POLíTICA | 18-06-2019 12:43

Massa acató las reglas de Cristina

Por qué encabezará la lista bonaerense a diputado nacional por el kirchnerismo, a cambio de bajarse de la PASO presidencial que reclamaba. Su pícara teoría “entrista” del fin de la grieta.

Sergio Massa es el símbolo de la incertidumbre que reina en este año electoral. Hasta hace muy poco, fue el principal gerente de la franquicia conocida como “la ancha avenida del medio”, idea que se oponía a la grieta entre macrismo y kirchnerismo. Pero en los últimos días, Massa pegó el salto y optó por sumarse a la polarización electoral que domina el escenario 2019. Para salvar su dignidad discursiva, acaba de inventar un argumento de ocasión: ahora dice que, en realidad, no fueron los candidatos centristas como él los que se rindieron ante la grieta, sino al revés. Según Massa, son los extremos los que confluyen hacia el medio, buscando moderación y consensos de emergencia para acordar políticas de Estado.

Con esa pícara teoría “entrista”, Massa justificó su decisión no sólo de volver al kirchnerismo, sino de hacerlo resignando su declarada ambición presidencial o al menos su oferta inicial de competir en una interna en el Frente de Todos, que lidera desde un costado Cristina Fernández de Kirchner. Apurado por los tiempos electorales y por la estampida de su propia tropa, Massa finalmente aceptó conformarse con encabezar la lista de candidatos a diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires, según reveló hoy durante un evento en el MALBA organizado por Clarín, al que también asistió el otro “entrista” moderado, Miguel Pichetto.

(Te puede interesar: Confirmado: Sergio Massa no irá a las PASO y encabezará la lista de diputados en Provincia)

Aunque Massa sigue sosteniendo su autonomía partidaria y de criterio frente al cristinismo, el flamante candidato a legislador K todavía se muestra incómodo cuando le preguntan por el rol de su nueva y vieja jefa en un hipotético gobierno kirchnerista. Massa se queda sin palabras y prefiere salir por la tangente de la denuncia del desastre económico que deja Mauricio Macri, aunque tampoco quiere dar precisiones sobre el plan de salvataje financiero de su coalición.

(Te puede interesar: Los Cristinos: Alberto Fernández y Sergio Massa)

Cuando le preguntan qué haría con el FMI, Massa le pasa la pelota a Cambiemos, reclamando que el actual gobierno renegocie con el Fondo antes de las elecciones. Tampoco confirma o descarta la candidatura de su esposa, Malena Galmarini, en el distrito de Tigre, donde la puja con el intendente Zamora sigue caliente. Este es el escenario donde Massa se mueve mejor: el desconcierto puro. Por eso esta es su semana de gloria.

*Editor ejecutivo de NOTICIAS.

por Silvio Santamarina*

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario