Cultura / 29 de agosto de 2014

El sueño argentino

Karl Ove Knausgård es el autor de culto del momento. Noruego y prolífico, cuál es su relación con nuestro país.

Por

La primera vez que escuché hablar de la Argentina tenía 9 años, fue durante el Mundial de 1978 y el recuerdo –el estadio repleto de papelitos, como en un sueño y los jugadores (¿Mario Kempes no era uno de ellos?)– ha permanecido en mí desde esa época. (…) Para mí todavía tiene la calidad del sueño, por eso primero llamé ‘Argentina’ a mi libro. ‘Argentina’ simplemente significa ‘El otro lugar’”. Estas palabras pertenecen al autor de culto del momento. Su nombre es Karl Ove Knausgård, tiene 46 años, es noruego y escribió una novela en 6 tomos titulada “Mi lucha”. El primer volumen se publicó en 2009 y causó sensación, no sólo por el título (que cita el célebre manifiesto de Hitler) sino también por el contenido: un relato pormenorizado de los días y los pensamientos de un padre de familia joven, que trata de sorprender al mundo con una gran novela.

La cita del comienzo es la respuesta a una pregunta de NOTICIAS, que lo entrevistó vía email en 2012 a propósito del lanzamiento del primer tomo de “Mi lucha” en el país. El nombre de la novela, para no herir susceptibilidades, en español cambió a “La muerte del padre” (Anagrama).

Por estos días, se ha lanzado el segundo tomo de la serie, “Un hombre enamorado”, y el plan es publicar el tercer volumen (“La isla de la infancia”) en 2015.

En Nueva York, su visita causó furor. La gente aguantó largas colas para presenciar las entrevistas públicas que le hicieron famosos escritores como Zadie Smith o Jeffrey Eugenides. La fama que ya lo tortura en Suecia (su país de residencia) y Noruega (su país natal) hoy se volvió planetaria, en parte, gracias al impecable trabajo de su famoso agente literario, el “Chacal” Andrew Wylie. Justamente, cuando Wylie visitó nuestro país este año, no hizo más que referirse elogiosamente a Knausgård, la nueva estrella de su agencia.

La historia. El siglo XX ha sido prolífico en novelas sobre “la nada”. Y “Mi lucha” parece ser la última versión de esta ocurrencia que ha tenido ejemplos célebres como Joyce y Proust. Knausgård confiesa que le da pudor que lo comparen con el autor de “En busca del tiempo perdido”, o con Sebald, otro escritor con el que suelen parangonarlo.

En el caso del noruego, la “nada” que describe a lo largo de seis tomos es tan cotidiana, que parece increíble que alguien pueda hacer ficción atractiva con tan poco. Pero lo logra. Es simple, es divertido, es profundo.

El efecto adictivo de sus textos se ha convertido en leyenda. Por ejemplo, se dice que en Noruega la gente está tan obsesionada con sus libros que en las empresas hay un día en la semana en el que está prohibido hablar de Knausgård. Es mentira, pero lo repite y lo cree todo el mundo.

Acosado por la fama y el éxito, por estos días el bestseller noruego es inhallable. Las posibilidades de que visite alguna vez el país que casi le da título a su obra, se volvieron remotas. Ironías del destino, el hombre que amaba a Maradona –según cuenta en una nota de El País– hoy transporta en su auto una muñeca de Violetta, la chica argentina que sus hijas idolatran.

Adriana Lorusso

EDITORA de Cultura de NOTICIAS

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *