Personajes / 12 de Febrero de 2014

Cintia Garrido: “Ser el molde de otros te deja un poco vacía”

Surgió del reality “Super M”, desfiló en Europa y EE.UU, y está enfocada en el management de la moda. Custo Barcelona y Kate Moss.

Nació en el pueblo bonaerense de Pérez Millán. A los 18 era modelo de Paco Rabanne en París. Dice que está sola y es de relaciones largas.

Lo saben todas las modelos: sus carreras tienen una fecha límite, no tan lejana. Por eso, desde el comienzo suelen ir definiendo su siguiente proyecto y con pequeños pasos van allanando el camino. Y las bifurcaciones suelen ser dos: decantar en la conducción y/o actuación, u otra más solitaria: continuar involucradas en el mundo fashion, pero desde el diseño o el negocio. En este sendero está embarcándose Cintia Garrido, que aunque conoce los bemoles de la industria por la marca de ropa de su mamá, Miss Camelot, hizo en Londres un curso de branding y otro de retail business en la universidad Saint Martins, para entender más el negocio de la moda.

cintia-garrido

Noticias: ¿Su idea es profesionalizarse?
Cintia Garrido: Mi trabajo en el modelaje nunca me permitió estudiar una carrera larga, pero siempre tuve interés por los cursos. Además de los que hice en Londres, estoy evaluando empezar otros en el 2014 en la Modern American School of Design de Buenos Aires o quizás nuevamente en el Fashion Institute of Technology de Nueva York. Creo que hay que tener metas, y quiero encontrar una veta de la moda que me nutra.

Noticias: ¿Quizás tener su propia marca de ropa, como su mamá?
Garrido: Si bien ahora no está produciendo, Miss Camelot sigue existiendo. Mamá falleció hace tres años y yo me hice cargo. Pero me di cuenta de que no era lo mío. La moda es mi pasión, pero me interesa más el management del negocio. Mi meta hoy es potenciar gente talentosa.

Noticias: ¿Siempre tuvo en claro que el modelaje tiene una vida útil corta?
Garrido: Lo tuve siempre presente, más allá de que se te cae todo y ya no tenés 20 años. Estoy en contra de las cirugías, nunca me operé las lolas y jamás me estresé demasiado por mi cuerpo. Pero la vida útil no es solo por los cambios físicos, sino porque se necesita algo más profundo. Yo necesité relacionarme con lo creativo, ser siempre el molde de la creatividad de otro te deja un poco vacía.

cintia-garrido-2

Sin embargo, desde hace dos años la carrera de Cintia cobró otro vuelo en el ámbito local. Trabajó mucho en el exterior (“Comencé a los 18 años siendo modelo de prueba para Paco Rabanne en París”, recuerda), desfiló para Custo Barcelona, frecuentó al célebre fotógrafo Mario Testino y a la top model Kate Moss, pero aquí recién en el 2011 se asoció su nombre con la cara que aparecía en campañas gráficas. “Después de diez años de carrera, entendí cómo funciona el sistema y logré resaltar del resto. Mostrar actitud, pero sin ser polémica ni mediática, me distinguió”, razona. Entre esas distinciones estuvo la invitación del diseñador Fabián Zitta a ser su modelo en el Fashion Week de Nueva York.

Noticias: ¿Cómo le gusta vestirse?
Garrido: Soy muy ecléctica. Tengo días en que estoy mucho más lady y otros más rea y “grunge.” Cuando estoy de entrecasa o no tengo nada especial que hacer, mezclo mucho. Pero me gusta estar vestida correctamente para cada ocasión.

Noticias: ¿Quién la acompañó cuando a sus 18 se fue a París?
Garrido: Mi mamá. Siempre mi familia me contuvo mucho. Las drogas, el alcohol y los excesos abundan, y si no tenés los valores bien puestos, es complicado. En el exterior las agencias son muy exigentes y la mayoría de las chicas que están trabajando en Europa tienen problemas de bulimia o anorexia. El mercado impone un modelo difícil de cumplir.

Noticias: ¿Nunca cayó en eso?
Garrido: Tuve etapas en las que me pidieron que bajara de peso, pero nunca dejé de comer ni caí en la obsesión. Hay que saber que, en realidad, no es tan importante el trabajo. Veo chicas que anhelan muchísimo ser modelos, pero desde un lugar de ego muy errado. No hay que hacer esto por el reconocimiento, sino porque realmente se disfruta. Primero está uno y después está el trabajo. Pero ese mensaje se distorsiona con las exigencias, y puede ser peligroso.

Noticias: ¿Siempre lo tuvo tan claro?
Garrido: Tuve mucha suerte, porque mi genética me ayudó: siempre fui flaca, y de chica sufría porque se burlaban de mí en el colegio. Pero cuando empecé a crecer me jugó a favor. Aunque después de los 25 años cambia un poco el cuerpo y el metabolismo. Hoy soy más consciente de lo que como. Pero nunca caí en la obsesión, primero pensé en mí y después en lo que me exigían. Igual, sé que no es lo común. Hay agencias conscientes y otras terribles…

Noticias: Usted se cambió de agencia. ¿Por qué se fue de Dotto?
Garrido: Sí, pero no fue por eso (ríe). Ahora estoy con Esmeralda Models, donde también doy cursos, me hace sentir más útil que ser solo modelo. A partir de que murió mi mamá tuve dos años de mucho trabajo con su marca, y debí bajar mi exposición como modelo. No podía tener una agencia grande atrás, así que viré a una manager personal, con más paciencia y posibilidad de ocuparse de mis tiempos. Hasta que pasé a Esmeralda Models, ya con otro perfil y otros proyectos.

Noticias: ¿Tiene amigas dentro del ambiente del modelaje?
Garrido: Tengo muchas conocidas buena onda, compañeras de trabajo, otras con las que quizás no me llevo tan bien, y otras que son amigas muy cercanas. Son pocas, pero hay personas supervaliosas.

¡Lee la nota completa de NOTICIAS suscribiendote a la revista!

Fotos: Christian Welcomme. Producción y make up: Esteban Vedia. Agradecemos a Verónica de la Canal, S-Mode, Claude Benard, Las Juanas Night y El Pejerrey Club (locación). 

 

Comentarios de “Cintia Garrido: “Ser el molde de otros te deja un poco vacía””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *