Jueves 22 de febrero, 2024

EMPRESAS | 11-06-2023 10:46

Las motos ganan su carrera

Todavía lejos del pico histórico, las ventas de motocicletas crecen más que la de los autos.

Pasaron seis años desde que el mercado tocó su “pico” histórico de ventas. Fue en 2017, cuando en Argentina se comercializaron casi 700 mil unidades. Pero aquel impulso se revirtió y el sector entró en una caída profunda, hasta llegar a las 300 mil operaciones registradas en 2020. “Fue el peor año de la última década”, no duda en señalar Martín Schwartz, director del Grupo Simpa, empresa de capitales nacionales de más de 40 años de vigencia en el país, que desarrolla fabricación, importación y distribución en Argentina y la región de máquinas, motos y vehículos recreativos.

A partir de ese rebaje profundo comenzó una lenta recuperación de la velocidad, donde el mercado está buscando estabilizarse en el orden de las 500 mil unidades. Al respecto, la Cámara de Fabricantes de Motovehículos (CAFAM) y la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA) informaron que, en marzo, aumentaron las ventas de unidades nuevas, con base en la cifra de patentamientos. “Gran parte de los rodados son de origen nacional, tal como viene sucediendo desde hace unos años”, indicó el reporte.

Durante el último mes, se patentaron 48.044 motos, lo que significó un aumento significativo con relación a los números de febrero y de la misma época del año anterior, cuando se habían registrado 42.341 unidades. Estos datos evidencian un crecimiento interanual del 13,5%.

En este contexto, el rubro muestra un dato particular: en los últimos dos años se vendieron más motos que autos. ¿Por qué? “La moto ha demostrado ser una excelente opción para quien adquiere su primer vehículo o para quien busca una alternativa más ágil, más idónea para la ciudad, con costos de entrada y opciones de financiación más razonables y, por supuesto, con costos operativos bajos. En el segmento medio y premium vemos una tendencia en donde nuestro consumidor en vez de cambiar el auto o comprar una segunda unidad, se vuelca por una moto tipo ‘street’ o de ‘doble propósito’ (on-off)”, agrega Schwartz.

Preferencias. El mercado local no es la excepción a esta realidad, sino que se suma a una tendencia global. “Durante los últimos años, todas las principales marcas del mundo fueron robusteciendo su oferta en esta categoría con productos realmente superadores”, se explaya el ejecutivo. Los conocedores del sector admiten que, hace algunos años, comenzó a notarse esta preferencia y un notable crecimiento en la demanda de las motos de doble propósito y, en especial, las de cilindrada media. Lo definen como el fenómeno de la “polivalencia”. “Le permite al usuario poder transitar cómodamente por la ciudad, con resto para poder alcanzar buena velocidad en las vías rápidas y con una visión generalmente por sobre el tránsito. Pero principalmente este segmento le da la posibilidad de combinar el uso diario con el recreativo de la moto. El usuario realiza viajes prácticamente de cualquier tipo y distancia, incluso a la par de motos de desplazamientos superiores. Nuestro país tiene lugares increíbles para rodar y este segmento permite un ticket de entrada que democratiza lo que antes era exclusivamente para usuarios de alta gama”, señala Schwartz.

La demanda y el perfil de los compradores están bien identificados para los protagonistas de esta industria. El área metropolitana de Buenos Aires, Córdoba, Rosario, Mendoza y las ciudades grandes del Norte del país son los grandes polos de atracción para el mercado de las motos. Esto queda reflejado en los números: del total de motovehículos patentados en marzo, la provincia de Buenos Aires es la que se colocó primera en el ranking de jurisdicciones con más unidades registradas (15.301), seguida de Santa Fe (4.686), y Córdoba (4.442), de acuerdo con los datos de CAFAM.

Segmentos. Por otra parte, el tipo de consumidor es heterogéneo. “Es imposible, por caso, comparar al cliente de Vespa con el de Harley-Davidson, solamente por citar un ejemplo. Aunque el perfil sea variado nuestro trabajo está centrado en ofrecer experiencias de compra, uso y sobre todo postventa superadoras a las de aquellas marcas generalistas. Nos gusta decir que vendemos ‘felicidad’ y para poder alcanzarla es necesario estar a la altura de las expectativas de los clientes más exigentes”, agrega Schwartz.

Cabe destacar que el Grupo Simpa representa a nueve terminales (y múltiples marcas) de primera línea global. Su portafolio de productos cubre todas las categorías de dos y cuatro ruedas del segmento "powersports". Siempre hablando de unidades de gama media y alta. “En este espacio somos líderes desde hace varios años. Hoy, tenemos algunas marcas que se destacan como KTM, la premium más vendida del país o, como Royal Enfield, la que más motos vende en lo que respecta a cilindrada media. En este sentido, todas nuestras marcas han mostrado crecimiento sostenido en la última década”, explica Schwartz.

Además de realizar un balance sobre la cantidad de motovehículos patentados, CAFAM y ACARA precisaron cuáles fueron los más elegidos por los compradores durante el mes de marzo, dentro de los que destacan los de baja cilindrada, es decir 21.053 de 110 cc y 7.068 de 150 cc.

Con relación con las marcas elegidas, ACARA indicó que se observaron algunos cambios en los primeros puestos. Pese a que Honda se mantuvo en el mercado con 9.547, Coven tomó el segundo puesto con 7.004 unidades, por lo que superó a Motomel dejándola en el tercer puesto, ya que se registraron 6.787 motovehículos de esa marca. Luego se colocó, en cuarto lugar, Gilera y Zanella, compañía que supo mantenerse tercera durante gran parte de 2022.

Estos datos tienen un lógico impacto en la rentabilidad de toda la cadena. La ecuación que muestra el despegue desde el segundo semestre de 2020 fue la siguiente: mucho volumen, poco margen. “Como en toda industria, los productos premium son los que dejan mayor ganancia. Y la realidad muestra que hay una gran demanda de motos de bajo precio”, confiesa un conocedor de los números. Hoy, un concesionario tiene una rentabilidad estimada de entre 6% y 8% sobre ventas, mientras que la de las empresas fabricantes puede llegar al 10%. La otra cara de una aceleración que todavía no deja la ganancia deseada.

por Marcelo Alfano

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios