Opinión / 6 de marzo de 2016

Viaje hacia lo desconocido

El Presidente busca volver a un país normal entre el ajuste y el gradualismo. La inflación y la economía son sus desafíos.

Por

Mauricio Macri por Pablo Temes

Al célebre sociólogo polaco Zygmunt Bauman le gusta citar un chiste irlandés. Un coche se detiene y el conductor le pregunta a un campesino, “¿Cuál es el camino hacia Dublín?” Y el otro responde, “Bueno, si yo quisiera ir allí, no saldría de aquí”. Mauricio Macri entenderá muy bien lo que tiene en mente el neomarxista afincado en Inglaterra cuando alude así a la necesidad de ubicar el punto de partida. Quiere que la Argentina pronto sea lo que virtualmente todos llaman un “país normal”, pero sucede que una sociedad que durante años soportó sin quejarse demasiado un gobierno resuelto a saquearla, yendo “por todo” tiene muy poco que podría calificarse de “normal”. Por lo tanto, llevarlo al lugar que cree apropiado no le será tan sencillo como suele suponerse.
Como, para disgusto de quienes hubieran preferido que se limitara a sembrar alegría, señaló Macri al abrir las sesiones ordinarias del Congreso, Cristina y su gente dejaron un Estado “destruido”, uno “plagado de clientelismo al servicio de la militancia política”, con corrupción que mata, inflación crónica y, desde luego, sin reservas, ya que los pibes y pibas de la liberación se encargaron de liberar casi todo. Es tan mala la situación que heredó que, antes de comenzar el viaje hacia la tan añorada, y tan esquiva, “normalidad” a la que aspira llegar, tendrá que averiguar dónde está, pero no hay estadísticas y, merced a los esfuerzos frenéticos de los kirchneristas por cubrir sus rastros, “cuesta encontrar un papel”.
Macri espera que la Justicia determine “si esta herencia que recibimos es fruto de la desidia, de la incompetencia o de la complicidad”, o, lo que parece más probable, de una combinación nefasta de los tres vicios, además de dosis fuertes de soberbia, voluntarismo e intoxicación ideológica aportadas por personajes convencidos de que la historia o lo que fuera les habían convocado para enseñarle al resto del mundo cómo solucionar los problemas que afligen al género humano. El Presidente y sus simpatizantes también tendrán que preguntarse si es posible hacer mucho con una sociedad que periódicamente opta por dañarse a sí misma. ¿Será capaz de tolerar los ajustes necesarios para que se restaure un mínimo de orden? O caerán nuevamente los productos de la cultura política nacional en la tentación de aprovechar en beneficio propio las muchas lacras sociales, oponiéndose “por principio” a medidas inicialmente antipáticas que, a juzgar por la experiencia ajena, andando el tiempo servirían para atenuarlas.
Para acercarse los macristas a las metas que se han fijado, sería forzoso que muchos que se han acostumbrado a depender de subsidios de un tipo u otro comiencen a hacer un aporte positivo al bien común; como decía Karl Marx, lo ideal sería: “De cada cual según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades”. La larga decadencia argentina se debe a que generaciones de políticos de todos los colores han pasado por alto la primera mitad del aforismo para concentrarse en la segunda.

Horas antes de la apertura de las sesiones legislativas, Alfonso Prat-Gay pudo informarnos que el Gobierno había alcanzado un acuerdo con los “buitres” más temibles, los liderados por Paul Singer, para que por fin el país dejara atrás el default que lo ha hecho un paria financiero internacional. ¿Lo convalidarán los diputados y senadores? Aunque los kirchneristas intentarán prolongar la batalla contra los últimos holdouts, ya que les importan muchísimo más las vicisitudes del conflicto con los fondos “buitre” y el juez neoyorquino Thomas Griesa que el bienestar de sus compatriotas, se supone que el Congreso colaborará derogando la ley cerrojo porque a los gobernadores provinciales peronistas no les gustaría verse sin dinero para pagar salarios. Como señaló Prat-Gay, se trata de elegir entre regresar a los mercados de capitales por un lado y, por el otro, resignarse a sufrir un ajuste tremendo, alternativa esta que encantaría a “la resistencia” pero que tendría consecuencias devastadoras para millones de familias.
Tiene razón el ministro de Hacienda: para la Argentina, insistir en mantenerse aislada del mundo desarrollado por orgullo o, en el caso de Cristina que, apoyada por sus incondicionales, decidía absolutamente todo mientras estuvo en la Casa Rosada, por vanidad, significaría morir por inanición. En teoría, es factible que haya algunos países que podrían darse el lujo de vivir con lo suyo sin sufrir calamidades, pero sucede que a los presuntamente capaces de hacerlo nunca se les ocurriría intentar algo tan excéntrico. Sea como fuere, nunca será posible computar con precisión los costos para el país del default por ser una cuestión de oportunidades perdidas, pero no cabe duda alguna que han sido enormes; decenas, tal vez centenares, de miles de millones de dólares que, manejados con sensatez, le hubieran permitido salir del atraso en que, por sus propios motivos, sus gobernantes lo han mantenido atrapado.

El consenso parece ser que la gestión de Macri fracasará a menos que consiga frenar la inflación sin que nadie se sienta perjudicado. De ser así, le convendría asegurar que funcione bien el helicóptero con el que fantaseaba Cristina antes de transformarse en una calabaza, ya que la razón por la que todos los gobiernos del mundo civilizado reaccionen frente a un brote inflacionario que aquí motivaría risas tomando medidas drásticas es que saben muy bien que, si tardan en domar la bestia, pronto comenzará a provocar destrozos irreparables. Por desgracia, sería un auténtico milagro que Prat-Gay y sus socios lograran la cuadratura del círculo inflacionario tal y como les exigen opositores que dan por descontado que hacerlo debería ser maravillosamente fácil. ¿Lo creen de verdad? ¿O es que están preparándose para sacar provecho de las dificultades que están por surgir?
Son muchos los políticos que adhieren a la teoría económica papal, o sea, a la convicción, sincera o no, de que siempre hay que subordinar todo a ciertos principios morales. Atribuyen la tan comentada “frialdad” del papa Francisco hacia Macri cuando los dos se encontraron en el Vaticano al disgusto que le ocasiona la negativa del presidente de los argentinos a combatir el capitalismo, el que para buena parte del clero católico es “salvaje” por antonomasia, y otras manifestaciones del liberalismo contra el cual la Iglesia está librando una guerra cultural desde hace por lo menos un par de siglos.
No se equivocarán quienes piensan así. Como cardenal y después, como papa, Jorge Bergoglio siempre ha hecho gala de actitudes decididamente populistas, cuando no peronistas. Puede que no sea un kirchnerista, ya que habla en contra de la corrupción y el narcotráfico que florece en sociedades con muchos políticos, policías y magistrados venales, pero claramente cree que la mejor forma de ayudar a los pobres consiste en estimularlos a rebelarse contra el único sistema económico que ha resultado ser capaz de permitirles salir de la miseria. Es como si el pontífice amara tanto a los marginados que quisiera que se multiplicaran, mientras que Macri, el malo, se ha propuesto transformarlos en burgueses.

Por fortuna, es muy poco probable que el gobierno macrista preste mucha atención a la prédica económica papal. Lo mismo que todos los mandatarios del Occidente y del Oriente de raíces confucianas, el Presidente y sus funcionarios entienden que si tomaran en serio las advertencias sobre los peligros espirituales del consumo, el motor económico más poderoso de todos, el resultado sería con toda seguridad una recesión profundísima. Como sus homólogos de otras latitudes, a lo sumo Macri felicitará a quien llama el “santo papa” por su sabiduría celestial, ya que no sería de su interés perder el tiempo en polémicas inútiles, para entonces dedicarse a resolver o mitigar los muchos problemas concretos que, en su condición de gobernante terrenal, le aguardan. De todos modos, puesto que sus propias creencias religiosas parecen deber más al budismo new age que al catolicismo, no le preocupará demasiado que Francisco lo considere un hereje.
La “frialdad” papal no obstante, las semanas últimas han sido buenas para Macri. Ha logrado conseguir el apoyo decidido de Barack Obama, François Hollande y Matteo Renzi, y ha podido destrabar el embrollo que fue creado por su antecesora y los buitres. Aún faltan las inversiones torrenciales que necesitará para amortiguar el impacto de los ajustes que tendrá que aplicar, pero los presagios son promisorios.
Asimismo, ha instalado el tema de la herencia maldita que, con alevosía, le entregaron los kirchneristas con la esperanza de provocar un estallido social casi inmediato. Las palabras contundentes que Macri empleó para calificar lo que recibió de manos de los militantes del gobierno anterior no podrán sino repercutir con fuerza en los círculos judiciales, donde abundan los deseosos de saldar cuentas con aquellos kirchneristas que humillaron sistemáticamente a los reacios a prestarse al “proyecto” kirchnerista con miras a garantizar la impunidad de Cristina y otros miembros de su gobierno si les tocara pasar una temporada en el llano. Si el kirchnerismo ya es “residual”, como muchos dicen, no es sólo por haber perdido algunas elecciones que esperaban ganar o por haber demolido la economía de que todos dependen, sino también porque hasta los corruptos mismos saben que la corrupción como tal es indefendible.

 

3 comentarios de “Viaje hacia lo desconocido”

  1. Sr. Presidente, aunque poco pueda importarle, me veo en la obligacion moral y familiar, en destacar que deseaba de todo corazon, que el pueblo le diera la posibilidad de ser el Elegido para presidir los destino de nuestra mada y sagrada Nacion. Para digamos Certificar lo dicho, esto tambien lo envie para vuestro conocimiento ;
    Que grande sos……
    La Viuda vocifero en la ciudad de Rosario y frente al Monumento Nacional a La Bandera, en homenaje a la bandera y a Belgrano y en una actitud desenfrenada y amenazante el ¡ Ahora vamos por todo !. La otra cara, el Señor Presidente, Ing. Macri, desde el mismo lugar ( Rosario ) y con toda humildad, invito a que vayamos juntos, para reconstruir una Nacion, que preconcebidamente se pretendio destruir, donde aun insisten en perturbar la mente y los sentimientos de los niños, como en aquella vez, que mostraron en la publicidad, ESCUPIR, a quienes no estaban de acuerdo con el Regimen.
    Por todo ello le pido, le ruego, no nos defraude, hay muchos que seguro lo desean, nosotros los jubilados , ansiosos esperamos una reconsideracion y nos ayude con el 82%, para vivir con dignidad los pocos años que nos esperan y para el pueblo en general, crear fuentes de trabajo, porque el hombre por lo menos debe producir lo que consume. Le dejo un gran abrazo y mi mejor saludo.

    1. Sr. Presidente, aunque poco pueda importarle, me veo en la obligacion moral y familiar, en destacar que deseaba de todo corazon, que el pueblo le diera la posibilidad de ser el Elegido para presidir los destino de nuestra mada y sagrada Nacion. Para digamos Certificar lo dicho, esto tambien lo envie para vuestro conocimiento ;
      Que grande sos……
      La Viuda vocifero en la ciudad de Rosario y frente al Monumento Nacional a La Bandera, en homenaje a la bandera y a Belgrano y en una actitud desenfrenada y amenazante el ¡ Ahora vamos por todo !. La otra cara, el Señor Presidente, Ing. Macri, desde el mismo lugar ( Rosario ) y con toda humildad, invito a que vayamos juntos, para reconstruir una Nacion, que preconcebidamente se pretendio destruir, donde aun insisten en perturbar la mente y los sentimientos de los niños, como en aquella vez, que mostraron en la publicidad, ESCUPIR, a quienes no estaban de acuerdo con el Regimen.
      Por todo ello le pido, le ruego, no nos defraude, hay muchos que seguro lo desean, nosotros los jubilados , ansiosos esperamos una reconsideracion y nos ayude con el 82%, para vivir con dignidad los pocos años que nos esperan y para el pueblo en general, crear fuentes de trabajo, porque el hombre por lo menos debe producir lo que consume. Le dejo un gran abrazo y mi mejor saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *