lunes, diciembre 9, 2019

CULTURA | 17-07-2019 11:38

Gustavo Yuste: "Hay que repensar cómo habitamos la tristeza o la felicidad"

En “Personas que lloran en sus cumpleaños”, primera novela del autor, se puede encontrar una reflexión sobre los mandatos de la felicidad y el deseo.

El gran atractivo de la primer novela de Gustavo Yuste es que no hay una sola manera de leerla. La obra, escrita en formato de diario íntimo, es un relato sobre los desafíos de la pareja en tiempos modernos. La monogamia, los celos, las obligaciones están en debate en “Personas que lloran en sus cumpleaños”, el libro que acaba de publicar Paisanita Editora.

Pero detrás de la realidad que persigue a Pablo, la dubitativa estrella de la novela que fracasa constantemente en sentirse a la altura del festejo por el cumpleaños de su novia, está la verdadera riqueza del texto: una original crítica a las imposiciones sociales, como los obligados festejos de las efemérides personales, y a sus consecuencias tragicómicas, como un llanto a las apuradas en medio de una fiesta. “El problema es la felicidad programada”, asegura Yuste, licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UBA y autor de cuatro libros de poemas.

(Te puede interesar: Milena Busquets: “Tinder es genial”)

“La duda se plantea sobre esas fechas en las que uno está obligado a estar feliz, sea un cumpleaños o una navidad -explica el autor-. Son momentos en los que se tiene que estar con un humor predeterminado siempre: hay un mandato de felicidad. Y es difícil obligar a un sentimiento, algo que justamente no se puede controlar. La idea era desacralizar esa felicidad obligada que tienen los cumpleaños”.

Noticias: ¿Es una búsqueda imposible? El protagonista del libro termina fracasando en esa lucha por “no llorar en el cumpleaños”.

Gustavo Yuste: Es difícil, y entra en ese proceso de deconstrucción del que se habla todo el tiempo. Hay que repensar cómo habitamos la tristeza o la felicidad, en el sentido de debatir que tan estereotipada está nuestra diversión o nuestro aburrimiento. Se ve esa lucha de decir “bueno, nos proponemos esto” y no nos sale, nos proponemos no convertirnos en esas personas que lloran en los cumpleaños y no podemos. Es difícil pensar salidas de manera individual, que es lo que intentan hacer y no pueden los personajes en el libro. Creo que si en algún momento logramos salir de estos mandatos de felicidad, tristeza, amor o sexualidad, siempre va a ser de manera colectiva, en el sentido del que habla Rita Segato, de construir conocimiento en diálogo.

(Te puede interesar: Quién es Rita Segato, la voz del feminismo)

Noticias: Esa crítica al culto a la individualidad, típica del posmodernismo, también está en la novela.

Yuste: Puesto así puede ser, y se ve reflejado en el sentido de que tomo responsabilidades individuales pero eso no siempre se puede controlar. En el caso del protagonista, en ningún momento tiene una intención de hacer lo que le va sucediendo. Él intenta hacer una cosa u otra pero jamás lo logra. Lo que muchas veces pensamos que son decisiones individuales conscientes en verdad no lo son. Es interesante empezar a pensar cuánto uno decide o cuánto no de lo que le va pasando.

Galería de imágenes

Comentarios

Todo lo que hay que saber

La información más importante de este martes en un breve video

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario