Sociedad / 2 de Noviembre de 2016

La historia secreta detrás de la pelea entre Garfunkel y Szpolski

Fueron socios durante cuatro años en el grupo de medio K Veintitrés, donde dejaron 800 empleados sin cobrar. Acusaciones, amenazas y nuevos negocios.

Garfunkel se enemistó con Szpolski luego del estallido del Grupo Veintitrés.

Hace apenas cinco años, cuando Matías Garfunkel y Sergio Szpolski se asociaron en el Grupo Veititrés, se amaban. Hoy, luego de desmantelar el grupo de medios K, el amor no solo se terminó, sino que el marido de Victoria Vanucci acusa a su ex socio de ser el responsable de las amenazas que causaron su mudanza a Miami.
Garfunkel y Szpolski se asociaron en febrero del 2011, cuando el primero pagó US$ 12,5 millones por la mitad del grupo de medios K. El contrato además implicaba un aporte económico anual que llevaría a Garfunkel a quedarse con el 70% de las acciones en el 2014. Pero eso nunca sucedió, porque, según pudo saber NOTICIAS, nunca se cumplió con lo acordado.
Al poco tiempo, los empresarios sumaron las radios Rock & Pop y Splendid, que le cedieron los hijos de Raúl Moneta, por un juicio sobre la titularidad de esas y otras radios que habían comprado juntos.
El grupo de medios fue uno de los que más pauta oficial recibió durante el kirchnerismo. Entre el 2009 y el 2015, recibieron más de 800 millones de pesos. Pero a meses de terminar la gestión, estalló una fuerte interna entre ambos por el destino del dinero de la pauta oficial que Szpolski administraba. Primero en Twitter y después con acusaciones cruzadas.
Pero los que más perdieron en esta pelea de egos fueron los 800 empleados del grupo que quedaron a la deriva, denunciando el vaciamiento de la empresa. A ellos, Garfunkel los mandó a reclamarle a Szpolski, aludiendo que fue él quién se habría quedado con la pauta oficial. Hasta el momento, Szpolski eligió el silencio. En la actualidad, el hombre que supo ser candidato kirchnerista en Tigre, frecuenta a diario sus oficinas en Puerto Madero y niega tener una empresa de seguridad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *