Sociedad / 10 de junio de 2015

De Bruce a Caitlyn: el precio de ser mujer

El patriarca de los mediáticos Kardashian desembolsó más de 100.000 dólares para lograr un aspecto femenino. Hormonas y cirugías.

Por

La transformación de Bruce Jenner: de los años 70 (derecha) a hoy.

Llámenme Caitlyn”, pide Bruce Jenner, el ex medallista olímpico y patriarca de la mediática familia norteamericana Kardashian, en la tapa de la revista Vanity Fair. Él mismo se encargó de contar su travesía personal, una transición que tuvo un alto costo, tanto monetario como sentimental. Esta personalidad televisiva enfrentó un proceso de transformación de género bajo la lupa de todos los medios y después de muchas cirugías estéticas se animó a mostrarse como una “femme fatale” en la portada de esa prestigiosa revista femenina. ¿Cuánto le costó a Jenner esta transformación? Es lo que trataremos de responder en esta nota.
Bruce se hizo conocido en 1976 luego de conseguir la medalla de oro en decatlón en los Juegos Olímpicos en Montreal. El ex deportista tiene seis hijos biológicos fruto de tres matrimonios y también crió a los cuatro de Kris Jenner, su última pareja. Bruce y Kris, junto a Kourtney, Kim, Khloe, Rob y las hijas de ambos, Kendall y Kylie, hicieron un reality show de sus vidas titulado “Keeping up with the Kardashians”, que ya lleva 10 temporadas. Todos sus hijos mostraron un apoyo incondicional en las redes sociales y destacaron la valentía que había tenido su padre al embarcarse en este proceso.
Esta transformación de Bruce a Caitlyn lleva mucho tiempo, pero se hizo pública en una entrevista televisiva que el protagonista le dio a la periodista Diane Sawyer y también en un especial para la cadena E! Entertainment Television, el canal que transmite el reality show que protagoniza junto a su familia.
El 1º de junio fue la fecha elegida por Bruce para presentar a Caitlyn al mundo. Junto con la tapa de
Vanity Fair, la nueva sensación de
Hollywood abrió una cuenta de
Twitter que batió el récord de Barack Obama al alcanzar un millón de seguidores en menos de cuatro horas. El primer mensaje que compartió en la red social fue: “Estoy feliz que después de una larga lucha puedo vivir mi verdadero yo. Bienvenida al mundo Caitlyn. No puedo esperar a que la conozcan/me conozcan”. Además, en la revista confiesa cuál fue el pensamiento que lo llevó a tomar esta decisión: “Si estuviese en mi lecho de muerte y hubiera guardado este secreto y no hubiera hecho nada al respecto, estaría ahí diciendo: ‘Desperdiciaste toda tu vida’ y no quiero que eso me pase”.
La transformación. Para lograr el aspecto femenino, Bruce debió someterse a un tratamiento hormonal y a varios procedimientos quirúrgicos. “El tratamiento hormonal es prolongado, de tres años aproximadamente, si a un cuerpo masculino no lo sometes a un tratamiento de hormonas femeninas, el fenotipo masculino es tan fuerte que sería difícil lograr una estética femenina buena”, explica Mónica Milito médica especialista en cirugía plástica, estética y reparadora y agrega que ese proceso “disminuye el vello, afina la piel, disminuye la masa muscular, afina la voz, hace que no se caiga tanto el pelo, ya que la mujer tiene el pelo más fuerte”.
Las cirugías que admitió el ex atleta de 65 años fueron: dos de nariz, remoción de vello facial y corporal, una intervención en la tráquea para disminuir la nuez de Adán, implantes mamarios y una cirugía de feminización facial que duró 10 horas, que se basa en afinación de mentón y lifting, entre otras cosas. Se estima que el costo de esta transformación fue de no menos de 107.000 dólares (ver infografía).
De acuerdo con el artículo de 22 páginas publicado por Vanity Fair, Bruce no se sometió a un cambio de sexo a nivel genital. De hecho, contó que todavía no decidió si va a dar ese paso. Respecto de su sexualidad, él se considera heterosexual porque nunca sintió atracción por un hombre, pero separa la sexualidad de su identidad de género, que es femenina.
En Argentina. “En nuestro país hay mucho tabú entre los médicos alrededor de este tipo de cirugías” confiesa la doctora Milito y agrega que, si bien está empezando a haber más procedimientos quirúrgicos para este tipo de transformaciones, “la mayoría están muy mal hechas y con pocos principios de ética”, se lamenta. En ese sentido sostiene que “en general, la cirugía que se les hacen a las chicas trans es la de ponerle silicona líquida en glúteos y mamas, lo cual debería estar prohibido porque es sumamente peligroso, pero se usa porque es muy económico y tiene efectos inmediatos”, y advierte: “Esos implantes de silicona líquida o aceite de avión migran y pueden provocar la muerte”.
Caitlyn, como prefiere ser llamada, es la nueva referente para toda la comunidad transexual en todo el mundo. Su decisión de enfrentar esta metamorfosis de forma tan pública le valió tanto elogios como críticas, pero a sus 65 años consideró que el precio de vivir su verdadera identidad, sin más mentiras ni secretos, bien valía los 100.000 dólares y mucho más.

 

3 comentarios de “De Bruce a Caitlyn: el precio de ser mujer”

  1. A esta “Bruce & Caitlyn” ya la esta buscando el angel exterminador de Sodoma …porque todavia no termino su trabajo…esto lo pensaria si yo fuera religioso, pero como ateo solo digo…”juera bicho !!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *