Friday 21 de June, 2024

POLíTICA | 23-01-2015 20:58

Dolida y furiosa

Qué piensa y cómo vive estos días la ex del fiscal Nisman.

Sandra Elizabeth Arroyo Salgado es la ex esposa del fiscal Alberto Nisman y además es jueza federal de San Isidro. Por estas horas vive un infierno. Tuvo que acelerar su regreso desde Europa cuando se enteró de que Nisman estaba muerto. Hoy solo piensa en buscar justicia, contener y cuidar a sus hijas, Iara (15) y Kala (7). “Voy a hacer todo por mis hijas. Fue un golpe durísimo el que vivieron”, se sinceró en la intimidad.

Arroyo Salgado no cree en la hipótesis del suicidio. Conocía bien a Nisman, del que se había separado hacía tres años y medio. La jueza será querellante en la causa y está dispuesta a trabajar full time para que se pueda saber que pasó. Quiere nuevos peritajes.

Arroyo Salgado fue nombrada jueza en el 2006 por Néstor Kirchner y tuvo varias causas sensibles para los K. Ella llevó adelante el expediente que investigaba la supuesta apropiación ilegal de los hijos de Ernestina Herrera de Noble, Felipe y Marcela. La jueza impulsó las extracciones compulsivas que dieron negativas en el banco de datos genéticos. Se la vinculó a la ex SIDE, como a Nisman.

Hoy la jueza está refugiada junto a sus hijas en un barrio cerrado de zona norte con Sara Garfunkel, la madre de Nisman. Y está furiosa con la revelación que hizo la Presidenta por Facebook, cuando contó que el fiscal había dejado sola a su hija en el aeropuerto de Barajas en Madrid. “Fue una canallada”, dice. Arroyo Salgado se pregunta cómo se enteraron de esos movimientos.

por Nicolás Diana, Francisco Zoroza

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios