Viernes 25 de junio, 2021

CULTURA | 04-04-2019 14:15

Rayuela, ¿una novela eterna o envejecida?

Una reedición de lujo del clásico de Julio Cortázar impone el interrogante. Opinan los escritores más jóvenes. Ventas y prestigio.

Pocas novelas lograron convertirse en un ícono para distintas generaciones. Rayuela, de Julio Cortázar, es un claro ejemplo de ese fenómeno. Leída y releída por los jóvenes desde 1963, año de su primera publicación, esta suerte de “contranovela” -como al propio autor le gustaba denominarla-, hoy vuelve al centro de la escena con una reedición que incluye textos complementarios alrededor de la célebre historia de Oliveira y La Maga, entre los que se destaca el “Cuaderno de bitácora”, un diario personal con anotaciones y detalles del armado del libro.

Las posturas en torno al envejecimiento de Rayuela y la obra de Cortázar en general son disímiles, y se puede pasar del amor al odio según el testimonio que se recoja o la corriente estilística que se valore.

Un boom perdurable. De los estertores del “Boom latinoamericano” por las décadas del '60 y '70, Rayuela y Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez, parecen ser los libros que más interés despiertan en las nuevas camadas de lectores. “De Rayuela se venden unos 10.000 ejemplares por año. Es el libro de Cortázar más vendido. Después, los volúmenes de cuentos, como 'Bestiario', 'Todos los fuegos el fuego', 'Historias de cronopios y famas'”, comenta a NOTICIAS Julieta Obedman, Directora Literaria de Alfaguara Argentina. En esa dirección, Obedman destaca que la obra del escritor nacido en Bruselas, Bélgica, en 1914, ha sabido adaptarse al paso del tiempo: “Es un autor que se vende en todos los formatos que tenemos disponibles: libro físico, libro digital y audiolibros”.

En la misma dirección va a opinar el escritor Fabián Casas (53), quien advierte que existen varios puntos de contacto entre el autor argentino y su colega chileno. “Los lectores jóvenes lo sostienen a Cortázar. Además, creo que 'Los detectives salvajes' (de Roberto Bolaño) tiene mucho de Rayuela' es un libro bastante cortazariano”.

Envejecimiento y debate. A la hora de pensar el lugar en donde se encuentra Cortázar dentro del canon literario nacional, existen posturas encontradas alrededor de su calidad, pero en última instancia se coincide en torno al lugar central que ocupa. Desde el punto de vista crítico, César Aira acuñó en una entrevista del año 2004 una frase para el recuerdo: “el mejor Cortázar es un mal Borges”. “Sus cuentos son buenas artesanías, algunas extraordinariamente logradas, como ‘Casa tomada’, pero son cuentos que persiguen siempre el efecto inmediato. Y luego, el resto de la carrera literaria de Cortázar es auténticamente deplorable”, disparó Aira.

También se puede recordar la postura de Beatriz Sarlo, en una anécdota rescatada por el crítico y poeta Martín Prieto. Frente a un curso universitario, Sarlo calificó a Cortázar como un cuentista menor que Borges. Como novelista, según su opinión, no destacaba más que como un autor de iniciación. Al día siguiente, los alumnos de su clase le regalaron un afiche con el rostro del escritor, firmado por todos ellos.

(Leer también: Volver a Cortázar: qué se puede encontrar en la edición conmemorativa de Rayuela)

Con una impronta más irónica, Daniel Guebel también integra la lista de aquellos que bajan del pedestal al autor de “Rayuela”. En un documental del cineasta y periodista Eduardo Montes-Bradley del año 2004, el reciente ganador del Premio Nacional de Literatura calificó a Cortázar como un “gran escritor de la adolescencia tardía”. “Así como Cortázar ocupa todos los espacios, desaparece. Hoy, no sabría decir por qué, es un autor ilegible”, aseveraba.

Sin embargo, Salvador Biedma (39), escritor y traductor, se opone a esa visión que desvaloriza a Cortázar: “Me sorprende que se insista muchas veces con que ‘envejeció’. Es algo que no se dice de otros autores. Lo mismo ocurre con la idea de que 'Rayuela' es una novela para leer durante la adolescencia. Habría que ver qué pasa hoy si la lee por primera vez alguien de 40 o 60 años sin los prejuicios que abundan en el ambiente de escritores y críticos”, apunta a NOTICIAS. Y complementa: “Ocurre que en ciertos círculos literarios está bien visto ‘pegarle’ a Cortázar, lo mismo que a García Márquez o a Osvaldo Soriano”.

Algo similar opina Leila Sucari (31), escritora y periodista: “Las buenas obras no envejecen. Me gusta volver a los libros que me marcaron y de cada lectura, propia o ajena, nace una nueva 'Rayuela'”. Mariano Quirós (39), contemporáneo de Sucari y Biedma, va a dar un punto de vista bastante personal al respecto, en donde también responde a posturas como la de Aira: “Cuando releí 'Rayuela', la sentí ingenua, hasta me burlaba. Repetía frases hechas y medio boludas: ‘El mejor Cortázar es un mal Borges’, por ejemplo”. Sin embargo, Quirós encuentra algunas justificaciones a ese fenómeno: “'Rayuela' es como Sui Géneris: a todos nos gusta, pero hay algo que ya no funciona. Deben ser las décadas de cinismo, el lenguaje del mundo que los ha dejado un poco obsoletos. Pero el cariño, el amor, continúan intactos”.

(Leer también: Turismo literario: cuáles son los tours en la Argentina y el mundo)

Cuentista versus novelista. Pensar a Cortázar a 35 años de su muerte, arroja una especie de división en, al menos, dos partes de su obra: los cuentos por un lado, sus novelas en el otro. Por ejemplo, la escritora y tallerista Alejandra Zina (45) remarca: “No tengo una gran relación con 'Rayuela'. Sí me interesaron otras cosas de él, por ejemplo los cuentos, que me impactaron”. Quien opina en la misma dirección es Casas: “El Cortázar que más me atrae es el cuentista, recuerdo textos que están muy bien escritos. Creo que libros como 'Las armas secretas' pueden ser actuales”, comenta.

Con una mirada más integral sobre su obra, la escritora, actriz y dramaturga Camila Fabbri (30) dice: “Entiendo que todos y todas pensamos a Cortázar como un autor iniciático. Después me di cuenta de que ser un autor que se encarga de hacer que una persona nueva en este mundo se embelese con la escritura no es poca cosa, hasta pensaría que es una de las facultades más complejas de un escritor o escritora”, asegura.

De influencias y famas. Resulta interesante pensar qué legado dejó Cortázar en las obras de los escritores contemporáneos. Biedma propone: “Es difícil pensar el género fantástico en la Argentina sin los cuentos de Cortázar”. Fabbri coincide, “si a mí me piden las palabras mágicas para introducir a alguien en el mundo ficticio, mi respuesta es Julio Cortázar”. En tanto, Zina va a centrar más su visión en la literatura realista, poniendo en escena el caso de Selva Almada: “En mi obra no reconozco influencias conscientes, pero en mis colegas lo puedo ver más claro, porque lo han dicho públicamente, como el caso de Selva. Cortázar tiene ese aspecto trasversal, todos lo hemos leído un poco”, responde la autora de Hay gente que no sabe lo que hace.

Es indudable que Cortázar sigue presente en el debate literario. El paso del tiempo cambia la perspectiva sobre una obra y su autor, generando nuevos debates y enfoques. Probablemente, en algunos años, se hable de su figura desde otras miradas, y se perpetúe el modelo para armar y desarmar que aún genera devoción en los nuevos lectores.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Gustavo Yuste

Gustavo Yuste

Periodista de Cultura

Comentarios