Personajes / 2 de Noviembre de 2016

Luis Novaresio: “Macri debería tener más piel social”

Periodista en ascenso, estrenó programa propio los domingos. Timidez, obsesiones y necesidad de un periodismo más tibio.

Lo que se ve es lo que hay. Cuando Luis Novaresio declina bailar con Pamela David en las mañanas de “Desayuno americano”, no está en pose. Realmente su timidez lo vence y es incapaz de probar unos pasos en cámara. Pero se sabe que es real porque ahora, frente al lente del fotógrafo de esta nota, su actitud es similar. Una sonrisa a medias, dos o tres posturas básicas y listo, mira el resultado de reojo y sostiene que le encanta con tal de no volver a posar. En una época de franco crecimiento y exposición y a días de iniciado su primer programa propio como conductor, Novaresio aún no está del todo cómodo con su perfil de “famoso”. Y probablemente en esa falta de pose y expertise resida también parte del cariño que despierta en el público y sus colegas que, a uno y otro lado de la grieta, escuchan en silencio cuando él habla.
Noticias: ¿Qué trae de nuevo en este programa?
Luis Novaresio: Se llama “Debo decir”, una de mis muletillas. La idea fue hacer un programa de domingo a la noche y aprovechar la veta periodística, pero también relajarnos e invitar gente de otros palos. El concepto es que un grupo de amigos viene a mi casa a charlar.
Noticias: ¿Se siente preparado para el rol?
Novaresio: He hecho distintos formatos: noticiero, panelista en “Desayuno…”, reemplacé a Fantino en “Animales sueltos”. Y si bien esto es un formato que exige algo más, lo que probamos funciona. Requiere ser un anfitrión que pueda no estar buscando la declaración de Aranguren sobre un tema duro. Aranguren probablemente esté en algún programa, pero será para hablar más de cada uno, de lo que les pasa a las personas. Por eso va a ser un desafío.
Noticias: También hace radio todas las mañanas muy temprano, ¿qué perfil saca en ese ámbito?
Novaresio: Es donde más auténtico soy. Me siento más cómodo: no hay exposición física y es un contacto directo de persona a persona. Y con un teléfono y una buena agenda, podés intentar llegar al Papa. La radio permite el clima y la primera mañana es divertida porque requiere una información con una mirada amable que acompañe al que está escuchando y su límite de tolerancia con las noticias a esa hora.
Noticias: ¿En la TV debió vencer una gran timidez?
Novaresio: A diario. El no bailar en “Desayuno…” no es una pose. Realmente no me parece que tenga que hacerlo. No porque crea que las personas serias no bailan, sino porque me da muchísima vergüenza.
Noticias: ¿Es algo contra lo que lucha?
Novaresio: Me encantaría hacerlo, pero me inhibe la exposición. Aunque la terapia “Pamela David express” ha funcionado. Cuando me llamaron no tenía claro qué iba a hacer. De hecho hacía mi columna política y me iba y de a poco el chiste fue: “¿qué hace fuera de cámara, Novaresio?”. Y así jugamos a un personaje no tan lejano al que soy en la realidad.
Noticias: También tiene cierta autoridad que, en medio de un panel ruidoso como el de “Intratables”, logra que cuando usted hable, se callen todos. ¿Por qué cree que sucede?
Novaresio: No me doy cuenta, quizás es porque no tengo la voracidad de hablar. Las primeras veces que fui a “Intratables”, un productor me dijo: “no digas nunca más no sé”, que es algo que suelo hacer. Me parece un plus en vez de un desmérito. Cuando hablo es porque lo pensé.
Noticias: Pero ser panelista es tener una opinión definida sobre todo.
Novaresio: Sí, pero en la prolongación del tiempo eso no garpa porque se nota cuando no sabés. Al periodismo hay que sustantivarlo más que adjetivarlo. “Tremendo, catastrófico”, ¿y de qué me están hablando? Hay que volver al qué, cómo y cuándo.
Noticias: ¿Cree que se va a cerrar la grieta?
Novaresio: Voy a citar a Carlitos Rottemberg: mientras siga siendo un negocio para algunos medios, no. Y lo sigue siendo.
Noticias: ¿Cómo ve el periodismo en esta era macrista?
Novaresio: Costó acostumbrarse. Pensábamos que el año pasado había sido el peor en la descalificación y este es mucho más grave. También hay que ubicarse porque hay cuestiones de tiempo. A los nueve meses, ¿le puedo reclamar lo mismo que a un gobierno de doce años? El nombramiento en comisión de los jueces de la Corte es un papelón a los nueve meses o años. La audiencia por el tarifazo o la derogación de leyes por decreto se puede reclamar a los cinco minutos. Pero no se puede pedir que solucionen el narcotráfico, la inseguridad y la inflación en meses. No sé cuándo fue descalificada la tibieza. Para mí en la tibieza y la templanza es donde se puede pensar, no en la calentura. Hay que ir a más largo plazo y esperar.
Noticias: ¿Qué le augura y qué le recomienda al Gobierno?
Novaresio: Le recomendaría a Macri que tuviera más piel social, que saliera de los focus group, que fuera indeclinable en el respeto institucional porque el fin no justifica los medios y que supiera que tiene una oportunidad histórica de garantizar la república como sistema. No sé hacer futurología, pero si aprendió de estos nueve meses, tiene la chance de demostrar que se puede gobernar sin ser peronismo y sin interrupciones de los períodos.
Noticias: ¿El kirchnerismo fue?
Novaresio: Como opción de gobierno sí. Hoy no hay un solo dirigente de importancia que esté al lado del kirchnerismo. Lo han negado hasta los más cercanos. Es una expresión minúscula, dogmática y por momentos onírica porque el relato es un sueño que va a quedar reducido a un sector muy duro.
Noticias: A su criterio, ¿Cristina puede ir presa?
Novaresio: Con la cuestión del enriquecimiento personal y la concesión de la obra pública de modo absolutamente ilegal la pueden poner en un gran lío porque todo eso junto puede analizarse desde la asociación ilícita. Y ese es el delito más grave que podría provocarle la detención.
Noticias: ¿Qué quedó de su rol de abogado?
Novaresio: Lo aplico todos los días. El 95% de las informaciones en la Argentina tienen un costado jurídico, desde Barbie Vélez y Federico Bal hasta la audiencia pública. Estudié Derecho por default. Terminé el colegio en Rosario en plena época del Proceso y la Facultad de Periodismo estaba cerrada. La chance era venir hasta La Plata, así que serás lo que debas ser o serás abogado. En Rosario trabajé mucho, abrimos un estudio con cuatro compañeros que todavía está abierto. Decidí cambiar cuando me ofrecieron hacer la radio de la primera mañana en Rosario.
Noticias: Habló de su aversión a los periodistas estrella, pero viene de unos años de franco crecimiento. ¿Cómo maneja su exposición y el ego?
Novaresio: Para manejar el ego hay que hacer análisis y medicarse… (ríe)
Noticias: ¿Hace terapia?
Novaresio: Soy bastante reacio a contar de mi vida privada y lo que hago fuera del laburo. Pero para manejar el ego, la gran ventaja son la familia y los amigos. Mis amigos son de toda la vida y a muchos les importa la nada misma este trabajo. Entonces son un sopapo y un cable a tierra. Y la exposición… Hay gente famosa, muy poquitos, y un montón de gente notoria. Ese conocimiento es divertido y forma parte del laburo, pero la vida está en otra parte.
Noticias: Este programa que acaba de arrancar parece marcarle un cambio de rumbo. ¿Hacia dónde ve su perfil a futuro? ¿Va a terminar de jurado en el “Bailando…”?
Novaresio: ¡Justo yo juzgando a los que bailan! Esto es el intento más osado de parte del canal de sacarme del escritorio del noticiero o la tribuna del analista político. Durante mucho tiempo me resistí, pero debo entender que el periodismo televisivo de la mesa y el helecho fue. Va a ser difícil que haga algo distinto a lo que hago porque voy a decir que no lo sé hacer.
Noticias: Ya dijo que no le gusta hablar de su vida privada, ¿pero qué le gusta hacer cuando no está trabajando? Se levanta muy temprano, ¿con qué se recompensa?
Novaresio: Me levanto muy temprano, 4:01 –no me gustan los números pares–, entonces trato de dormir siesta. Viajo todo lo que puedo, nado, voy al cine y al teatro. Este año fui muchísimo; eso es herencia de mi viejo, que me solía traer a Buenos Aires e íbamos a ver la tercera función de la revista.
Noticias: ¿Qué otras obsesiones tiene?
Novaresio: No muchas… No me gusta que me lean el diario antes que yo. Detesto que me saquen los suplementos. Si lo usaron, voy y compro otro. También detesto los emoticones. Toda persona mayor de 15 años que manda un emoji tiene una inestabilidad psicológica importante (ríe).
Noticias: ¿Qué le pediría al próximo año después de uno tan bueno?
Novaresio: La realidad ha sido más generosa que mis deseos. Pero algún día voy a tener un programa en el que hable con una persona durante una hora sin que el minuto a minuto nos persiga.

 

Vicky Guazzone di Passalacqua

@misskarma

 

 

5 comentarios de “Luis Novaresio: “Macri debería tener más piel social””

  1. Читала недавно за Безопасное похудение, оказывается похудеть можно даже с помощью жвачки)))
    Кому интересно, гуглите fitohuck

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *