Domingo 26 de septiembre, 2021

MUNDO | 27-07-2021 14:40

Chile: las urnas jubilaron a los dinosaurios de la izquierda y la derecha

Las primarias presidenciales impusieron a los candidatos más jóvenes y dialoguistas. Apuntan a cerrar la grieta abierta con Pinochet.

Tras los resultados en la elección de los constituyentes hace dos meses, Chile vuelve a dar sorpresa en las urnas. En las primarias presidenciales, tanto en la derecha como en la izquierda, los resultados contrastaron con las encuestas previas, y los favoritos quedaron rezagados por los candidatos de la renovación, una tendencia creciente en América Latina a la luz del resultado peruano.

El joven diputado de izquierda Gabriel Boric (35 años) superó al alcalde comunista de Recoleta, Daniel Jadue, por 60,43% contra 39,59%, según los resultados oficiales. Y por el oficialismo, el abogado independiente Sebastián Sichel (43 años), el único de los cuatro candidatos sin partido, le ganó al economista de la UDI Joaquín Lavín, que era el consagrado por el espacio , por 49,08% contra 31,31%.

Candidato

Boric representa a la nueva generación de legisladores que han sacudido la política chilena. Se hizo conocido en 2011 mientras lideraba protestas a nivel nacional, que pedían educación gratuita y de calidad. Luego se postuló con éxito como diputado de la Cámara Baja en 2013, y fue reelegido para su segundo mandato en una votación aplastante.

Más recientemente, ayudó a forjar un acuerdo político para un referéndum sobre la Constitución de la nación. “No le tengan miedo a la juventud para cambiar este país, porque también bebemos de la experiencia de quienes lucharon antes que nosotros”, arengó Boric a sus seguidores el domingo por la noche tras imponerse a Jadue.

“La gente vio que Jadue era radical e intransigente en sus propuestas y lo terminó asociando con prácticas políticas que se rechazan hoy”, explica Kenneth Bunker, analista político y fundador del sitio web de encuestas electorales Tresquintos.cl. “Boric se mostró muy preparado en debates, con capacidad de diálogo y de llegar a acuerdo, y la gente sabe que los cambios y mejoras se logran con acuerdos. De la misma manera, Lavín perdió porque la gente quiere caras nuevas, ya no quiere políticos tradicionales, quiere personas más jóvenes. Y la gente vio en Sichel renovación”.

Sichel, de 43 años, ha tratado de ampliar su atractivo presentándose como candidato independiente al tiempo que fortalece sus vínculos con los partidos conservadores. En 2018, fue contratado para ayudar a administrar la agencia de desarrollo económico Corfo, y luego comandó el Ministerio de Desarrollo Social, donde ayudó a establecer un programa de transferencia de efectivo de emergencia para familias pobres .“Somos una coalición que se prepara para ganar la elección presidencial”, marcó Sichel. “Sentimos que el proyecto que representamos para Chile, de justicia y libertad, es el mejor proyecto para los chilenos”, completó.

Participación

Como sucedió en la elección de constituyentes, la participación de los chilenos en las urnas fue baja. Las PASO chilenas convocaron apenas al 21% del electorado: el país tiene un historial de abstención estructural (la única figura capaz de convocar a las mayorías fue la socialista Michelle Bachelet, que gobernó en dos ocasiones: de 2006 a 2010, y de 2014 a 2018).

Y la elección según distintos analistas, no solo apunta a la renovación, pero a la consagración de los postulantes moderados de sus respectivos sectores políticos, marcando la necesidad de los chilenos de cerrar la grieta transandina, que cala mucho más allá de las protestas de 2019: es la primera vez en la historia de la democracia chilena que hay candidatos a la presidencia que aún no habían nacido cuando se produjo el golpe de Estado de Augusto Pinochet, en 1973.

Sin embargo, la baja convocatoria deja el escenario lo suficientemente abierto como para que haya una sorpresa como sucedió en Perú: las candidaturas de los extremos, como José Antonio Kast, de la derecha doctrinaria, y el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, por la Lista del Pueblo (partido de independientes anti sistema), siguen en pie y tienen un creciente número de adeptos.

En estas primarias, la izquierda, llevó a las urnas a 1.750.145 electores, muy por sobre la derecha que convocó a 1.343.578 personas. Pero esos valores pueden cambiar hasta el próximo 21 de noviembre, cuando está programada la elección presidencial: de haber segunda vuelta, lo que resulta altamente probable, se celebrará el 19 de diciembre. Y quien gane, reemplazará a Sebastián Piñera a partir de marzo de 2022. Y la próxima Administración tendrá en sus manos la misión de implementar las normas de la nueva Constitución.

Tranquilidad

Para los mercados, el triunfo de los candidatos de centro, fue una buena noticia. Y el peso chileno superó en cotización a sus pares regionales tras un escenario político más benigno después de que el candidato de izquierda favorito en las encuestas, Daniel Jadue, sufriera una sorpresiva derrota en las elecciones primarias: la moneda chilena subía 0,1% a 760 pesos por dólar. Jadue es considerado un izquierdista radical que podría proponer importantes reformas con resultados impredecibles, lo que nunca es bienvenido por los inversionistas.

Mientras tanto, las acciones chilenas resistieron frente a liquidaciones globales: el índice bursátil de referencia de Chile subió un 1,6% en las operaciones, el mayor avance del mundo, mientras que los rendimientos de los bonos gubernamentales cayeron.

Sebastián Piñera, saludó y apoyó a ambos candidatos, refrendando que habrá cooperación en el pase con quien sea elegido: "Felicito a Sebastian Sichel por su gran y esperanzador triunfo. Agradezco el aporte de todos los candidatos de Chile Vamos. Y felicito a Gabriel Boric por su triunfo en Apruebo Dignidad", escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

Sichel, exministro de Desarrollo Social del actual gobierno, marcó que "llegó la hora de cambiar la historia". "Es el tiempo de las personas comunes; adiós a la política de las corbata y bienvenida la política de los bototos (zapatos de trabajo)", apuntó Sichel durante su discurso de victoria en Santiago, luego de haberse impuesto. Y agregó: "Chile Vamos es desde hoy un solo partido, una coalición que se prepara para una elección en conjunto, creando un proyecto de justicia y libertad para los chilenos, para crear un mejor futuro".

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios