Wednesday 17 de July, 2024

POLíTICA | 10-07-2024 17:37

Diana Mondino, Javier Milei y la Diplomacia Cero

La canciller se ve superada por las continuas peleas del Presidente. La crisis con Brasil y Bolivia.

Diana Mondino está ocupada. La canciller debe contener cada uno de los problemas diplomáticos que el Presidente va sembrando en su camino a cuenta de nada. Lo último que hizo fue disparar contra Luis Arce, el mandamás boliviano, al opinar que lo sucedido en el vecino país fue un “autogolpe montado”. 

Milei venía de hacer escalar un conflicto con Brasil. Lula Da Silva le había pedido que se retracte: “Tiene que pedir disculpas a Brasil y a mí. Él dijo muchas tonterías. Sólo quiero que pida disculpas”, había dicho. Pero el vocero presidencial, Manuel Adorni, aseguró que no había nada de qué arrepentirse. Diplomacia cero.

Caos.

 “No es de extrañarse esta declaración que hace el señor Milei. Tiene conflictos con España, Brasil, Paraguay, ha tenido altercados con Chile también”, protestó Arce luego de leer el tuit de Milei. “En realidad, creo que no ayuda al buen vecindario esa conflictividad que ha mostrado”, completó.

Nadie en el Gobierno pareció alarmado por la nueva disputa que inauguraba el Presidente. De hecho, las críticas esgrimidas por Milei contra el boliviano se formalizaron a través de un comunicado oficial de la cuenta de la Oficina del Presidente, no desde Cancillería que vio de afuera cómo escalaba el conflicto. A raíz de las declaraciones del Presidente, Bolivia convocó en consulta a su embajador en Argentina, Ramiro Tapia, para que se haga presente en la sede de gobierno.

Con Lula la tensión se mantiene desde la campaña presidencial, cuando Milei lo definió como “comunista” y “corrupto”, algo que reiteró ahora. Pero avanzó en las últimas semanas: el liberal argentino no quiere cruzarse con el brasileño, por eso mandó a Mondino a la cumbre del Mercosur. “Es políticamente lamentable que un presidente decida no reunirse con sus socios", manifestó en Brasilia Gisela Padovan, secretaria para América latina de la Cancillería. Adonde sí irá es a una cumbre de Jair Bolsonaro, en Camboriú: seguirá alimentando el conflicto.

Más allá de los incendios que Milei genera, y que Mondino intenta apagar a su paso, en el Ministerio de Exterior lo que asusta es la falta de horizonte. Nadie sabe cuándo ni con quién va a ser la próxima pelea del Presidente: puede ser con el principal importador de gas del país, Bolivia, o con su mayor socio comercial, Brasil. El libertario no mide consecuencias.

Galería de imágenes

En esta Nota

Carlos Claá

Carlos Claá

Periodista político

Comentarios