de Contenidos Digitales y Audiovisuales del Grupo Perfil.

Comentarios