Sociedad / 19 de Diciembre de 2016

Caso Joaquín: hay más de 100 familias electrodependientes

Sus vidas dependen de un aparato para respirar, pero no pueden pagar la luz después del tarifazo aplicado por el Gobierno. La urgencia de una ley que los ampare.

Por

Así como sucede con Joaquín Stefanizzi, el nene de dos años que tiene que estar conectado a un máquina para poder respirar y a sus padres no les alcanza para pagar la tarifa de electricidad, más de 100 familias se encuentran en la misma situación. “Es imprescindible que el Congreso dicte cuanto antes la ley de electrodependientes para proteger la vida y la salud de estas personas”, aseguró a NOTICIAS el abogado Facundo Ferro, quien asesoró a los padres de Joaquín y a las demás familias que, a mitad de año, hicieron la presentación del proyecto en la Cámara de Diputados y que desde hace más de tres meses se encuentra frenado en la comisión de Presupuesto y Hacienda.

En el proyecto se prevé la gratuidad y la obligación de no cortar el servicio eléctrico a las familias que tengan hijos con este problema; la entrega de un grupo electrógeno a todas ellas, sin que tengan que hacerse cargo de los costos de su funcionamiento; y un registro nacional de electrodependientes, realizado por un organismo de salud, y no de Edesur, como sucede ahora, para saber cuántos casos hay en todo el país.

“Todas las medidas judiciales iniciadas hasta ahora fueron rechazadas y no pudieron proteger a los chicos. Por eso, para no depender de estos procesos o de la solidaridad de otras personas, es necesaria la ley”, reflexionó Ferro. Mientras que el padre de Joaquín precisó: “Necesitamos urgente una solución, no podemos estar tres días sin luz y pedirle un cable al vecino, como sucedió el verano pasado. Hay familias que no tienen posibilidades de mantener con vida a su hijo y no pueden quedarse sin electricidad”.

Sucede que los más de 100 niños electrodependientes deben recibir oxígeno las 24 horas del día, porque de lo contrario, su vida corre peligro. Joaquín puede llegar a respirar hasta 4 minutos sin estar conectado, pero otros chicos, no llegan a estar ni un minuto. Si bien en la actualidad la mayoría de las familias poseen tubos de oxígeno de emergencia, éstos no duran más de 6 horas. Y aquellas que tienen la suerte de contar con un grupo electrógeno, como el caso de los Stefanizzi, tienen que afrontar los gastos de combustible cercanos a los $700 por día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *