ECONOMíA | 25-10-2019 14:02

Escenas de dolarización electoral en la City

Cómo se vive el último día hábil de los mercados antes del resultado de los comicios. Puré ilegal, miedo por los ahorros y debates por el cepo recargado.

Una cola con forma de serpiente se forma en una y otra casa de cambio de la calle Sarmiento, en plena City porteña. A una cuadra de allí, en el edificio señorial de la casa central de uno de los principales bancos del país se forman largas filas en las cajas para retirar los dólares. Algunos, después se encaminan a otra cola para guardarlos en la caja de seguridad. Otros salen del banco con los 10.000 dólares que como máximo pueden comprar en un mes y se encuentran en la puerta con un arbolito para venderlos en una cueva, con lo que ganan 60.000 pesos en el día. Es el negocio ilegal llamado puré.

La locura de los ahorristas por el dólar también se reflejaba en el home banking de las entidades financieras, algunos de los cuales colapsaron por fallas técnicas y otros directamente anunciaron que dejaban de vender divisas entre este viernes y el domingo. Un feriado cambiario de hecho, quizá anticipatorio del que algunos expertos del Frente de Todos sugieren aplicar el lunes. “Yo aprendí que si vota la gente, no deberían votar los mercados”, sostiene uno de ellos.

La demanda de “verdes” ha venido creciendo en la última semana por la expectativa de que el Banco Central está quemando demasiadas reservas y carece de margen para seguir haciéndolo una vez que pase el incentivo electoral de mantener el tipo de cambio oficial sin variaciones demasiados bruscas. Claro que aparecerá otro estímulo: el de entregar el poder el día establecido, el 10 de diciembre, y no antes. En el mercado se prevé que el presidente de la autoridad monetaria, Guido Sandleris, tenga que endurecer el cepito cambiario, que limita las compras de personas, las impide para las empresas que pretenden atesorar y las restringe de hecho para ciertas importaciones como las automotrices. Hace dos semanas, Sandleris descartó un endurecimiento del control de cambios, pero tampoco podía reconocer otra cosa en público.

Si el domingo triunfa Alberto Fernández, sería razonable que comience a trabajar la transición con Mauricio Macri y que sus equipos económicos empiecen a coordinar las medidas que se vayan tomando desde el lunes en adelante. El riesgo es grande y, según algunos economistas, incluye la hiperinflación. Pero no hay seguridad de que la colaboración ocurra. Fernández planteó sus dudas. En su equipo económico admiten que por ahora no ha habido contacto alguno con Sandleris o el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza. En las filas del oficialismo tampoco confirman contactos, aunque argumentan que por lo menos Sandleris siempre ha mantenido el diálogo con diversos economistas, incluidos los opositores.

 

Galería de imágenes

Alejandro Rebossio

Alejandro Rebossio

Editor de Economía y columnista económico de Radio Perfil.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario