Costumbres / 5 de Diciembre de 2014

EMPRENDEDORES

Famosas con marca propia

Entre las celebrities es cool tener etiqueta personal o diseñar para una firma célebre. Hablan Candelaria Tinelli, Lucía Celasco y Zaira Nara. Fotos.

Por

Convertidas en diseñadoras de moda, Micaela y Candelaria mantienen un delicado equilibrio entre un perfil bajo y cool y el usufructo de su famoso apellido. Con título en mano de Diseño de Indumentaria y secundada por dos socios –Romina Pigretti de Love Miuka y Luciano Abitbout de Doma–, Micaela inauguró en 2012 el primer local de Ginebra en Palermo Soho.

Luego de su experiencia con una colección cápsula para la juvenil Muaa!, Candelaria Tinelli se entusiasmó y creó Madness Clothing con su amiga Tatiana Saal. La marca empezó con un showroom en el atelier de la amazona y al tiempo desembarcó en Palermo. “Ambas estábamos con ganas de poder tener nuestro espacio para compartir lo que nos gusta, lo que usamos. Para que la joven que se ´anima a algo más´ pueda jugar con la moda y vestirse sin reglas”. Comprometida al ciento por ciento con el proyecto, Cande cuenta que se ocupan de todo solas, desde comprar las telas, hacer accesorios y reunirse con los proveedores hasta buscar talleres y decorar el local. “Lo que hacemos está inspirado en marcas norteamericanas como Urban Outfitters y Forever 21. Estamos al día con todo lo que pasa afuera. Apuntamos a ser diferentes”, señaló Candelaria Tinelli a NOTICIAS.

Guillermina Valdes se integró rápido al clan y cobró un impulso imparable para realizar sus cuentas pendientes. El año pasado lanzó Valdez, la firma de zapatos que creó con Fabián Paz.

Al compás de la tendencia internacional con modelos como Elle Macpherson, Dita Von Teese y Gisele Bundchen al frente de sus líneas Intimates, Ivana Figueiras sucumbió al fenómeno. La otra ex de Sebastián Ortega llegó al negocio casi por casualidad. Las socias fundadoras de Pompavana la convocaron para que fuera la cara de la marca. Pasado un tiempo la volvieron a llamar, pero para ofrecerle convertirse en socia. Luego de hablarlo con su padre, el empresario Marcelo Figueiras, –quien financió el proyecto– aceptó. “Es difícil, hay que remarla y no bajar los brazos. Confío en lo que hago y voy para adelante”. Fanática de Victoria´s Secret, confiesa que cuando viaja se pasa horas en los shoppings. Solo con venta online, el objetivo de Pompavana es abrir el primer local en 2015. “Participo en todo. ¡El otro día estaba contando ganchitos de corpiños!”.

Aquí y en el mundo, el matrimonio entre moda y celebridades funciona, da dividendos y amplia la capacidad de acción tanto de las famosas como de las marcas. A continuación, un breve resumen de los negocios fashion de las famosas y las diferentes variantes de contratos con los que se lanzan a las pasarelas.

Apellidos. Igual que otras nenas, cuando era chica a Lucía Celasco le gustaba disfrazarse, ponerse tacos y desfilar frente al espejo. Pequeña diferencia. Lo hacía con las prendas de Susana Giménez. Convertida en “it girl” y “cool hunter” de la revista de su abuela, presentó su colección cápsula para “Como quieres que te quiera”. “A mi abuela le encantó. Me dio miles de consejos y tips para que me vaya bárbaro”, contó a NOTICIAS.
Actriz, modelo, cantante y artista plástica, Flor Torrente realizó una micro colección para Lázaro y más tarde probó con etiqueta propia. La heredera de Araceli González creó junto a su amiga, la diseñadora Agustina Bruzon, la marca de carteras y accesorios Helicia, de la que además es imagen.

Clara Darín llegó a la moda a través del arte. “Después de dos años estudiando Bellas Artes me di cuenta de que estaba bloqueada, que no me animaba a lanzarme a ´crear´ más allá de los trabajos para la facultad. Había hecho un curso de serigrafía y con mi íntima amiga de los dos años queríamos arrancar un proyecto juntas. Combiné las dos cosas y me puse a dibujar y a estampar en el fondo de casa”. Con la ayuda económica de su mamá fundó Sarasa, firma que pretende trascender la mera marca para generar muestras de arte y festivales de música. “Cuando le conté a mi familia dijeron que estoy loca, jaja. No, mentira. Mi papá (Ricardo) se preocupó cuando me vio etiquetando ropa hasta las cuatro de la mañana. Pero está contento con sus remeras. Mi hermano (el “Chino”) las tiene todas, es mi mejor modelo, las Sarasas le quedan pintadas”, expresó entusiasmada.

Mariela Mociulsky y Ximena Díaz Alarcón de Trendsity explican el mecanismo de este tipo de negocios. En el caso de una colaboración con una marca “a las celebridades les conviene porque son contratos interesantes, les da una visibilidad extra y encima les pagan. Se trata de un noviazgo, una relación ‘win-win’ en que los dos ganan, y la marca incorpora atributos que antes no tenía”.

Amigas. Que las actrices aman la moda no es novedad. Pasó con la línea de Calu Rivero y Complot y sucede en cada temporada con Julieta Cardinali para Clara Ibarguren; sin olvidar a la consagrada Las Oreiro. Otra que pegó el salto fue Leonora Balcarce con su colección de remeras No Disco.

Actualizada con las últimas tendencias, fan de las revistas fashion y de viajar para ver vidrieras y colecciones mundiales, la incursión de Zaira Nara no sorprende. También con su mejor amiga, la modelo Flor Salvioni, presentó Frany and Zoey, en donde fusionó el estilo cool y trendy de la blonda con su feminidad y sensualidad. La menor de las Nara explicó: “tratamos de dividirnos las tareas, pero somos súper obsesivas y queremos estar en todo. Desde la creación de cada prenda hasta que la colgamos en el local”. Con una clienta como Wanda es difícil que les vaya mal. “Cada vez que viaja a Bs. As. pasa por la tienda de Palermo. Le mandamos fotos de las colecciones ¡y quiere todo!”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *