PERSONAJES | 28-10-2019 12:35

Eduardo Sacheri: "Escribir es mirar para adelante"

Lanzó su novela "Lo mucho que te amé". La libertad, la falta de acuerdos sociales y la amenaza de la nostalgia.

Con cada nuevo libro, Eduardo Sacheri se desafía a explorar distintos territorios. En realidad, la intención es obligarse a la libertad. Lo explica fácil: es tan conservador, tradicional y ordenado que le resulta muy fuerte la tentación de repetirse, no solo para vender miles de libros sino para sentirse querido. Es ahí donde él se fuerza a buscar una fórmula cada vez. En su reciente novela, “Lo mucho que te amé” (Alfaguara), se sumerge en el tironeo en el alma de una joven de los años ´50.

Noticias: Sostiene que escribe según lo que necesita. ¿Por qué necesitó escribir “Lo mucho que te amé”?
Eduardo Sacheri: Necesitaba un libro mucho más íntimo que “La noche de la usina” (Alfaguara, 2016), quería irme al ámbito de lo personal, de lo privado; de una persona dudando sobre su criterio moral. 

Noticias: Y eligió que la voz narradora fuera femenina.
Sacheri: Sí, porque si los hombres han sido claramente más poderosos, también hemos tenido más libertades y las condenas morales sobre nuestros actos han tendido a ser menores. Entonces, en este deseo de ir al centro del asunto moral, de la duda y de la angustia, me pareció que esos dilemas era mejor contarlos desde la mujer. Elegí la generación de mi mamá, porque me permitió construir una determinada mirada sobre una sensibilidad, una manera de actuar, de desear, de socializar.

Eduardo Sacheri

Noticias: ¿Cuánto influye la agenda pública en la creatividad de un escritor?
Sacheri: Creo que los temas y las preguntas que están a tu alrededor te impactan. Pero a mí casi me fatiga y me desconsuela la abundancia de respuestas, la perpetua voluntad de respuesta. Vivimos en una época en la que hay mucha gente dispuesta a explicarte verdades diversas. 

Noticias: Es profesor de Historia pero en lo creativo y literario se saca el traje del que explica.
Sacheri: Una cosa es explicar lo que uno sabe, igual uno no las sabe todas. Y está bueno llegar al borde del abismo de lo que sabes. Me parece que hay una necesidad de completar los espacios, como si la duda fuese angustiante, y si es angustiante, ¡angustiate, loco!

Noticias: ¿Usted se angustia fácil?
Sacheri: (piensa) No sé si soy tan fácil de angustiar, trato de no engañarme con soluciones fáciles. Prefiero la angustia a la solución fácil y, en todo caso, construir respuestas frente a la angustia. 

Noticias: ¿Cuánta libertad tiene un escritor así de reconocido?
Sacheri: Ya estoy, esa es la libertad.

Noticias: ¿Cuándo sintió que ya estaba?
Sacheri: Cuando le puedo dejar un departamento a mi hijo y otro a mi hija y una carrera universitaria, ¿qué más necesito?

La herencia es mucho más que bienes materiales. Cuando empezó a escribir, lo movía el entuerto de vérselas con el deseo de ser papá. Quería, pero se le cruzaba inevitablemente su propia historia de hijo: Había quedado huérfano de padre a los 10 años. ¿Podría ser lo que tanto le había faltado? ¿Y si repetía la historia y se moría así de rápido? Esos dilemas lo llevaron a escribir. Hoy Francisco (23) está a punto de recibirse de Ingeniero Industrial y Clara (19) empezó Marketing. Triunfó. La literatura lo mantuvo vivo. 

Sacheri: Si a partir de ahora mis libros no le interesan a nadie; lo voy a lamentar pero podré seguir escribiendo en libertad sobre lo que me surja preguntarme sin la presión de que la familia come de ahí. 

Noticias: ¿Precisó en un momento sentirse ganador? Porque siempre va con un perfil tan bajo que podríamos decir que es un personaje de sus historias: un tipo común y corriente que de repente hace algo extraordinario.
Sacheri: Todos somos tipos comunes y corrientes.

Noticias: Pero no todos hacemos algo extraordinario. Escribir una primera novela, meterse en la adaptación del guión cinematográfico y ganar un Oscar (“El secreto de sus ojos”, 2010), es extraordinario.
Sacheri: Sí, es raro.

Eduardo Sacheri

Noticias: Ganar el premio Alfaguara a la mejor novela 2016, también. 
Sacheri: Es cierto. Tuve la suerte de que esas cosas se agregaron a una buena vida. Para mí es muy importante la paciencia, tenerte paciencia a vos mismo, a los demás. Prefiero pecar de paciente y no de vertiginoso.

Noticias: La novela está atravesada por la discusión política dentro del microclima familiar. ¿Cómo lo tiene la situación social y política? 
Sacheri: Me parece que con bastante desconsuelo. En mi novela discuten desde un acuerdo de convivencia común. Hoy tiendo a ver mucho más difícil la construcción de un nosotros y eso me entristece. 

Noticias: ¿Qué hace con ese registro?
Sacheri: Me lo callo porque la sensación de que no hay modo de ponerte de acuerdo te coloca en un creciente aislamiento. 

Noticias: ¿Tiene algún gran secreto, como la protagonista de su novela, o un desván lleno de historia, como otro de los personajes?
Sacheri: Te diría que tengo una voluntad absoluta de no guardar recuerdos físicos, porque creo que nunca voy a tener la valentía de mirarlos. Mi mujer guardó durante años las carpetas de los chicos, los vídeos de cuando eran bebés o los recuerdos que me dejó mi viejo de Independiente.

Noticias: ¿Qué hizo con ellos?
Sacheri: Están ahí pero sé que me voy a morir sin mirarlos. La amenaza de la nostalgia es extremadamente fuerte para mí. Pienso que escribir también es un modo de seguir mirando hacia adelante.

Noticias: ¿Qué le dice a quienes escriben en el anonimato, como usted a mediados de los ´90?
Sacheri: Primero que si necesitan escribir, lo hagan, les va a hacer bien aunque escriban con los codos. Ahora, si quieren que a otros les llegue, tienen que ser artesanos; y esta artesanía está guardada en los libros ya escritos, me parece muy importante que lean mucho, que muestren su trabajo y que acepten las críticas. 

Noticias: ¿Y si no hay aprobación?
Sacheri: Puede ser que no estén encontrando los lectores adecuados. Si les muestro mis libros a algunos críticos actuales, los van a despedazar. Entonces, a lo mejor no le guste a casi nadie lo que escribís, pero seguí escribiendo. Cuánta gente es buena en lo que hace y no pasó justo el bondi cuando estaba en la esquina. 

Noticias: ¡En su caso más que un bondi pasó un jet!
Sacheri: O varios bondis. Pasó Alejandro Apo y empezó a leer los cuentos en la radio. Después me puse en otra esquina, pasó Campanella y me fui con otro bondi.

Noticias: ¡Que lo llevó a Hollywood! ¿Cómo vive la posibilidad de repetir, con “La odisea de los giles”?
Sacheri: (sonríe) ¿Pero cómo va a pasar? Es cierto que en el cine, si se suman grandes directores, grandes actores y grandes productores, las chances son más. Pero es muy difícil que pase dos veces el mismo bondi…

Noticias: Pero si uno es Sacheri, ¡a lo mejor pasa!
Sacheri: Hay suerte.

Noticias: Y trabajo.
Sacheri: Sí, pero a mí me intranquiliza el discurso del esfuerzo coronado por el éxito, porque estoy repodrido de que el esfuerzo no esté coronado por el éxito. Del montonazo de gente que labura como loca, soy uno de los pocos que tuvo suerte. 

Noticias: Usted nunca imaginó ser escritor ni lo deseó y le salió, opuesto al discurso de “armá tu propio destino”.
Sacheri: No creo que armemos nuestro destino. Tenemos tantas chances de fracasar, que si no hacemos las cosas de nuestra mejor manera, tenemos el 105 por ciento de posibilidades de fracasar. Para bajar del 105 al 99, esforzate e inténtalo. Creo que somos un enorme libre albedrío, con un gran conjunto de condiciones externas que están por fuera de nuestro alcance y ahí vamos como hormiguitas probando acá y allá y en esa dialéctica nos movemos toda nuestra vidita, estamos siempre en esa tensión.

Fotos: Marcelo Escayola.

Galería de imágenes

Valeria García Testa

Valeria García Testa

Periodista.

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario