Lunes 20 de septiembre, 2021

SOCIEDAD | 04-01-2020 09:53

La confesión de Teté Coustarot sobre Sandro, a diez años de su muerte

La periodista contó que el cantante siempre le agradeció por una actitud que ella tuvo con él. 

Hace una década, Roberto Sanchez pasaba a la inmortalidad. El 4 de enero del 2010, Sandro fallecía en el Hospital Italiano de Mendoza a causa de una infección contraída luego de someterse a un doble transplante de corazón y pulmón. 

Una década después, el “Elvis argentino” sigue siendo recordado por su música, por sus fanáticos y por sus amigos que se ocupan de que el legado no se olvide. La periodista Teté Coustarot compartió gran parte de su vida y lo sigue teniendo presente: “Para mi Sandro sigue siendo un ídolo absoluto. Cada vez que escucho sus temas, lo recuerdo. Aparte me tocó formar parte de la miniserie de su vida que fue bárbara”, contó en una entrevista con el programa De Diez, de radio LT10.

“Yo lo empecé a escuchar a Sandro en Río Negro cuando era chiquita y empezaba a salir a bailar. Después, cuando vine a vivir a Buenos Aires tuve la chance de conocerlo personalmente. Iba a todos sus recitales y pude compartir con él sus presentaciones y como persona. Fue divino”, relató Teté, repleta de anécdotas del cantante que conquistó América.

La periodista fue hurgando en su memoria para sacar algunas de las historias que, según ella, lo grafican: “En mis programas de radio, en algún momento del año, el operador me decía: ‘Teté te llama Roberto de Banfield’. ‘Ah, es Sandro que quiere salir’, le respondía yo. Llamaba para que le hiciera notas. Divino”. Y agregó: “El 20 de junio, en mi cumpleaños, él me llamaba y me cantaba el feliz cumpleaños. Una vez en televisión, cuando yo hacía Siglo 20 cambalache, era mi cumple. Entonces metieron un piano sin decirme nada y era él que venía como sorpresa para cantarme”.

Según Teté, Sandro tuvo un olfato único para detectar lo que sucedía en el mundo. “A él le toca comenzar en la época de Elvis y ahí hubo un cambio de paradigma enorme en la música. Él se dio cuenta que había que expresarlo. En la televisión lo tomaban de la cintura para arriba para que no se vieran los movimientos de pelvis. Qué diferencia con ahora”.

“Él era un gran noctámbulo, así que lo que más le gustaba era quedarse charlando después de los recitales. A él le gustaba mucho la noche, se quedaba despierto y eso fue un drama, porque fumaba mucho. Ayudaba a su enfermedad”, contó la periodista en la misma entrevista, recordándolo a una década de su fallecimiento.

Luego confesó por qué el cantante la estimaba tanto: “Yo siempre lo acompañaba. Cuando yo empecé a trabajar como modelo, Sandro era considerado grasa. Los argentinos hacemos eso de calificar al a gente. Él siempre me agradeció que yo, que era una chica fina, de la moda, dijera siempre que él era mi ídolo”.

Para finalizar, pidió el deseo de que no se lo olvide nunca. “Solo con que pongan un tema con él, ya lo recuerdan”.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios