Lunes 1 de junio, 2020

MUNDO | 28-02-2020 16:26

Evo Morales: ¿Inhabilitado o proscripto?

Qué ocurrirá si el partido de Morales gana las elecciones del 3 de mayo. El riesgo de una lucha abierta entra en Bolivia.

Si el MAS continúa al frente en las encuestas a pesar de la inhabilitación de Evo Morales como candidato a senador ¿garantizarán el gobierno y la justicia electoral elecciones transparentes?

Hay razones para observar con preocupación la marcha de Bolivia hacia las urnas. Una de ellas es la decisión del Tribunal Supremo Electoral que impidió al ex presidente lidere la lista de senadores en la boleta que encabezará Luis Arce.

El problema de Evo es que quienes bloquearon su postulación se basaron en el artículo 149 de la Constitución, que establece el requisito de residencia permanente de al menos dos años para acceder a una candidatura legislativa. Y a esa carta magna la redactó una mayoría de constituyentes del Movimiento Al Socialismo, su partido. No obstante, si el líder del MAS no está en Bolivia es por razones que no son precisamente su voluntad.

Morales no es un residente en Argentina sino un refugiado en Argentina. Aunque la intención de postularse por Cochabamba, donde se encuentra el Chapare, región cocalera en la que vivió y se convirtió en líder sindical, es discutible, hay algo que está fuera de discusión: por sus efectos políticos, su inhabilitación no es equiparable a la de los cientos de aspirantes inhabilitados en las otras fuerzas políticas.

La razón es simple y evidente: el nombre de Evo Morales en una boleta tracciona cientos de miles (sino millones) de votos. Esos sufragios podrían tener otro destino sino está en la papeleta. Lo prueba el caso Lula. Todas las encuestas vaticinaban un amplio triunfo del PT, mientras el líder metalúrgico aparecía como candidato presidencial. Y cuando el juez Sergio Moro lo encarceló y Fernando Haddad lo sustituyó, millones de votos se esparcieron en otras direcciones.

Las cientos de candidaturas impugnadas no tienen tanto impacto como lo tiene que esté o no en la papeleta Evo Morales. Esto justifica preguntarse si su inhabilitación no es en realidad una proscripción. Además, ocurre justo cuando uno de los líderes que más gravitó en la caída de Morales, Luis Camacho, suspendió su candidatura y convocó a los otros candidatos anti-Evo a buscar un acuerdo que impida una victoria del MAS. Si el retorno de la izquierda indigenista al poder en Bolivia no fuera una posibilidad cierta como lo advirtió el dirigente cruceño ¿habría la justicia electoral inhabilitado la candidatura de Evo?

El MAS se mueve con un cuidado que lo diferencia con ciertas actitudes imprudentes de su líder. Primero, firmó los acuerdos electorales que otorgaron a Jeanine Añez una legitimidad que no le daba su modo de ocupar la presidencia. También le permitió prolongar su mandato interino más allá del final del mandato de Evo, por ende, violando la Constitución. Y al impedir la justicia electoral la candidatura a senador de su figura más competitiva, anunció que no impulsará movilizaciones, marchas y protestas, sino que llevará el caso a la Justicia.

¿Alcanzarán estas actitudes? Si la elite que hoy detenta el poder ve confirmada por las encuestas su derrota en mayo, es posible que además de Evo Morales, sea “inhabilitado” el MAS. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Claudio Fantini

Claudio Fantini

Comentarios

Video

Efemérides, por Radio Perfil

Las principales fechas de la mano de la producción de Radio Perfil.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario