Monday 22 de April, 2024

PERSONAJES | 28-09-2012 12:31

“Trabajar juntos es una crisis divertida”

Comparten el programa “Los Donato”, dos restaurantes y una empresa gastronómica. Compatibilidades, disidencias y doce años de amor.

Comparten amor, pan y trabajo. Son expresivos, pasionales, gritones y divertidos. Llevan doce años juntos y tienen dos hijas  –Francesca (10) y Raffaella (8)– Son dueños de una empresa gastronómica, dos restaurantes Cucina Paradiso, uno en Palermo y otro en el bajo Belgrano, y protagonizan el programa “Los Donato” por la señal Utilísima. Micaela Paglayan tiene raíces armenias, es diseñadora textil, y hace años acompaña a su marido en el negocio de la cocina. Donato de Santis es italiano hasta la médula y uno de los cocineros más mediáticos. “Nunca nos aburrimos”, aseguran. Y uno podría dar fe de que están en lo cierto.

Noticias: ¿Pros y contras de compartir trabajo y pareja?

Donato de Santis: Siempre hay pros y contras, pero yo he logrado un perfecto balance. Me encanta ver a mi mujer, 15 horas por día o 10 minutos, no importa. Lo bueno es que tiramos para el mismo lado. Nos fortalecemos, consolidamos ideas, tenemos logros en tiempos más breves.

Micaela de Santis: Para este tipo de negocio, trabajar juntos es fundamental. Si no, vas en picada, porque no te ves, no compartís. Si yo fuese abogada y él cocinero, en un par de años terminaríamos como hermanos o a las piñas.

Donato: Cuando hay discusiones son animadas, la familia se mezcla con el trabajo y viceversa.

Micaela: No lográs separar la vida privada de lo laboral jamás, es imposible.

Donato: Bah, a ella le cuesta, a mí no.

Micaela: Bueno, un domingo a las nueve de la mañana hablar de las medialunas del catering y no las del desayuno…

Donato: A mí no me afecta, pero tampoco estaría hablando del trabajo todo el tiempo.

Noticias: Parece que esto es más que un trabajo, es una forma de vida.

Donato: Claro, hace 35 años exactos que lo hago. Hay logros por un lado y sacrificios por el otro: renunciar a salir con los amigos, a tener más tiempo para leer un libro, pero las cosas que me gustan las sigo haciendo: aunque lea dos páginas en el avión o antes de dormir, o mire media película.

Micaela: Lo disfrutamos. Es como una constante crisis divertida. Estás todo el tiempo a punto de choque, pero es muy divertido.

Donato: Nunca nos aburrimos.

Noticias: ¿Cómo se dividen los roles?

Micaela: Todo el mundo cree que Donato es el artista y yo la que manda, la bruja con los números. Pero no, es una sinergia absoluta y las decisiones se toman en el desayuno o en la cena y también en el auto. El auto es como el oráculo (risas), esos viajes son el confesionario.

Noticias: Entonces, ninguno de los dos tiene la última palabra.

Micaela: ¿Por qué te quedás callado? Yo no hago nada sin consultarte.

Donato: Yo menos. Acabo de comprar una batidora antigua que vale un dineral. Fui a un depósito, le saqué una foto y se la mostré para ver su reacción. Como me dijo: “Sí, vamos, qué bueno”, ya está.

Micaela: Si le hubiese dicho que era una porquería la hubiese comprado igual, pero no nos hablábamos por tres días (ríen a carcajadas).

Donato: Nos complementamos, a veces ella supervisa todo en la cocina y hasta cocina también. Pero la última palabra la tiene el cliente, vivimos de esto y queremos que él tenga una linda experiencia y se sienta como si estuviera en su casa.

Más información en la edición impresa de la revista

por Cecilia Escola

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios