Thursday 18 de April, 2024

MUNDO | 29-10-2023 08:57

Proscipción venezolana

María Corina Machado se impuso como la candidata de la oposición para las presidenciales de 2024. Pero Nicolás Maduro ya la vetó.

María Corina Machado, la liberal que está a favor de una privatización generalizada en Venezuela, se adjudicó la victoria en las primarias de la oposición, en la búsqueda del candidato común de cara a las elecciones presidenciales del próximo año. Un escenario que plantea un seguro conflicto: el gobierno del presidente Nicolás Maduro le prohibió postularse para un cargo por 15 años a mediados del 2023, atento a que Machado lo supera por casi 40 puntos en las encuestas.

Quién es. Machado, que se impuso con una victoria aplastante en una contienda contra ocho rivales (en su mayoría poco conocidos), defendió en el pasado la intervención militar extranjera para resolver la crisis política de Venezuela. Incluso se comparó en su perfil con la conservadora ex primera ministra británica Margaret Thatcher. Pero hoy la ex ingeniera industrial se describe a sí misma como una centrista. Un giro que le permitió conquistar más del 90% de los votos en la interna.

“Hoy se ha desatado una fuerza muy poderosa”, dijo Machado, de 56 años, mientras festejaba su victoria en un discurso el domingo por la noche en Caracas, antes de criticar al gobierno de Nicolás Maduro calificándolo de “tiranía”.

Corina Machado

Las primarias fueron organizadas por partidos de la  oposición y llevadas a cabo sin apoyo estatal. Más de 2 millones de votantes acudieron a pesar del calor sofocante, las tormentas torrenciales y el gobierno bloqueando el sitio web del padrón electoral que mostraba dónde se debía votar.

Y terminó coronando a Machado, a quien el gobierno de Maduro le prohibió ocupar cargos públicos durante 15 años debido a su apoyo a las sanciones de Estados Unidos. Un bloqueo que hoy se levanta.

Elecciones. Las primarias del pasado domingo en Venezuela tuvieron lugar días después de que Estados Unidos aliviara esas sanciones a los sectores de petróleo, gas y minería de Venezuela, en un importante cambio de política destinado a ayudar a promover una apertura política en el país, tras 24 años del gobierno chavista.

Venezuela

Y aparecen como un guiño a Maduro en medio de negociaciones para que las elecciones del 2024 se den en un clima de normalidad y garantías. Sin embargo, los analistas se muestran escépticos de que el actual régimen permita que Machado se postule, debido a la amenaza que podría representar para su reelección.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, marcó a raíz del alivio de las sanciones que Washington esperaba que el gobierno venezolano comenzara a liberar a los presos políticos y a los ciudadanos estadounidenses detenidos injustamente, y comenzara a levantar las prohibiciones impuestas a todos los candidatos hacia fines de noviembre. Advirtió que, de lo contrario, la flexibilización de las sanciones podría revertirse.

Unos diez días atrás, el gobierno y la oposición acordaron celebrar las elecciones presidenciales en la segunda mitad de 2024, prometiendo que todos los candidatos calificados podrían participar, y que cada espacio podría elegir su candidato según sus propias reglas.

Venezuela

Sin embargo, Jorge Rodríguez, jefe de la delegación gubernamental, dijo que los candidatos descalificados no podrán participar. Machado no participó en las conversaciones entre el gobierno y la oposición, y anteriormente se había opuesto a las negociaciones con los representantes de Maduro.

“Si Machado finalmente no puede postularse, tendrá que trabajar con el resto de la oposición para encontrar una alternativa realista”, señaló Geoff Ramsey, miembro del Consejo Atlántico en Washington. Y agregó: “La oposición va a participar en estas elecciones, la única pregunta es si pueden mejorar sus probabilidades presentando un solo candidato”.

El gobierno controla los medios de comunicación, las instituciones electorales y el poder judicial en el país, y tiene una fuerte organización de base, lo que lleva a la expectativa oficialista de poder inclinar la balanza, y que las elecciones del próximo año puedan inclinarse a favor de Maduro, a pesar del colapso económico de la última década, que ha provocado el éxodo de más 7 millones de refugiados. Desde la llegada al poder del chavismo, Venezuela ha enfrentado hiperinflación, escasez de alimentos y combustible. Y aunque la crisis se ha aliviado un poco durante el último año, el movimiento llega a las elecciones desgastado.

Venezuela

Maduro, que asumió la presidencia en 2013 tras la muerte de su mentor Hugo Chávez, aún no ha anunciado su candidatura, aunque se espera que se postule el próximo año. Luego de haber barrido a los rivales de peso de las listas, algo a lo que ha recurrido con anterioridad.

Ya la victoria electoral de Maduro en 2018 fue considerada fraudulenta por Estados Unidos y la UE. Entonces, en un intento por desalojarlo, Estados Unidos reconoció al líder opositor Juan Guaidó como presidente legítimo del país y aplicó sanciones de “máxima presión”, pero Maduro sobrevivió con la ayuda de sus aliados Rusia, China, Irán y Turquía. “Maduro apuesta a la resignación. Los jóvenes han perdido la esperanza, y muchos no han conocido otra cosa que el chavismo”, apuntó Alexander Sarmiento.

Julio Borges, líder de la oposición que encabeza el partido Justicia Primero, señaló que el éxito de Machado se debió a su distanciamiento de los esfuerzos anteriores para desafiar a Maduro, incluida la presidencia interina de Guaidó.

“Los votantes creen que la oposición tuvo muchas oportunidades y fracasó una y otra vez, siendo el peor caso el del gobierno interino. Es un vacío que Machado ha sabido aprovechar”, concluyó Borges. Pero la duda subsiste, ¿Machado podrá competir? El chavismo no quiere correr ese riesgo. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios