Lunes 20 de septiembre, 2021

TEATRO | 09-12-2020 13:49

Un estreno o un velorio

Una obra de M. Carnevale. Con Flavio Mendoza, R. Lavié, C. Barbieri, G. Barbarossa, N. Scarpino y elenco. Dirección: F. Mendoza. Broadway, Av. Corrientes 1137.

**** No sería honesto comenzar este comentario sin señalar algo importante: Flavio Mendoza, en los últimos meses, se erigió en una de las voces más sonoras de los miles de artistas, técnicos y trabajadores escénicos de nuestro país que se quedaron sin trabajo a causa de la prolongada cuarentena obligatoria que sobrevino con la pandemia de coronavirus. El reconocido bailarín, acróbata, coreógrafo y director teatral, no dudó en criticar la inacción sindical y el abandono estatal. Hasta polemizó con criterios de sus pares en la producción y convocó a un concurrido acto, en plena avenida Corrientes, para reactivar la actividad.

A fines de agosto, de cara a una entonces desconocida fecha de reapertura, achicó al treinta por ciento la capacidad del Broadway porteño, el teatro que regentea, de manera tal que las 1.500 localidades quedaron reducidas a apenas 350 para poder mantener una distancia de dos metros entre butacas. Amén de un sofisticado sistema de sanitización para el ingreso de los espectadores; la inversión económica, más el esfuerzo personal y colectivo, son realmente evidentes y ejemplares.

El espectáculo con libro de Marcos Carnevale, y dirección compartida de Mendoza y Nicolas Scarpino, se conoció, primero, en Villa Carlos Paz.

En la trama, ante el aparente y sorpresivo fallecimiento de Vilma Luxor (Carmen Barbieri), legendaria diva de la revista porteña, Nicky Baker (Mendoza) debe suspender un estreno que produce su actual amante. Con este sencillo hilván argumental, un barroco y sofisticado vestuario e impactantes proyecciones visuales que adquieren la estatura de escenografía, se puede apreciar el aceitado histrionismo de los estupendos Georgina Barbarossa, Nicolás Scarpino, Barbieri, y la bella voz de Patricio Arellano. Admirable también el intacto poderío vocal y carisma del gran Raúl Lavié al entonar una poderosa versión del emblemático “El día que me quieras”. Además, la bienvenida capacidad que tiene Mendoza para reírse de sí mismo y desplegar bellas acrobacias junto a un versátil equipo de bailarines, cantantes y acróbatas (se destaca el promisorio Franco Rau). En suma, una gran producción donde el entretenimiento está asegurado.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Jorge Luis Montiel

Jorge Luis Montiel

Periodista crítico de artes y espectáculos.

Comentarios