Martes 6 de diciembre, 2022

POLíTICA | 04-10-2022 13:13

Conflicto Mapuche: Cuál es la estrategia de Gabriel Boric en Chile, que se diferencia de Argentina

Mientras en Argentina el conflicto recrudece, el mandatario chileno intenta encaminar la negociación por otras vías más relacionadas al diálogo.

El conflicto mapuche volvió a ser noticia luego de que el Comando Unificado de Seguridad de las Fuerzas Federales desalojara a la comunidad lof Lafken Winkul Mapu, que había ocupado tierras en Villa Mascardi, en Río Negro. Del otro lado de la cordillera, el presidente chileno Gabriel Boric viene ensayando una posible resolución que propone prescindir de la represión.

En mayo, a poco de haber alcanzado el poder, Boric decidió la militarización de tierras al sur del país vecino, las que estaban siendo reclamadas por grupos mapuches. Este accionar consistió en un "estado de excepción acotado", donde los militares podían custodiar las rutas y carreteras de la región de La Araucanía, y las vecinas provincias de Arauco y Biobío, para garantizar la protección de la vía pública sin implicar operativos militares. Cabe destacar que alrededor del 10% de la población chilena se identifica como mapuche.

No fue una decisión fácil para el mandatario, ya que el respeto por las comunidades indígenas formó parte tanto de su plataforma política como del proyecto de reforma constitucional que promovió. 

Boric tampoco quería que se asociará su accionar al estado de excepción constitucional de emergencia que su antecesor, Sebastián Piñera, había decretado en octubre del año pasado y que continuó hasta marzo de este año. Y que contemplaba acción directa de los militares con operativos que terminaban con varios arrestos. 

Gabriel Boric y el conflicto mapuche

Además, los sectores más duros de la coalición de izquierda que integra el gobierno cuestionaron al actual Presidente chileno, ya que cualquier despliegue militar era visto como un "recorte a las libertades individuales".

Por este motivo, Boric optó finalmente por no entregarle a las Fuerzas Armadas la autoridad para actuar directamente sobre los mapuches, pero si para custodiar la zona, luego de las protestas de camioneros y trabajadores forestales por la inseguridad, promovida por los grupos originarios más radicalizados. La medida fue exitosa a la hora de contener la crisis interna: la entonces ministra de Desarrollo Social, Jeannette Vega se había opuesto públicamente al estado de emergencia y terminó por respaldar la decisión del mandatario. Lo mismo sucedió con la ministra del Interior de Chile, Izkia Siches.

En junio, el Presidente había anunciado la restitución de 172 hectáreas a familias mapuches situadas en la zona de la comuna Freire, en La Araucanía, al sur de Chile. La comunidad José María Saavedra (unas 50 familias) fue una de las beneficiarias, que constituyó la primer restauración territorial del gobierno de Boric a los mapuches. “Este momento es muy importante porque fueron muchos años de espera para recuperar este territorio del pueblo mapuche y contentos porque con este beneficios vamos a poder desarrollarnos, mejorar las condiciones de vida de nuestras familias, educar a nuestros hijos”, dijo a la prensa Jorge Ancavil, líder de esa comunidad. 

Gabriel Boric y el conflicto mapuche

Más allá de los aciertos que el método de Boric pudiera haber reportado, el conflicto no es tan fácil de resolver. En agosto, el Gobierno chileno a evaluar extender esas medidas a la región de Los Ríos y Los Lagos. “No descarto en ningún caso el uso de las herramientas que la Constitución me otorga para poder garantizar la seguridad de todas las personas. Creo que hay que verlo caso a caso (...) En el Gobierno anterior vivimos en la Región de La Araucanía varios meses bajo estado de excepción y ahora nos encontramos en esta situación. Nos vimos en la obligación de mantenerlo, pero tampoco se solucionó el conflicto”, dijo el mandatario en una entrevista. 

Ese mismo mes, Boric sufrió un revés: tuvo que aceptar la renuncia Jeanette Vega, después de que el servicio local de noticias Ex Ante revelara que uno de los asesores de Vega había estado manteniendo conversaciones con Héctor Llaitul, líder de la organización mapuche radical CAM. Llaitul había sido arrestado como parte de una investigación sobre ataques incendiarios contra activos forestales y por robo de madera.

En Argentina, el problema parece no tener solución. Es que el desalojo de la comunidad mapuche ocurrió luego de que un grupo proveniente de Lafken Winkul Mapu tomará la cabaña central del predio Los Radales, donde integrantes del lof incendiaron un refugio de Gendarmería que, incluso, tenía marcas de disparos. 

Galería de imágenes

Tomás Rodríguez

Tomás Rodríguez

Redactor.

Comentarios