jueves, noviembre 14, 2019

PERSONAJES | 30-10-2019 10:57

Florencia Raggi: "Acepto que el amor se transforma"

La actriz habla de los nuevos desafíos y muestra su lado más espiritual. Cómo es el amor con Nicolás Repetto tras 24 años de relación.

En su mejor momento decidió que el modelaje no era lo que realmente quería y se dedicó a hacer realidad un sueño que acariciaba desde niña, cuando veía en el escenario a su mamá Nilda Raggi. A los 23 años Florencia Raggi le dedicó más tiempo a sus estudios de teatro y nunca paró de perfeccionarse. Tuvo su oportunidad en “Poliladron”, la primera producción de Pol-ka, y le siguieron decenas de ficciones, obras de teatro y algunas películas. Este año interpretó a la abogada del boxeador en Monzón la serie, por Space, y protagoniza “7 años”, en el Teatro Picadero, de viernes a domingos.

“La obra deja al descubierto la condición humana en su naturaleza porque estas cuatro personas en una situación límite, muestran la miseria a la que podemos llegar. Muchas veces reaccioné de una manera diferente a la que hubiese imaginado frente a una situación límite. Eso es lo que cautiva de ‘7 años’, porque todos nos sentimos identificados y todos cometemos errores”, relata Raggi. En pareja desde hace 24 años con Nicolás Repetto, son padres de Renata y Francisco.  Así, el teatro y la familia son dos ocupaciones que la tienen atareada. Y también la Escuela de Sanación a la que asiste desde hace ya varios años. 

Noticias: Después de cinco días sin hacer la obra, ¿estudia la letra cada viernes o la memoria está entrenada?
Florencia Raggi: Es una costumbre. Como siempre hice funciones de miércoles a domingos, me sentí rara al principio y me daba un poco de vértigo estar tantos días sin hacer la función. Ahora ya no. Los días que no hago función me olvido por completo y no estoy pensando en la obra, y el mismo viernes, a veces, leo el libro entero y siempre paso la letra antes de cada función. En el auto vocalizo con algo en la boca para mejorar la modulación. Eso me deja más tranquila, hacer todo lo que está a mi alcance para dar lo mejor de mí. Así soy en todo. Cuando las cosas se hacen con amor y perseverancia, la valoración existe. 

Noticias: ¿Sus elecciones siempre fueron a conciencia? A los 23 años, en su mejor momento, se despidió del modelaje para ser actriz. 
Raggi: Lo pensé mucho. Había empezado a los 15 años y sentí que fue un ciclo cumplido. Me iba muy bien, pero sentí que ya no me quedaba cómodo ese lugar. Y lo hice con valentía también porque ganaba mucho dinero y había que tener coraje para correrse en esas condiciones. Pero había una incomodidad mía con esa tarea que ya estaba cumplida. No era feliz haciéndolo y necesitaba un cambio. Y sabía que quería ser actriz. Crecí viendo a mi mamá actuar.

Florencia Raggi

Noticias: Conocía ese mundillo y la atraía.
Raggi: Sí y no. Me llamaba la atención pero tenía muy claro que si quería actuar me tenía que preparar de grande y no de niña. Mi mamá no quería que trabajara de chica, entonces esa no era una posibilidad, al menos en ese momento. Cuando se cerró esa oportunidad, me di cuenta de que había cosas que no estaban tan buenas de la actuación y tenía mis conflictos. Eran dos frentes: la atracción que le veía como hija, y la mirada que tenía mi mamá, relacionada también con la falta de trabajo, si el director la maltrataba, o lo que fuera. 

Noticias: Pero ganó la vocación.
Raggi: La verdad que sí, lo sentí la primera vez que entré a un taller de teatro, a los 22. Hice un seminario con Joy Morris, después me anoté en la escuela de Julio Chávez y al año hice mi primera participación en “Poliladron”. Después Adrián Suar me llamó para hacer un co-protagónico, Carola Casini. Fue un gran desafío. También hice mucho teatro porque es donde se forma el actor y me encanta, sobre todo si encuentro un buen texto, un elenco precioso, un teatro hermoso, un gran director, como sucede en “7 años”. Es una fiesta. Tengo la suerte de tener buenas propuestas para elegir. Teniendo lo económico salvaguardado, hoy ya no tengo la angustia de antes, cuando no trabajo porque tengo más intereses, al margen de la actriz. 

Noticias: ¿Cuáles son esos intereses?
Raggi: Estudiar. Voy a la Escuela de Sanación de Carlos Norberto Ferruelo. En realidad es una escuela de pensamiento analógico en el que estudiamos la condición humana. Soy una curiosa y siempre estudio diferentes cosas. 

Noticias: ¿De qué se trata la Escuela de Sanación? 
Raggi: Es complicado de explicar y no quiero faltar a la verdad, pero lo más concreto que puedo decir es que se estudia la condición humana. Por ende, el universo a partir de las causas y las leyes primeras, la ley de evolución, de supervivencia, de inercia, de trascendencia. Hago terapia personal con esta filosofía desde hace muchos años y me interesé en aprender más. 

Noticias: También estudió religiones encontradas, ¿hay algún hecho que le haya despertado esa curiosidad?
Raggi: Nada especial. Fui educada en la religión católica así que la espiritualidad me llegó de ese lado. No quise tomar la Confirmación a la edad que se hace habitualmente sino muchos años después con una catequista con la que charlábamos mucho. Era como terapia, no me interesaba el sacramento en sí sino tener a un otro con quien hablar de estas cuestiones abstractas. Hice terapia, estudié religiones encontradas, terapias alternativas. Me ocupan esas cuestiones. Soy muy curiosa de eso porque tiene que ver con el autoconocimiento y con el conocimiento en general. Porque si te conoces vos, podes conocer al otro, al mundo, al universo. 

Noticias: Llevan 24 años en pareja con Nicolás y nunca vivieron un escándalo, algo bastante inusual en una pareja del espectáculo. ¿Siempre hay armonía?
Raggi: No hay fórmulas secretas ni reglas. Si hay amor y estás feliz al lado de alguien y hay inteligencia como para poder aceptar los movimientos y las vicisitudes personales y de la pareja, se puede continuar. El enamoramiento va mutando y el cambio está en uno. Hay que aceptar las necesidades de cambio. Si no depositas tus expectativas en el otro, ya le quitas bastante peso a la relación. Si no siempre estás pensando que el otro no te da lo que vos querrías. No hay que proyectar tus propias carencias naturales. Y si tengo necesidades, tengo que ver cómo me las colmo yo. Eso es lo primordial. Hay que aprender y aceptar que el amor se transforma. Pero más allá de todo eso, Nico es el amor de mi vida. La pasamos muy bien, respetamos nuestras diferencias y actividades, cada uno tiene su propia vida al margen del otro, y disfrutamos los momentos juntos. 

Noticias: ¿Sus hijos viven en la casa familiar? 
Raggi: Por ahora sí. Renata tiene 20 años y estudia diseño gráfico. Además canta y a veces hace shows. Y Francisco tiene 18 años y estudia arquitectura.  Sé que alguna vez se van a ir de casa, si no aprendes a soltar y a cambiar, fuiste. 

Florencia Raggi

Noticias: Es abuelastra, ¿cómo se lleva con Toribio, el hijo de Juanita Repetto?
Raggi: No me siento abuelastra. Tengo una relación pero como amiga. Es divino Toribio y a Juana la amo. En nuestra familia los roles no están definidos y no le damos mucha importancia al título.

Noticias: ¿Cómo fue ensamblar una familia con las dos ex mujeres de su marido y varios hijos?
Raggi: Hubo inteligencia emocional, afinidad y somos buena gente. Queremos el bien de todos y pudimos trascender algunas cosas. No fue un esfuerzo. 

Fotos: Marcelo Escayola. Producción: Patricia Mogni (@patriciamogni) 
Peinado: Pitu para Bunhead Studio. Agradecimientos: Etiqueta Negra (@etiquetanegra_m), Teatro El Picadero.

 

Galería de imágenes

Liliana Podestá

Liliana Podestá

Periodista.

Comentarios

Argentina y el mundo

La información más importante del martes 12 de noviembre

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario