Lunes 1 de marzo, 2021

TEATRO | 01-02-2021 09:49

Jauría

“Jauría” de Jordi Casanovas. Con Vanesa González y elenco. Dirección: Nelson Valente. Picadero, Pasaje E. Santos Discépolo 1857.

***  Una voz de tono monocorde, advierte en off al público, que los hechos que se narrarán en escena son verídicos: un ataque sexual de julio de 2016 en las fiestas de San Fermín, en Pamplona, España. Durante la madrugada, cinco amigos llevaron a una joven madrileña de 18 años a un portal, la desnudaron y la violaron. Toda la terrible situación fue grabada en video y luego se marcharon tras robarle el celular.

Las imágenes fueron reproducidas en el tribunal donde se juzgó el caso, y mostraban a la muchacha con “los ojos cerrados”, en una actitud “pasiva o neutra”, según los agentes que testificaron. De ahí, que los acusados siempre sostuvieron que las relaciones fueron consentidas.

La Justicia de Navarra los condenó por abuso sexual, no por violación. Los jueces consideraron que las agresiones se produjeron sin consentimiento de la chica, pero que no existió uso de violencia ni intimidación. El quinteto de jóvenes, conocido como “La manada” por el nombre del grupo de WhatsApp que compartían, fue sentenciado a 9 años de cárcel. Pero en 2018 quedaron en libertad provisional bajo fianza.

Esas sentencias generaron una oleada de protestas en España al grito de “no es abuso, es violación” y “yo sí te creo”, en relación con la víctima. Finalmente, en 2019, el Tribunal Supremo de España penó a cada uno de los integrantes a 15 años de prisión.

Cuando se estrenó esta propuesta de teatro documental del dramaturgo español Jordi Casanovas, el proceso jurídico estaba todavía sin cerrar. En el texto no hay nada inventado, todo lo que dicen los protagonistas del suceso y sus abogados, fue pronunciado en el juicio. La puesta de su compatriota Miguel del Arco ponía el acento en lo emocional.

Ahora, en dirección opuesta, la flamante versión porteña, que firma Juan Ignacio Fernández y dirige Nelson Valente, opta por una suerte de fría disección entomológica y demasiado ascetismo visual. Luz tenue, pocas acciones y una escenografía que sólo delimita espacios, no logran encontrar la teatralidad de algo tan árido como resulta una declaración judicial.

Sin embargo, los siempre sólidos Vanesa González, Martin Slipak y Gustavo Pardi, más el promisorio Gastón Cocchiarale, convencen en la carnadura de sus atribuladas criaturas.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Jorge Luis Montiel

Jorge Luis Montiel

Periodista crítico de artes y espectáculos.

Comentarios