PERSONAJES | 21-10-2019 13:38

María Rosa Yorio: “Yo también soy fan de Charly García”

Fue partícipe de una época marcada por la mejor música nacional. Publica un relato de aventura rockera y devela entretelones.

"Charly representaba un hombre distinto a la chatura masculina de ´mocasín´ que reinaba en nuestra amada patria. Un tipo capaz de imponer, en una franja mucho más amplia de la sociedad argentina, una manera de ser que antes no existía. Charly era una manera de pensar. Trajo la libertad a través del rock”, esta y otras cuestiones desempolva el libro debut de María Rosa Yorio, “Asesínenme, rock y feminismo en los años 70”, publicado semanas atrás por Editorial Planeta, y largamente anhelado por antropólogos del rock ávidos de una versión de la historia desde el punto de vista inmejorable de quien fue pareja de Charly García durante ocho años —y madre de su único hijo, Migue García (42)—: una ventana temporal situada en los días del rock naciente; un relato que se pone en marcha cuando un raro larguirucho de anteojos y una bonita cantante del barrio de Retiro le pegan un portazo a la cultura mocasín y salen a la ruta con destino incierto.

En tono confesional, sin acusaciones y con pluma meliflua, que asegura propia y no de ghostwriters, las páginas del libro de Yorio no escatiman en detalles de una aventura rockera que incluye drogas, abortos, infidelidades, entretelones musicales, controversias e incluso intimidades de su posterior relación con Nito Mestre, affaire por el cual cierto sector de la opinión pública la señaló como responsable de la ruptura del dúo Sui Generis. “Hoy me mataría de risa con muchas de la las cosas que viví, pero en ese momento era terrible”, recuerda Yorio, mientras pasea la mirada por la agitada Avenida 9 de Julio de hoy, desde el balcón de La Rosca, la sala porteña donde ensaya.

Con 63 años a sus espaldas, esta naturista cultora del yoga y de la danza, que también practica voluntariado en la parroquia de su barrio, integró en los ´70 la agrupación PorSuiGieco y luego Los Desconocidos de Siempre (junto con Mestre). Inició su carrera solista en los años ´80 y grabó cinco discos que cuentan con éxitos como "Entra, seas bienvenido a casa", "Fanny da bola" y "Haciendo el amor en la cocina". Actualmente da clases de canto, toca en bares y en librerías a cambio de libros, combustible que considera indispensable para el alma.

Noticias: ¿Por qué el libro y por qué ahora?

María Rosa Yorio: Hace mucho me venían buscando. Desde el ´93, más o menos, iba tomando nota de las cosas que a la gente le llamaban la atención, porque a veces uno ni sabe las cosas de la vida de uno que a los demás le interesa, entonces fui recopilando todas las dudas. Vos sabés que están los antropólogos del rock, que son tipos que estudian hasta los mínimos detalles, y me preguntaban qué había pasado las dos horas posteriores de “Adiós Sui Generis”, porque era algo que les faltaba, y yo sabía qué era lo que había pasado y es lo que escribí en el libro. Y esas son las cosas que fui metiendo en el chip, hasta que finalmente, Guido Spina, que es un gran músico y mi compañero tecladista, y es muy fan de García, le comentó a una persona de Editorial Planeta que tenía anécdotas y cosas para contar y ahí fue que se formalizó.

Noticias: ¿Cómo se fue sintiendo durante el proceso de escritura?

Yorio: Pasé por todos los estados de ánimo. Me levantaba muy temprano a la mañana y lo único que hacía era escribir. Soy naturista y el naturista tiene el problema de tener que ir a buscar sus alimentos a un mercado orgánico. Todo eso tuve que pararlo para concentrarme en el libro. Cuando empecé a ver que los capítulos quedaban lindos, que tenían su onda, ahí el disfrute fue muy lindo porque no sabía que iba a poder llevar a cabo el libro. Salvo algunas cosas que los antropólogos del rock me completaron como anécdotas, es un libro de mi puño y letra. Cuando terminé de escribir me puse muy contenta, pero más que nada me sentí fuerte, me trajo mucha vida haber escrito el libro.

Noticias: ¿Por qué el título?

Yorio: No lo elegí yo, lo eligieron ellos, y me pareció piola porque es como que te dice que te voy a contar una historia donde estuve muy mala, muy brava, y después, cuando leés el libro te das cuenta de todo lo contrario. En realidad yo ahí era el corderito inocente que demasiado temprano apareció en el mundo del rock, y que tuvo que ir aprendiendo todo.

Noticias: ¿Sintió en aquel momento que la señalaban como la culpable de la separación de Sui Generis?

Yorio: En un punto sí, porque se simplificó la historia, se me acusó de haber separado a Charly y a Nito. En el libro cuento que después de muchos meses se me acercó una persona a insultarme y a decirme que había sido la causante de separar semejante dúo. Hay que tener mucha fuerza para separar algo que es muy sólido. Por eso el título: en el libro van a ver cuál es la verdadera historia. Era más fácil acusar que darse cuenta de que la vida es mucho más compleja y rica al mismo tiempo.

Noticias: Hablaba recién de haber llegado muy temprano al mundo del rock, ¿cómo era ese lugar para una mujer de 20 años, qué espacio tenía?

Yorio: Había muy pocas mujeres. Estaban Gabriela (Parodi, cantante), Carola Cutaia, Diana Lengua Negra… No eran muchas, más que nada era un mundo de groupies lo que giraba alrededor del rock. Por suerte estaba muy formada, había estudiado en el Coro Nacional de Niños, en la Escuela Nacional de Danzas, había escuchado ya muchos discos de rock nacional, entonces tenía una formación, y cuando me juntaba con ellos lo que hacía era cantar, por eso pude mantener mi profesión, porque entré cantando. A pesar de que me costaba porque era muy tímida, y que me costaba adaptarme a un mundo que era completamente nuevo.

Noticias: En su libro dice que antes las mujeres tenían más rivalidad entre sí y que hoy son más hermanas…

Yorio: Lo de la sororidad femenina es algo que se está imponiendo y es relativamente nuevo… Creo que una de las cosas que hace el machismo, y no lo digo contra el hombre, sino sobre la sociedad patriarcal, es que las mujeres tengan rivalidad entre sí. Eso era bastante común en esa época, y la competencia un poco despiadada. En mi caso, cuando Charly se empezó a poner muy conocido las minas se le tiraban encima en cualquier situación.

Noticias: ¿Cómo lo sobrellevaba usted?

Yorio: Lo sufría mucho… No le pude seguir el tranco a Charly, él quería tener una pareja libre.

Noticias: ¿Cómo era Charly antes de esa popularidad?

Yorio: Tenía algo de barrio, de jovencito que no había tenido roce con muchas mujeres. Digo en el libro que él se puso lindo cuando empezó a tener éxito, cuando empezamos a morfar bien, cuando vio el ascendente que tenía con las mujeres, ahí empezó a dejarse ese pelo rojo largo con el bigote bicolor, se empezó a empilchar mejor y tuvimos un García bello… Por eso, para él fue una revelación conocer una mujer que estaba muy preparada artísticamente, que era muy bonita y que podía aportar.

Noticias: En el libro también dice que uno de sus aportes personales a la cosmovisión de Charly está vinculado a la sensibilidad política y al socialismo, y que salvo León Gieco, la conciencia política no era algo definido en aquel momento del rock nacional…

Yorio: En mi casa había muchos libros de escritores rusos donde contaban la vida de la clase media y de la clase baja, de cómo eran las luchas sociales; mis hermanos estaban muy metidos en política, tenía una rama de la familia que era anarquista, había mucho material de lectura, entonces ya tenía una sensibilidad de lo que era una lucha de clases, y eso fue algo que enseguida le transmití. Y el artista sensibiliza su antena, porque necesita tener material todo el tiempo para poder componer y creo que él realmente lo aprovechó. De hecho, tengo las regalías en intérpretes del disco “Pequeñas anécdotas sobre las instituciones” como una forma de reconocimiento. Un día entré en ADDI (Asociación Argentina de Intérpretes) y me dijeron que tenía que firmar algo y cuando voy a firmar vi que eran la regalías de “Pequeñas anécdotas sobre las instituciones” (1974). Un gran gesto.

Noticias: ¿Cómo es su relación con Charly hoy?

Yorio: En este momento no tenemos ningún tipo de encuentros. Esta semana voy a llevarle el libro y vamos a ver si lo lee porque no suele leer los libros que se escriben sobre él. Me gustaría, por supuesto, que lo lea, creo que él queda muy bien parado. Una de las cosas que pude lograr en la historia es que esté presente el cariño, el reconocimiento, la admiración que le tengo, porque yo también soy fan de Charly. Pienso que le puede llegar a gustar.

Noticias: ¿Lo leyó su hijo?

Yorio: Sé que le llegó el libro en PDF…

Noticias: ¿Cómo describiría su relación con él?

Yorio: Hasta que se fue de casa a vivir con su padre fui una madre tradicional, que está para todo, con toda la presencia… Cuando él decidió irse a vivir allá se me complicó bastante, pero por recomendación, dejé que él siguiera en la casa de su papá, así que ahora sigue siendo a la vieja usanza la relación: me visita poco y muchas veces yo llevo guita…

Noticias: Su libro revela intimidades como sus abortos, sus relaciones sentimentales e impresiones muy personales, ¿cómo se siente hoy que todo eso está publicado?

Yorio: Espero no haber lastimado a nadie, espero que entiendan que yo tenía que contar mi historia, que para mí era necesario y me parecía un filo interesante para el público. Me pareció que es una novelita que incluso da para una película.

Damián Richarte

@DamianRicharte

Fotos: Marcelo Escayola.

Galería de imágenes

Damián Richarte

Damián Richarte

Periodista.

Comentarios

Argentina y el mundo

La información más importante del martes 12 de noviembre

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario