Tuesday 21 de May, 2024

MUNDO | 21-01-2024 10:44

Una guerra sin concesiones

Netanyahu desoye las recomendaciones estadounidenses mientras Hezbollah convoca a una guerra del islam contra Israel.

Los intensos combates y bombardeos aéreos continuaron la última semana en el sur y el centro de Gaza, mientras el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, se reunió con el gobierno israelí, en una gira regional destinada a alcanzar un consenso sobre el futuro del territorio palestino, y detener una escalada de violencia que amenaza con una guerra prolongada en todo Medio Oriente.

Funcionarios estadounidenses aseguraron que Blinken le remarcó a Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel, que sus fuerzas deben evitar infligir más daños a los civiles en Gaza. Según el Ministerio de Salud palestino con sede en Ramallah, las incursiones del ejército israelí han matado a decenas de miles desde el 7 de octubre, cuando el atentado de Hamas disparó el conflicto.

Apoyo

Matthew Miller, portavoz del Departamento de Estado, apuntó que Blinken había reafirmado el apoyo de Estados Unidos a Israel, en su intento de terminar con la organización terrorista Hamas, pero enfatizó “la importancia de evitar más daños a los civiles y proteger la infraestructura en Gaza”.

Fotogaleria Una mujer palestina reacciona frente a un edificio destruido en el campo de refugiados de Al-Maghazi en el centro de la Franja de Gaza, en medio de batallas en curso entre Israel y el grupo palestino Hamas

Sin embargo, no hubo señales de ningún cese en el fuego en la zona, ni a lo largo de la disputada frontera entre Israel y el Líbano, donde se han intensificado en las últimas semanas los enfrentamientos con Hezbollah. La organización militante islamista atacó días atrás una base israelí clave, y declaró que esa incursión era parte de su respuesta a los recientes asesinatos israelíes en el Líbano. El grupo respaldado por Irán reconoció haber lanzado “drones de ataque explosivos” contra el comando militar del norte de Israel en Safed.

Y un portavoz del ejército israelí aclaró que el dron había caído sobre la base, sin causar daños ni víctimas: poco después, Israel respondió con el asesinato de cuatro miembros de Hezbollah, incluido un comandante de la fuerza de élite Radwan. Israel ha intercambiado misiles con Hezbollah en la frontera libanesa durante los últimos tres meses y, aunque los analistas dicen que ambas partes quieren evitar una guerra, un pequeño error de cálculo de cualquiera de las partes podría desencadenar una guerra a mayor escala todo el Medio Oriente.

Víctimas

Según el Ministerio de Salud palestino, al menos 23.210 personas, en su mayoría mujeres y niños, han muerto durante la ofensiva de Israel en Gaza. Amplias zonas del territorio han quedado devastadas, con la mayoría de sus 2,3 millones de habitantes desplazados y enfrentando una aguda crisis humanitaria en la frontera con Egipto

Fotogaleria Imagen de personas esperando por ayuda alimentaria, en la ciudad de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza

El ejército israelí describió sus últimas operaciones como “incursiones terrestres ampliadas que incluyen ataques aéreos”, y que se desarrollaron en Khan Younis. Y nueve soldados murieron en batalla en Gaza, una de las pérdidas más grandes reconocidas desde que Israel lanzó su ofensiva, después de los ataques de Hamas que mataron a 1.200 personas, en su mayoría civiles, además del rapto de 250 rehenes (Israel asegura que 132 de ellos permanecen cautivos, aunque se cree 25 habrían sido asesinados).

De los soldados que murieron, seis lo hicieron en una sola explosión cuando intentaban destruir un túnel excavado por Hamás bajo el campo de refugiados de al-Bureij, en el centro de Gaza. Y las bajas militares de Israel en su ofensiva en Gaza llegan ya a las 185. Después de conversar con el presidente de Israel, Isaac Herzog, Blinken subrayó “son tiempos increíblemente difíciles para Israel”, y destacó “los incansables esfuerzos para traer a todos a casa”, refiriéndose a los rehenes que todavía están en poder de Hamas. 

Alerta

El máximo diplomático estadounidense expresó su esperanza de que, después de la guerra, Israel pueda continuar con sus esfuerzos hacia la integración regional, luego de sus acuerdos de normalización negociados por Estados Unidos con los Emiratos Árabes, Bahrein y otros, sobre el fin de la era Trump. Miller apuntó: “El secretario reiteró la necesidad de garantizar una paz duradera y sostenible para Israel y la región, incluso mediante la creación de un Estado palestino”.

Fotogaleria Esta fotografía muestra a soldados operando en la Franja de Gaza en medio de continuas batallas entre Israel y el grupo militante palestino Hamás.

Estados Unidos ha ofrecido un firme apoyo a Israel desde el estallido de su guerra con Hamas, pero Netanyahu ha enojado a Washington al negarse a ofrecer planes públicos detallados para la gobernanza de Gaza cuando termine la ofensiva militar de Israel, y al rechazar la opción preferida de Estados Unidos: la creación de ese estado palestino unificado que comprenda Cisjordania y Gaza.

Los funcionarios estadounidenses dijeron que la administración Biden había elaborado planes detallados sobre cómo podría funcionar la transición, pero que el gobierno de Netanyahu seguía oponiéndose a tal resultado y no estaba participando en discusiones sobre las propuestas. Tras de reunirse con el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Israel Katz, Blinken concluyó: “En realidad, existen oportunidades reales, pero tenemos que superar este momento tan difícil”.

Retórica

Ismail Haniyeh, líder político de Hamas, insiste en que el ataque del 7 de octubre “se produjo después de un intento de marginar la causa palestina” y pidió a los estados musulmanes “que apoyen la resistencia con armas, porque esta… no es la batalla del pueblo palestino solo”. Haniyeh habló desde Qatar, donde reside, y cuenta con la protección y financiamiento del estado. 

Fotogaleria los soldados visitan un túnel que Hamás supuestamente utilizó para atacar a Israel a través del cruce fronterizo de Erez el 7 de octubre

En respuesta, funcionarios de defensa israelíes y analistas de inteligencia militar aseguraron que esperan que los combates en Gaza continúen durante al menos un año. El almirante Daniel Hagari, el portavoz de las FDI, aclaró que el centro y el sur de Gaza, donde ahora se concentran los esfuerzos militares, estaban "densos y saturados de terroristas" con "una ciudad subterránea de túneles ramificados". Y que se necesitarían tres meses para despejar la zona. El ejército israelí ha afirmado haber logrado en gran medida el control militar sobre el norte de Gaza y que la guerra está entrando ahora en una nueva fase que implica menos soldados y ataques aéreos.

Operaciones que aumentan las víctimas civiles y cosechan los reproches de la comunidad internacional. Annalena Baerbock, ministra de Asuntos Exteriores alemana, destacó la necesidad de combates “menos intensivos”. Sameh Shoukry, su homólogo egipcio, expresó que “2 millones de palestinos no pueden permanecer atrapados”. Y Estados Unidos ha pedido repetidamente a Netanyahu que controle a los ministros de extrema derecha en su gobierno, que han pedido la emigración voluntaria masiva de palestinos de Gaza, una retórica a la que calificaron de “incendiaria e inaceptable”.

Galería de imágenes

En esta Nota

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios