Cultura / 20 de Marzo de 2017

Eduardo Costantini: la gran colección

Recién premiado en ARCO y a 15 años de la creación de Malba, el empresario emprende su mayor apuesta: un nuevo museo con espíritu inclusivo. Ver fotos

Por

El orgullo es inocultable. Eduardo Costantini (70) ha vuelto hace pocos días de Madrid, donde la Fundación Arco le otorgó el premio “A” por su trayectoria como coleccionista. Al mismo tiempo, un conjunto de sus obras -13 piezas de artistas argentinos- se exhibieron en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, bajo el título “Una mirada a la Colección Costantini”. En este contexto se mostró por primera vez “Baile en Tehuantepec”, la tela más grande que pintó Diego Rivera (1928) y que Costantini esperó más de 20 años para comprar. La pagó US$ 15,7 millones, un récord en las cotizaciones del arte latinoamericano. “En España nos recibieron con un respeto conmovedor” -confiesa el coleccionista-. “Es un reconocimiento que en mí reúne lo personal y lo institucional”.

Lo “institucional” es Malba, el Museo de Arte Latinoamericano que le dio un nuevo ritmo cultural a Buenos Aires hace 15 años. Costantini construyó el ya emblemático edificio de la calle Figueroa Alcorta para su colección de cerca de 300 piezas y la gente lo transformó en un espacio esencial en la ciudad para disfrutar de la cultura en todas sus formas.

Ahora el activo empresario inmobiliario va por más en su faceta de gestor del arte. Su nuevo proyecto tiene el nombre de un barrio, Saldías. A pocas cuadras de Malba, Saldías tiene un contexto socioeconómico completamente diferente del de Barrio Parque. La idea de Costantini es crear un nuevo espacio, para otro tipo de proyectos, conectado con el museo principal. La apuesta más fuerte en este caso es la educación y la integración.

De su experiencia en el Museo, de los inicios de su colección y de este presente de expansión habló Eduardo Costantini en esta entrevista.
Noticias: ¿Su colección es la más importante de arte latinoamericano en el mundo?
Eduardo Costantini: Yo creo que sí. La del MOMA (Museo de Arte Moderno de Nueva York) es  muy significativa. Pero el MOMA exhibe sólo una parte pequeña. Malba tiene obras antológicas del arte latinoamericano. De hecho, ahora el MOMA está preparando una retrospectiva de la artista brasileña Tarsila do Amaral y está pidiendo “Abaporu”, una obra central en la colección de Malba. Si hacés una exhibición de Diego Rivera, el retrato de Ramón Gómez de la Serna que tiene Malba es imprescindible. Tenemos “La mañana verde” de Wifredo Lam y quince obras de Xul Solar. También autores que no son tan conocidos pero que tienen una factura artística muy significativa, de vanguardia. Por ejemplo, Rafael Barradas, uruguayo, que desarrolló el vibracionismo.
Noticias: ¿Cuándo compró la primera obra?
Costantini: A mis veinte y pico de años en forma espontánea. Fue casual. Me gustaba coleccionar cosas. Había tenido una colección de estampillas. En una galería de arte me llamó la atención un retrato de Berni. Entré y nunca más dejé de entrar en galerías. Al principio no tenía los recursos económicos. En el año ’80, que es un año bisagra para mí, conocí a Ricardo Esteves. Él fue quien me enseñó a coleccionar arte de peso, a reconocer el valor artístico. El valor tiene que ver con el peso relativo de un artista en la historia del arte de su época. Una colección se hace pieza por pieza. Podés tener un Berni mediocre y un Berni digno de estar colgado en cualquier sala del mundo.
Noticias: ¿Un coleccionista siempre debe estar asesorado por especialistas?
Costantini: Tenés que estar asesorado, tenés que informarte. Un artista no es parejo en su producción. Hay obras que son clave. Yo tengo 17 obras de León Ferrari. Quise comprar “El avión” (“La civilización occidental y cristiana”) y él no me lo vendió. Pero pude comprar “El cuadro escrito”, que es la obra más importante de arte conceptual de León Ferrari.
Noticias: ¿En qué momento decide que quiere mostrar lo que reunió a lo largo de los años?
Costantini: La colección Malba no es extensa. En su origen fueron 300 obras, que hoy valen 20 o 25 millones de dólares. La pintura de Tarsila do Amaral, “Abaporu”, vale 50 millones. Cuando reuní estas obras, tomé la decisión de que la colección nunca se iba a dividir y de que iba a terminar en manos de un museo. No me imaginaba que iba a hacer yo el museo. Esto fue en la década del ’90. En el ’97 apareció el terreno en venta. Y lo realizamos. Hicimos un auditorio y empezamos, desde el primer día, con un programa de cine independiente, uno de literatura y después, un programa educativo para chicos. Teníamos la tienda, así que agregamos diseño. Las exhibiciones temporarias, desde un principio, estaban contempladas para darle una dinámica a la institución. Nosotros además prestamos obras. No hay un sólo día al año en que no haya varias obras nuestras alrededor del mundo.
Noticias: Malba introdujo un cambio enorme en la circulación cultural de la ciudad. La iniciativa, además, era privada y eso resultaba novedoso.
Costantini: Malba tuvo un efecto derrame. Fundación Proa se puso las pilas e hizo un edificio nuevo. Amalita Fortabat me lo dijo, que hacía su museo porque yo había hecho Malba. Después también movilizamos a los museos públicos. Porque además hemos formado gente que luego dirigió o actuó en los museos públicos. Cuando hay mejoras en los museos públicos, es mejor para la ciudad y para nosotros. Buenos Aires debería hacer incluso un mayor esfuerzo.
Noticias: ¿Si tuviera que juzgar la gestión cultural del gobierno, qué diría?
Costantini: Se le está dando importancia a la cultura. Lo que se hizo en ARCO fue una acción del gobierno. La Ciudad también se asocia a Art Basel este año. No puedo hacerle una crítica al gobierno. Sí le hago una crítica al país, con un margen histórico de un siglo. Creo que la Argentina no ha producido un hecho contundente, impactante en términos edilicios y programáticos de una institución a nivel internacional.
Noticias: ¿Su vida profesional se divide entre sus empresas y Malba?
Costantini: Sí, parte de mi tiempo lo ocupa Malba. Ahora tengo un proyecto nuevo, que es Saldías, muy desafiante. Implica abrir otro Malba pero en un barrio muy distinto socioeconómicamente. Allí vamos a tener una sala de exhibición de mayor altura. Además, va a haber danza, grabaciones de bandas, cursos y talleres para chicos, exhibiciones temporarias. Esta es una propuesta que hemos hecho al AABE (Agencia de Administración de Bienes del Estado). En principio el gobierno toma esta iniciativa como favorable. Y estamos buscando poder acceder a una tierra que nos darían en sesión por 30 años. El proyecto exige una inversión de 8 o 10 millones de dólares. Me parece bueno que el Estado y la sociedad tomen en cuenta que, en ese barrio, ese sería tal vez el primer programa cultural de peso.
Noticias: ¿El país apoya a los empresarios con iniciativas culturales?
Costantini: En general los gobiernos son receptivos. Cuando nosotros importamos las obras para el museo, tuvimos que pagar dos millones de dólares de impuestos. Una locura total. Por este tema, en ese momento, me atendió Nestor Kirchner, el Ministro de Cultura, el de Ingresos Públicos, la Cancillería. Todos nos apoyaban. Estaban de acuerdo en que era un disparate que tuviéramos que pagar IVA. Pero para eximirnos del IVA, había que aprobar una ley. Y, con la agenda política de la Argentina, la prioridad era otra. Tuvimos que vender una obra de Roberto Matta, “Agua”, para pagar el IVA. La Argentina perdió una obra por cobrar un impuesto. Eso es falta de grandeza. Yo pago los mismos impuestos si me compro un auto para mí que si compro una ambulancia para donar al Estado.
Noticias: ¿Tiene déficit Malba?
Costantini: Nuestro déficit para este año es de US$ 2.800.000 (40 millones de pesos). El aumento del costo argentino es muy importante. Hay 40 por ciento de inflación. El dólar está quieto desde hace un año. Malba siempre tuvo déficit, pero no tan elevado.
Noticias: ¿La ley de mecenazgo sirve?
Costantini: Nos ayuda, pero marginalmente. En los Estados Unidos, el sector privado sostiene todo. Hay una estrategia fiscal que reconoce un rol en las familias para crear un MOMA. Eso trae millones de visitas a Nueva York.
Noticias: ¿Por qué es importante la actividad cultural para un país?
Costantini: La cultura es inexorable, es parte de nuestro ser.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *