EMPRESAS | 21-10-2019 13:39

Coto quiere competir de igual a igual con MercadoLibre

El grupo de supermercados y exportación de carnes lanza en 2020 un marketplace.

La vida útil de las tiendas físicas tradicionales tiene fecha de vencimiento. Cambios de hábitos de consumo y beneficios de las nuevas tecnologías impulsan transformaciones en el retail. Y algunos ya empezaron a hacer los deberes. “En los próximos seis meses lanzaremos Coto Web, el nuevo marketplace con formato similar al de Amazon, que ofrecerá todo tipo de productos con el respaldo de nuestra marca”, anticipó Alfredo Coto en la reapertura de su tradicional sucursal 45, en Belgrano. “Será complementario al canal digital pero clave para lo que se viene, con ampliación de marcas y productos, siguiendo modelos como el de Mercado Libre, aunque con nuestra responsabilidad y garantía”, aclaró el empresario de 77 años.

Con una inversión de US$ 6,5 millones, la reapertura del hipermercado de avenida Cabildo al 500 representa un paso más hacia ese desarrollo que propone Coto.

Con un diseño de layout creativo, ideado para facilitar las compras del consumidor, incorpora tecnología de última generación para una experiencia de compra diferente. Además del renovado surtido de alimentos y propuestas en electro, bazar y textil, el local plantea una gran innovación en la zona gastronómica y de entretenimiento.

Centrado en el cliente. “Estamos evolucionando hacia un sistema de comercialización que le gusta a la gente. Hace años vimos que venían otras propuestas y creamos Coto Digital, que hoy representa 7% del total de ventas, con una modalidad de compra diferente, adaptada a los requerimientos del mundo”, comentó Alfredo Coto. Y algo de comercialización sabe.

Coto

En la década del 70, junto a su esposa Gloria fundaron la primera empresa argentina que impulsó el sistema de venta directa productor-consumidor. Para bajar costos y optimizar el expendio de mercaderías, modernizó la venta en carnicerías, entendió como pocos las señales del mercado y creció hasta encontrar, en 1987, el escenario ideal para crear Supermercados Coto. El resto es historia conocida. Una historia que no se detiene y que ahora piensa digital.

En un mercado dinámico y con clientes más exigentes, en el entorno del directivo reconocen que supo reconvertirse hasta alcanzar el liderazgo “gracias a una estrategia basada en la variedad de formatos, ubicación de las sucursales, diversificación de propuestas comerciales y el compromiso con el interés del público”. Las claves, enumeran, ofrecer valor agregado en la comercialización y la política de expansión continua en el mercado interno e internacional.

“Nuestra multinacional argentina tiene balanza comercial favorable gracias a las exportaciones y al trabajo de Coto Shangai, Dubái y Chile, a lo que pronto sumaremos Coto Alemania”, se entusiasma el directivo supermercadista. Y agrega: “El mundo quiere alimentos y esta estructura internacional nos brinda potencia de ventas sin intermediarios. Como país debemos aprovechar nuestro potencial de exportación de agroalimentos para alcanzar otros mercados, como hicimos ahora para exportar pollos a China”.

Con 120 sucursales y varios proyectos en construcción de hipermercados y centros comerciales, la cadena espera un incremento en el consumo para seguir su expansión y ampliar servicios. Los próximos grandes desafíos que encarará la firma, con una inversión de US$40 millones, son los proyectos comerciales de Nordelta y La Plata.

“Tenemos casi todo listo, avanzando con las habilitaciones, por lo que confiamos que podremos inaugurar en 2020”, anticipó el referente de la compañía.

Internas políticas y económicas. También de los fracasos se aprende: “Aunque a mí no me fue bien cuando quise hacer política en IDEA (Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina), los empresarios debemos decir las cosas, hacer reflexionar a los políticos para que llegue alguna respuesta”, opinó.

Consultado sobre la relación del Gobierno con sus pares, Coto respondió parafraseando a Isabel Sarli: “¿Qué quiere usted de mí?”. Y, después de las risas, completó: “El Gobierno debe encargarse de gobernar y los empresarios debemos hacer lo nuestro para reinventarnos y no echarle la culpa de todo”.

En el plano electoral, prefirió evitar la confrontación y enfocarse en la visión comercial: “Espero que haya posibilidades de ver un país que crezca en serio, bien administrado. Para eso necesitamos informatizarnos, porque la tecnología mueve al mundo”.

Asimismo, indicó que “un país sin moneda ni seguridad jurídica tiene serios problemas”. Para salir adelante, recomendó, se necesitan “diferentes medidas e inventiva para sostener las ventas”.

Y destacó que en su empresa no bajaron, sino que se incrementaron gracias a la exportación. Aunque, agregó, “nadie habla del aparato productivo y eso le preocupa: cómo exportar para alcanzar una balanza comercial a favor”.

Además, se refirió al proyecto de ley de góndolas, que impulsa la oposición: “Pueden poner las leyes quequieran, pero no pueden imponer lo que le gusta a la gente”. Sin embargo, pese a que considera discutible la iniciativa, remarcó: “Tenemos que hacer fuerza para que participen las pymes”.

Ya en el final del encuentro, reconoció: “Está rota la cadena de pagos y eso es muy fuerte. Pero el dólar se fue a donde tenía que irse”.

De todas maneras, para el empresario, el camino es siempre el mismo: “Ganar market share mirando al cliente y atendiendo sus demandas”.

por Carlos Toppazzini

Galería de imágenes

Comentarios

Argentina y el mundo

La información más importante del martes 12 de noviembre

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario