Personajes / 15 de febrero de 2017

Larry King: “Siempre trato de romper las reglas”

El mítico periodista estadounidense repasa momentos clave de su carrera. La importancia de escuchar y los riesgos de la tecnología.

Larry King: “Siempre trato de romper las reglas”
Fotos: Cedoc

Hablar con el maestro de las entrevistas fue un sueño largamente esperado. “Usted ha sido una gran inspiración para mí”, le dije al presentarme. Él contestó: “¡Oh, feliz de serlo, gracias!”. Quise saber cuándo supo que su destino era convertirse en uno de los más grandes entrevistadores de todos los tiempos. Larry no necesitó demasiado tiempo para responder: “Yo nunca me dije: Voy a ser un gran entrevistador”.
“Tomo algo de información y la almaceno en mi cabeza, no me gusta plantearme o memorizar una entrevista. Hago preguntas cortas. Mi opinión no es importante en absoluto, las que cuentan son las del invitado”.
Le pregunté si siempre se consideró un gran escucha o si la habilidad la desarrollaría más tarde. Afirmó que siempre lo fue, aunque con el tiempo perfeccionó el estilo: “Si eres curioso, lo que tienes que ser es buen escucha. Cualquier buen entrevistador tiene que ser un buen escucha”.
Ismael Cala: Durante todos estos años, ¿se le ha pagado para escuchar, en vez de para hablar?
Larry King: Absolutamente, de hecho, en la mayoría de las grabaciones de Larry King, de programas de radio y televisión, del espacio que tengo en internet, nueve de cada diez veces, el invitado es quien está hablando.
Si yo estoy hablando seis de cada diez veces o cinco o hasta cuatro veces de cada diez, no es un buen programa. El programa no es sobre mí.
Cala: ¿Es tan buen escucha en su vida personal como en la profesional?
King: Sí. No soy el tipo de persona de la que te quisieras sentar al lado en un avión. Me gusta describir cosas, tengo opiniones y, en mi vida personal, me gusta opinar mucho. Sostengo conversaciones de política con mis amigos, pero escucho sus respuestas. Tengo opiniones y me gusta expresarlas. No me considero el que más sabe, pero aún así, si quieres ser un triunfador, hay que escuchar bien.
Cala: Con todos los gadgets y la tecnología de hoy, ¿cree que la conversación cara a cara se está desvaneciendo?
King: Sí, esa es la parte triste de todo esto. El desarrollo actual de la tecnología es muy bueno, pero siempre hay un lado malo de todo lo que es bueno.
Los niños son muy rápidos con las máquinas, y todo ese tipo de cosas son impersonales. Hay falta de escucha, hay contacto impersonal. ¡Sé que hay gente que se envía mensajes de texto entre sí, desde la misma habitación!
Cala: ¿Cuál fue su entrevista más sorprendente? ¿Cuál es la respuesta que más lo ha sorprendido?
King: Con Nelson Mandela. Él me enseñó del amor por encima del odio, fue capaz de entender a las personas que lo tenían cautivo y no juzgarlos. Fue impresionante para mí y, casi increíble, que alguien pudiera perdonar hasta en ese tipo de circunstancias.
Cala: ¿Y cuál fue la entrevista más difícil?
King: Rock Hudson tuvo una esposa años atrás, y se comprometió dar una entrevista, algo que nunca había hecho. Dijo que él había muerto de sida y que era gay. Ella vino y ni siquiera sé por qué lo hizo. Dijo que era un buen tipo, que ella sabía que tenía sida, que era gay… Lo único que puedes hacer es escuchar.
Cala: En su opinión, ¿quién ha sido el mejor oyente? Ha hablado con tantos dirigentes, líderes mundiales, celebridades, presidentes… ¿Quién cree que es un gran oyente y por qué?
King: [Bill] Clinton es un gran oyente. Porque se centra en lo que dice, mira a los ojos y escucha exactamente lo que usted está diciendo y lo absorbe. Por lo tanto, da gusto hablarle.
Cala: ¿Cree que escuchar es algo que puede ser enseñado o nace con la persona?
King: No sé, espero que pueda ser enseñado. Una vez más, mi frase es: nunca aprendo nada mientras estoy hablando. Creo que lo único que se tiene que hacer es empezar. Se puede ser dueño de esa habilidad, usted puede aprender el ritmo. Puede aprender todas esas cosas durante una entrevista, pero la básica, la curiosidad, no sé si se puede enseñar.
Cala: ¿Qué pueden hacer los padres para promover la escucha?
King: Hacer esto hoy en día es difícil. Hablo con ellos sobre el tema. Los niños son curiosos por naturaleza, son como el hogar de la curiosidad. Trato de dar ejemplo, me miran y saben que yo hago muchas preguntas. Así que creo que puedo promover lo que quiero, pero no sé cómo enseñarlo. Tal vez con el ejemplo…
Cala: Entonces, ¿Larry King está impulsado por la intuición?
King: No lo sé. Tener instinto es saber lo correcto en el momento adecuado. Yo soy un profesional. Por supuesto, puedo cometer errores, pero nunca a sabiendas. Pienso que hay una voz interior, pero siempre trato de romper las reglas. En el estudio de radio había una frase que decía: “En caso de duda, déjela fuera”. Nunca presto atención a eso. Nunca pienso si esta es una buena pregunta, o qué es lo que el público piensa de mí. Yo no creo en eso. Me voy con el momento. Confío en el momento, en mis instintos. Mis instintos de vida no siempre son los mejores, no siempre elijo el mejor estado de ánimo o la mejor compañía, pero mi instinto de difusión es mi mejor aliado en la vida.
Cala: Dijo que ha aprendido a no juzgar a nadie durante las entrevistas. Para mí, también es una especie de regla en la vida. Pero es difícil cuando se ha estado durante tantos años en el ojo del huracán. ¿Cómo puede procesar algo que no es positivo sobre su trabajo?
King: De nuevo, lo único que puedes hacer es lo que puedes hacer. La gente ha dicho: “No me gusta Larry, él es un minimalista”. Así que, si no les gusta que sea minimalista, yo no voy a ser un maximalista. Lo entiendo.
Nunca agradezco comentarios en los que se habla de cómo me veías, si era gordo o flaco, si tenía papada… Eso es estúpido, pero si se me critican en el contenido de algo, yo lo leo, lo agradezco. No cambio las cosas, no me vuelvo loco, otro día pasa.
Sinatra me dijo algo que es muy cierto. Si usted ha estado en el ojo público por tan largo período, va a ser difícil que lo noqueen. A alguien le tuvo que haber gustado, algo tuvo que haberse hecho bien. Yo no soy, y lo sé, un flash que desaparece.
Cala: Larry, una última pregunta. ¿Cómo los tiradores se convirtieron en su marca registrada, por lo menos en el programa?
King: Después de que tuve mi cirugía de corazón, me los probé. La gente llamó y dijo que les gustaba. Dicen que da un buen aspecto y que es algo refrescante, algo nuevo en la televisión. Los tiradores son una especie de marca registrada, como dices, y funcionan muy bien.
Cala: ¿Los colecciona? ¿Cuántos tiene?
King: Tengo más de un centenar, la gente también me envía.
Cala: ¡Muchas gracias! Tuve uno de mis sueños hechos realidad, porque usted se había convertido en un mentor invisible para mí. Así que, gracias.
King: Muchas gracias, muy agradecido.

Ismael Cala

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *