Opinión / 21 de Febrero de 2014

En el espejo venezolano

Ambos países se están deslizando hacia la bancarrota en medio de una violenta tormenta inflacionaria.

MADURO. La salvaje represión del aliado venezolano de CFK conmovió al continente.

Cristina y los personajes variopintos que la rodean tienen buenos motivos para sentirse alarmados por lo que está sucediendo en Venezuela. Temen que su propio proyecto termine como “el socialismo del siglo XXI” que, antes de morir, el comandante Hugo Chávez dejó en manos de Nicolás Maduro, un ex sindicalista tan torpe que parece haber salido de las páginas de una novela satírica.

Con todo, si bien la conducta esperpéntica del hombre que habla con su líder muerto reencarnado en un pajarito ha hecho aún más surrealista el drama que está viviendo el país hermano, sería injusto culparlo por el desastre en que le ha tocado desempeñar un papel protagónico.

Lo mismo que el “modelo” de Cristina, el armado por Chávez se está cayendo en pedazos porque se basa en la idea descabellada de que, por ser inagotables los recursos económicos, lo único que tiene que hacer un gobierno popular es gastarlos. Es lo que hicieron los dos mandatarios sin pensar en la posibilidad de que llegara un día en que la alcancía quedara vacía y que, como en países gobernados por gente menos imaginativa, tendrían que cuidar los centavos.

Desgraciadamente para decenas de millones de personas, la mezcla mágica de dinero y voluntad “revolucionaria” ensayada por Chávez y los Kirchner ha resultado ser peor que inútil. A pesar de los vaya a saber cuántos miles de millones de dólares aportados por el petróleo a las arcas del gobierno venezolano o por la soja a la caja de Cristina, ambos países se están deslizando hacia la bancarrota en medio de una violenta tormenta inflacionaria.

Venezuela lleva la delantera, ya que el costo de vida sube a más del 50 por ciento anual, pero los hay que creen que en los meses próximos la Argentina podría alcanzar e incluso superar a su gran rival en la frenética carrera hacia el abismo. En Venezuela, el impacto del desaguisado económico ha sido feroz. Faltan alimentos a precios accesibles para los pobres, papel higiénico y, desde luego, papel para los odiosos diarios no revolucionarios que han tenido que achicarse. En la Argentina, muchos supermercados están comenzando a asemejarse a los venezolanos.

 

11 comentarios de “En el espejo venezolano”

  1. Un grito convocante cruza la geografía venezolana : "¿Quienes somos?, Estudiantes!! ¿Qué queremos?, Libertad!!" dice:

    Y hoy resulta, que setentistas gagá y los que se consideran herederos de los actores del enfrentamiento armado que enlutó al país en los 70′. Que dicen tener la Memoria y los DDHH de su lado. Hoy están del lado de las balas de los represores que asesinan a estudiantes por pensar distinto.

    Piden pruebas, y no les alcanza con las fotos, videos y los testimonios de los familiares de las víctimas. Veo que han recuperado la vieja costumbre de dudar de los reprimidos para defender a los represores. Eso sí que es tener Memoria.

    Tan barato resultó todo, tan barato resultaron los ideales que decían esgrimir. Sólo bastó que un Estado militarizado empezara a matar civiles, para estar del lado del que tiene todas las balas !!!!

    Pero en estos días, se te complica el asunto. Porque ves que le dan palo y bala a civiles sin el mínimo reparo. Porque ves que matan a una joven impunemente. Te cuesta digerirlo. En Venezuela balean estudiantes, jóvenes como vos. Como vos, que ayer soñabas con el mayo francés y hoy tenés el balero lleno de preguntas. Pensás: ¿puedo realmente convencerme de que esas personas manifestándose son en realidad agentes del imperio yanqui? ¿Me voy a poner del lado de la policía, del lado de las balas? ¿Voy a cruzar este nuevo límite?

    Vos sabés la respuesta. Claro que lo vas a hacer. Vas a tragarte el sapo de nuevo. Vas a empujar tus instintos, que te dicen que eso está mal, bien al fondo del placard. ¿Por qué? Porque no podés dar un paso atrás. Ni ahora, ni nunca. Porque hacerlo sería reconocer que fuiste un idiota todo este tiempo. Y la Patria será Grande, pero tu ego es mucho más grande. Y el progre es el que más minitas gana en la facu. Y hay que ver lo que te costó aprenderte párrafos de Las venas abiertas de América Latina. Y jugar a la revolución desde un smartphone sigue siendo súper divertido. ¡Y mirá si admitís que te equivocaste en algo y mañana -quién te dice- no tengas que reconocer que te equivocás en otra cosa!

    No, no. Total qué te importa si, en última instancia, Venezuela queda re lejos.

    Bancá los trapos. Creá uno, cien, mil Vietnam. Patria, socialismo o muerte. Dale para adelante. Hoy te toca justificar a la policía que dispara a civiles pacíficos. Divertirte. Que te apetezca.

  2. Neilson es un lujo en sus análisis. Lo es, desde que publicaba en el Buenos Aires Herald, en épocas de Isabel y “el Brujo”· López Rega, información de los “Monto” (operativos, cifras) como también de las AAA de López Rega

  3. Un grito convocante cruza la geografía venezolana : "¿Quienes somos? Estudiantes!! ¿Qué queremos?, Libertad!!" dice:

    Y hoy resulta, que setentistas gagá y los que se consideran herederos de los actores del enfrentamiento armado que enlutó al país en los 70′. Que dicen tener la Memoria y los DDHH de su lado. Hoy están del lado de las balas de los represores que asesinan a estudiantes por pensar distinto.

    Piden pruebas, y no les alcanza con las fotos, videos y los testimonios de los familiares de las víctimas. Veo que han recuperado la vieja costumbre de dudar de los reprimidos para defender a los represores. Eso sí que es tener Memoria.

    Tan barato resultó todo, tan barato resultaron los ideales que decían esgrimir. Sólo bastó que un estado militarizado empezara a matar civiles, para estar del lado del que tiene todas las balas !!!!

    Pero en estos días, se te complica el asunto. Porque ves que le dan palo y bala a civiles sin el mínimo reparo. Porque ves que matan a una joven impunemente. Te cuesta digerirlo. En Venezuela balean estudiantes, jóvenes como vos. Como vos, que ayer soñabas con el mayo francés y hoy tenés el balero lleno de preguntas. Pensás: ¿puedo realmente convencerme de que esas personas manifestándose son en realidad agentes del imperio yanqui? ¿Me voy a poner del lado de la policía, del lado de las balas? ¿Voy a cruzar este nuevo límite?

    Vos sabés la respuesta. Claro que lo vas a hacer. Vas a tragarte el sapo de nuevo. Vas a empujar tus instintos, que te dicen que eso está mal, bien al fondo del placard. ¿Por qué? Porque no podés dar un paso atrás. Ni ahora, ni nunca. Porque hacerlo sería reconocer que fuiste un idiota todo este tiempo. Y la Patria será Grande, pero tu ego es mucho más grande. Y el progre es el que más minitas gana en la facu. Y hay que ver lo que te costó aprenderte párrafos de Las venas abiertas de América Latina. Y jugar a la revolución desde un smartphone sigue siendo súper divertido. ¡Y mirá si admitís que te equivocaste en algo y mañana -quién te dice- no tengas que reconocer que te equivocás en otra cosa!

    No, no. Total qué te importa si, en última instancia, Venezuela queda re lejos.

    Bancá los trapos. Creá uno, cien, mil Vietnam. Patria, socialismo o muerte. Dale para adelante. Hoy te toca justificar a la policía que dispara a civiles pacíficos. Divertirte. Que te apetezca.

  4. Un grito convocante cruza la geografía venezolana : "¿Quienes somos? Estudiantes!! ¿ Qué queremos?, Libertad!!" dice:

    Y hoy resulta, que setentistas gagá y los que se consideran herederos de los actores del enfrentamiento armado que enlutó al país en los 70′. Que dicen tener la Memoria y los DDHH de su lado. Hoy están del lado de las balas de los represores que asesinan a estudiantes por pensar distinto.

    Piden pruebas, y no les alcanza con las fotos, videos y los testimonios de los familiares de las víctimas. Veo que han recuperado la vieja costumbre de dudar de los reprimidos para defender a los represores. Eso sí que es tener Memoria.

    Tan barato resultó todo, tan barato resultaron los ideales que decían esgrimir. Sólo bastó que un estado militarizado empezara a matar civiles, para estar del lado del que tiene todas las balas !!!!

    Pero en estos días, se te complica el asunto. Porque ves que le dan palo y bala a civiles sin el mínimo reparo. Porque ves que matan a una joven impunemente. Te cuesta digerirlo. En Venezuela balean estudiantes, jóvenes como vos. Como vos, que ayer soñabas con el mayo francés y hoy tenés el balero lleno de preguntas. Pensás: ¿puedo realmente convencerme de que esas personas manifestándose son en realidad agentes del imperio yanqui? ¿Me voy a poner del lado de la policía, del lado de las balas? ¿Voy a cruzar este nuevo límite?

    Vos sabés la respuesta. Claro que lo vas a hacer. Vas a tragarte el sapo de nuevo. Vas a empujar tus instintos, que te dicen que eso está mal, bien al fondo del placard. ¿Por qué? Porque no podés dar un paso atrás. Ni ahora, ni nunca. Porque hacerlo sería reconocer que fuiste un idiota todo este tiempo. Y la Patria será Grande, pero tu ego es mucho más grande. Y el progre es el que más minitas gana en la facu. Y hay que ver lo que te costó aprenderte párrafos de Las venas abiertas de América Latina. Y jugar a la revolución desde un smartphone sigue siendo súper divertido. ¡Y mirá si admitís que te equivocaste en algo y mañana -quién te dice- no tengas que reconocer que te equivocás en otra cosa!

    No, no. Total qué te importa si, en última instancia, Venezuela queda re lejos.

    Bancá los trapos. Creá uno, cien, mil Vietnam. Patria, socialismo o muerte. Dale para adelante. Hoy te toca justificar a la policía que dispara a civiles pacíficos. Divertirte. Que te apetezca.

  5. Te odiamos maduro ,bigotudo ladron .Sos una verguenza de presidente igual que la nuestra,lo unico que queres es robar pajarico!!

  6. Con la mentalidad de dinosaurio neoliberal de Nielsen si China aplicara sus ideas habria 500 mega millonarios y 999.999.500 habitantes en la pobreza …pero con gran eficiencia macroeconomica no?

  7. al señor Neilson, no le sirve la democracia si no que se obedezca a las corporaciones de las que es empleado,a como de lugar,! penoso ocaso!.-saludos, Hector.-

  8. El sarcasmo con que escribe sus notas,las cuales bordean con el humor negro son inigualables.Sinceramente lo felicito.Ahora me voy a llorar un rato al rincon…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *