Jueves 1 de diciembre, 2022

EMPRESAS | 28-11-2021 11:23

El mercado del helado levanta temperatura

La industria busca recuperar el terreno perdido después de la temporada 2020/21 en la que sufrió el impacto de la pandemia.

De a poco, pero a paso firme, toma temperatura. Asoma el verano y el negocio del helado se prepara para su temporada alta. Una mirada numérica indica que la rentabilidad de este sector es inversamente proporcional al tamaño del producto. El famoso “vasito” deja más ganancias que el enorme cucurucho: según estimaciones, los márgenes pueden llegar hasta 600% por kilo. De acuerdo con los datos de la Asociación Internacional de Productos Lácteos, Nueva Zelanda es el país en el que más helado se consume por habitante: 28,4 litros (14 kilos) anuales. Le sigue Estados Unidos, con 22,5 litros (11,2 kilos); Suiza y Suecia, con 14,4 (7,2 kilos) y 14,2 (7,1 kilos) litros respectivamente. Bastante lejos, Italia, con un consumo anual de 8,2 litros (4,1 kilos) y España, con 8 litros (4 kilos).

A escala regional, la Asociación Fabricantes Artesanales de Helados y Afines (AFADHYA) asegura que la Argentina, con 7 kilos de helado per cápita, está entre los países de más consumo de este producto, con un incremento del volumen, incluso, en los meses más fríos del año. "Las cifras demuestran un consumo per cápita de casi 7Kg anuales y un aumento del consumo en los meses más fríos porque el helado es una buena idea todo el año", apunta Alejandro Tedeschi, presidente de AFADHYA. Los empresarios coinciden con este diagnóstico. “La Argentina, con relación a otros países del continente, tiene un consumo medio y comparado con algunos mercados, bajo. Nuestro desarrollo tiene un buen camino por recorrer”, afirma Sebastián Santiago, dueño de la cadena Grido.

Distancias. “El negocio está todavía muy por debajo de la media mundial. Es un consumo muy estacionalizado, cuando en otras partes la curva de consumo es más pareja”, expone Sebastián Pérez, Socio-director de Ice Cream.ez. En la última década, los actores del sector aseguran que la estacionalidad “se redujo”: Pérez confirma que” todavía estamos ante un negocio que concentra la mayoría de su venta en seis meses del año”.

Cuando Grido nació, en el año 2000, el consumo de helado por habitante por año era de alrededor de 3 kilos. Llegando a los barrios y ‘democratizando’ el helado logramos desestacionalizar el consumo de helado llegando a las cifras actuales. Hoy, nuestra cadena tiene en la Argentina 1.612 franquicias y esto nos permite seguir elevando esa cifra y también expandirnos en Chile, Paraguay y Uruguay, completando las 1.832 franquicias”, cuenta Santiago.

El escenario le abre la puerta a que la expansión. “La empresa tomó como estrategia la apertura de nuevas sucursales, a fin de estar más cerca de los consumidores”, asegura Carlos Lancioni, fundador de la cadena Duomo Helados (cuenta con 73 sucursales distribuidas en las provincias de Misiones, Corrientes, Entre Ríos y Chaco).

Encierro. ¿Cómo impactó el año 2020 en la demanda? En el caso de Grido, “fue un año muy atípico”, recuerda Santiago. “Si bien, al comienzo de la pandemia debimos cerrar todas las franquicias en el país, desarrollamos el canal delivery, evolucionamos en la propia plataforma e incorporamos a las aplicaciones como Rappi y Pedidos Ya. Con esto, la demanda por este canal creció hasta llegar al 770% y romper con todas las previsiones que habíamos proyectado hasta entonces”, detalla. Y amplía: “de todas formas, hoy continuamos siendo la primera cadena de franquicias de helados del país, la cuarta en el mundo (en cantidad de franquicias), la quinta en facturación y la primera en el rubro cadena de franquicias de comida rápida con el 34% (todos, datos de Euromonitor)”.

Duomo Helados fue otra de las empresas que tuvo cerrada sus sucursales propias durante 50 días, produciendo únicamente para locales franquiciados que contaban con el servicio de delivery para poder seguir trabajando durante las prohibiciones de apertura. “Esta situación produjo que las ventas disminuyeran en forma interanual en un 70% aproximadamente. Luego, a partir de junio, cuando las aperturas se fueron realizando con horarios acotados y con ayuda de un invierno más benigno, las ventas se recuperaron”, sostiene Lancioni.

Pérez explica que “el mercado del helado industrial experimentó una contracción a partir de 2018, producto de la crisis económica”. “El canal de retail se recuperó parcialmente a partir de abril de 2020, debido a que el consumo se canalizó casi exclusivamente en los supermercados por la cuarentena”, agrega. Por su parte, “el canal impulsivo y gastronomía se vio muy castigado y sufrió por el cierre de actividades y la escasa circulación. Hacia final de 2020, con las aperturas, se pudo recuperar parte de lo perdido, pero la temporada se cerró con números todavía lejanos a los de pre pandemia”, describe Pérez. Una radiografía del mercado muestra que las zonas de mayor consumo y desarrollo son Buenos Aires y CABA, seguidos por Córdoba y el NOA.

Para este verano, el escenario parece más prometedor, por lo que las expectativas de los empresarios son mejores: “Debido al buen clima previsto y a la apertura sin restricciones por la pandemia, se estima que las ventas serán iguales a los períodos pre-pandemia”, pronostica Lancioni. Llega el calor y el negocio del helado levanta temperatura.

por Marcelo Alfano

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios