Opinión / 24 de enero de 2014

La izquierda también existe

Mal que les pese a los progres, el poder cultural, o sea, el relato, es una cosa y el político es otra.

DES-UNEN. En el espacio integrado por Carrió, Pino Solanas, Cobos y Binner hay más peleas que coincidencias.

Si todo dependiera del relato, el próximo presidente sería un izquierdista. Tanto en la Argentina como en el resto de América latina y Europa, la izquierda ha triunfado en la guerra cultural. Es hegemónica. Palabras como “derecha” y “conservador” o, peor, “neoconservador” y “neoliberal”, son empleadas aquí por los decididos a escrachar a los sujetos así calificados. Para ser un intelectual respetado, es necesario rendir homenaje a los prohombres del progresismo internacional. Cuando del lugar en la jerarquía cultural que les corresponde a los escritores de tiempos recientes se trata, pocos académicos, “artistas” o periodistas, sin excluir a los de medios que a juicio de los bienpensantes son reaccionarios, se animan a cuestionar la ortodoxia imperante.

Pero, mal que les pese a los progres locales, el poder cultural, o sea, el relato, es una cosa y el político es otra. Aunque se afirman resueltos a ayudar a los sectores más rezagados, los pobres que los conforman suelen votar por populistas presuntamente corruptos a cambio de limosnas distribuidas a través de los aparatos clientelares, cuando no por “derechistas” que, creen, serán más capaces.

Para quienes se ubican en lo que llaman “el espacio progresista”, dicha realidad es deprimente. Si bien saben que en las semanas últimas el país se ha acercado al borde de una convulsión socioeconómica e institucional de proporciones alarmantes, prevén que la mayoría de las víctimas en potencia de lo que podría suceder supondrá que “la solución”, si es que hay una, se verá aportada por Sergio Massa, Daniel Scioli o, quizás, Mauricio Macri, no por Hermes Binner, Ernesto Sanz, Julio Cobos, Pino Solanas, Margarita Stolbizer o Elisa Carrió.

 

6 comentarios de “La izquierda también existe”

  1. ZURDITOS CADA VEZ QUE AGARRARON ALGO,
    LO ENSANGRENTARON, LO ROBARON Y LO PERDIERON
    QUIEREN SER EXITOSOS
    LEAN AL
    GENERAL JOSE DE SAN MARTIN Y AL GENERAL BELGRANO
    QUE ASI QUEREMOS SER DE ACUERDO A SUS EJEMPLOS
    NO DE LOS DE FIDEL NI PERON

  2. la “argentina fue mas pequeña que buenos aires” y es imposible que en la republica de la nacion argentina existan partidos politicos de izquierdistas ahi ves tu a la “flor del ejemplo kirchner fernandez” disfraza de cheguevarista con porros en la mano y filmando un comercial contra el estado de la corona britanica por los treinta años de la perdida en la guerra de malbinas y tiempo despues la vez con un crucifijo en la mano mendigando estudios de cine en las calles de londres,inglaterra” y aqui en la cinematografia chilena estamos alerta de esta exentrica empresaria del cine de la derecha argentina “flor del ejemplo kirchner fernandez” porque no sabe que la argentina fue mas pequeña que buenos aires y desafio al sindicato de cine publicitario chileno

  3. Tanto bla bla de Nielsen tirando palos a todo aquello que tiene un atisbo social y sin embargo en su amada economia de mercado de EEUU los “progresos” neoliberales no son muy positivos, Obama cito que en los 50 la participacion del 10 % mas rico era el 33 % del ingreso y ahora es el 50 %, el salario de un CEO era 20 o 30 veces superior al sueldo promedio de la economia y ahora es 280 veces mayor !!…ese es el “progreso social” que quiere para el pais??, recuerde al General “ni yanquis ni marxistas, peronistas”

    1. Para poder insistir cómodamente en sus errores descalifican las observaciones de sus adversarios sin necesidad de conocerlas, siempre encaminadas a tratar de destruir a los autores, no a sus ideas. dice:

      Izquierdistas rudimentarios son prisioneros de una injustificada arrogancia, para poder insistir cómodamente en sus errores descalifican las observaciones de sus adversarios sin necesidad de conocerlas, siempre encaminadas a tratar de destruir a los autores, no a sus ideas, y muy especialmente cuando se refieren a personas de izquierda o ex comunistas que han escapado de la secta y contaban sus valiosas experiencias, como Arthur Koestler, André Malraux, Albert Camus, George Orwell, John Dos Passos, Octavio Paz, Joaquín Maurín, Eudocio Ravines, Mario Vargas Llosa, Plinio Apuleyo Mendoza, Jorge Semprún y otras varias docenas de valiosos intelectuales y pensadores desencantados con la praxis marxista-leninista, invariablemente calificados como “lacayos al servicio del imperialismo”.

      Para la izquierda reaccionaria los adversarios ideológicos son siempre “gusanos”, “apátridas”, “vendepatrias”, “lamebotas del imperialismo”, es decir, una gentuza infrahumana que se puede suprimir sin contemplaciones. Decir “destituyente” o “golpista” prolonga la serie de nombres de un mismo personaje que se pretende suprimir.

      Esto lleva a crear un lenguaje compatible con el odio, inevitablemente precursor de la agresión. El grupo gobernante padece la fijación de su odio visceral al periodismo desde su prehistoria santacruceña. Eso no cambió en treinta años de ocupar administraciones comunales, provinciales y nacionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *