Martes 4 de octubre, 2022

MUNDO | 05-08-2022 16:55

Papa Francisco: las internas vaticanas y la búsqueda de sucesor

Continúan circulando los rumores de dimisión del Sumo Pontífice. La rosca dentro de la Iglesia y la ansiedad de sus adversarios por verlo caer.

No son días tranquilos ni para el Papa Francisco ni para los que habitan el Vaticano. Las nuevas disposiciones que modifican la estructura de poder, en especial del Opus Dei, reavivan las internas, mientras la salud del Papa vuelve a poner sobre la mesa la posibilidad de una dimisión, y la elección de un nuevo Pontífice.

Luego de su reciente viaje a Canadá que lo mostró en varias ocasiones en silla de ruedas, Francisco declaró que “se puede cambiar de Papa”. “Pienso que a mi edad, y con esta limitación, tengo que parar un poco para poder servir a la iglesia o pensar la posibilidad de echarme a un lado. Esto, con toda honestidad, no es una catástrofe", agrega.

"La puerta está abierta. No creí que fuera necesario pensar en esta posibilidad, pero no quiere decir que pasado mañana no me ponga a pensar en eso”, dijo el Jefe de la Iglesia Católica. El año pasado, después de que debió ser intervenido, el sumo pontífice lamentó especulaciones y rumores que alentaban la idea de su renuncia.

Siempre que el Papa está enfermo corre brisa -o huracán- de cónclave”, había manifestado. Pero no solo la delicada salud del pontífice va minando su permanencia en el poder. Muchos sectores dentro y fuera de la Iglesia ven con entusiasmo el declive de las fuerzas de Francisco. Tanto los enemigos de Francisco en el Vaticano, como en sectores de la prensa alineados a los mismos, se ha especulado con que el actual Papa siga los pasos de Benedicto XVI y dimita de su cargo, debido a sus problemas motrices. 

"Sé que hubo incluso reuniones entre prelados, que pensaban que el Papa estaba más grave de lo que se decía. Preparaban el cónclave”, declaró Francisco en julio del año pasado, luego de que los rumores de su dimisión se reavivaran después de su intervención. 

Dichos rumores se acrecentaron cuando en junio de este año, Francisco anunció un consistorio (es decir, un consejo) para nombrar 21 nuevos cardenales. La fecha prevista para el consistorio es el 27 de agosto. De esos 21 nuevos cardenales, diez y seis tienen menos de ochenta años: es decir, son potables para ser elegidos como sucesores del Papa Francisco. 

Pero eso no es todo en la nueva movida del Papa: Francisco llenaría así el Colegio Cardenalicio con 83 de los 132 cardenales en edad de votar. Aun no hay nada dicho, y se desconoce cómo votarían cada uno de esos cardenales, pero es esperable que compartan la línea de pensamiento del jefe actual de Francisco. 

Papa Francisco en silla de ruedas
Durante su última gira por Canadá, al Papa se lo vió en silla de ruedas. Debido a su cansancio, ha suspendido varios destinos a los que tenía previsto viajar. 

Internas por el poder. 

Francisco fue siempre una figura que alentó aires de reforma y cambio dentro de la iglesia. Algunas de esas reformas fueron posibles, como en junio del año pasado cuando el Vaticano tomó medidas para mejorar la regulación de los movimientos religiosos laicos, imponiendo límites al mandato de sus líderes y exigiendo mejoras en las elecciones internas.

Estos nuevos controles apuntan a mitigar el abuso de autoridad de los referentes de estas instituciones. De acuerdo a declaraciones del Papa en su momento, estas normas eran necesarias para disuadir la aparición de los cultos a la personalidad en torno a los fundadores de los movimientos

Esta disposición se dio en un contexto de denuncias de abuso sexual en los entornos de dichos grupos laicos, similar al contexto e que se dieron las nuevas disposiciones que Francisco promulgó en relación al poder del Opus Dei, el sector mas conservador de la iglesia y enemigo tradicional de la línea jesuita, a la que el Papa pertenece. Recientemente se conocieron las denuncias que cuarenta y tres mujeres de Argentina, Paraguay, Bolivia y Uruguay presentaron ante el Vaticano por los abusos de poder y la explotación que sufrieron trabajando para el Opus.

Mediante una resolución de la Santa Sede, el  Papa Francisco acotó al Opus Dei dentro de la Iglesia Católica. Ahora dicho sector deberá deberá comenzar a presentar cada año un informe detallado sobre sus actividades, cuando antes debían presentarlo cada cinco años, y se da fin a la obligatoriedad de que el Prelado (máxima autoridad dentro del Opus) deba ser nombrado Obispo

Además, la nueva resolución establece que de aquí en más el Opus Dei pasa a depender de la Congregación del Clero, cuando antes dependía de la Congregación de Obispos y era el Prelado quien la regía como a una jurisdicción. Con tantos cambios en la estructura de poder y con signos evidentes del desgaste de su salud, es esperable que las internas dentro del Vaticano vayan recrudeciendo en lo sucesivo y que el interés de el sector más conservador de la Iglesia por asistir a la elección de un nuevo Papa vaya en aumento. 

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios