Empresas / 7 de junio de 2017

Empresas alemanas ponderan la coherencia del gobierno

Pablo Di Si, presidente de Volkswagen y de la Cámara de Industria y Comercio Argentino Alemana, asegura que hoy hay un clima propicio para los negocios en el país.

El presidente de Volkswagen Argentina, Pablo Di Si.

Las empresas alemanas establecidas en Argentina consideran que el país les brinda “un ambiente de negocios propicio” que favorecerá el desarrollo de inversiones en diferentes rubros industriales, aseguró Pablo Di Si, presidente de la Cámara de Industria y Comercio Argentino Alemana.

Di Si consideró que la visita que mañana realizará a Argentina la canciller de Alemania, Angela Merkel, representa “un mensaje muy fuerte de la importancia” que tiene el país sudamericano en la agenda internacional de la líder conservadora germana.

Merkel llegará a Buenos Aires con motivo de los preparativos de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del G20 que se celebrará a principios de julio en Hamburgo.

Su primer acto en Buenos Aires, incluso antes de reunirse con el presidente, Mauricio Macri, será justamente en la Cámara Argentino Alemana, donde Di Si, que además preside la filial argentina de la automotriz germana Volkswagen, la aguardará con un listado de oportunidades de negocios que ofrece el país latinoamericano para las inversiones alemanas y un resumen del contexto económico.

Noticias:¿Cuáles son los principales focos para los intereses comerciales alemanes?

Di Si: El número uno es el de la energía sustentable. Creo que las empresas alemanas pueden contribuir muchísimo, ya sea con líneas blandas de financiamiento como a través de conocimiento. Argentina puede ser pionera en energía solar como eólica. El segundo punto es el de la educación dual (los estudiantes combinan su formación universitaria con la práctica profesional en una empresa). Todas las empresas que integran la Cámara apoyamos algún tipo de sistema educativo de este tipo y significa aportar un granito de arena al país, que en este aspecto tiene mucho que aprender de Alemania.

También plantearemos nuestra visión del reordenamiento macroeconómico del país. Le estamos dando crédito al Gobierno argentino porque está combatiendo la inflación, que es el mal número uno. Bajar del 41 por ciento con que terminó 2016 a un 21 o 22 por ciento en que puede cerrar 2017 es un avance. Lo que yo destaco es que en un año electoral como el actual (en octubre próximo Argentina irá a las urnas para renovar la mitad de los miembros de la Cámara de Diputados y un tercio de la de Senadores) aplicar una política para aumentar las tasas de interés y así bajar la inflación es una muestra de coherencia.

Noticias:¿En ese contexto cómo evalúa la visita oficial que realizará la canciller Merkel a Argentina?

Di Si: Que la canciller alemana visite Argentina es un mensaje muy fuerte de la importancia que representa el país. Y, además, su agenda de actividades será netamente comercial. Si bien tendrá sus encuentros políticos vinculados al G20, arribará con diez presidentes a nivel mundial de empresas alemanas. Las empresas alemanas creen que hay un ambiente de negocios propicio para el crecimiento, independientemente de cuál sea la industria.

Noticias:¿Cómo creen la Cámara y sus socios que serán los próximos años de Argentina?

Di Si: La Cámara realizó hace dos meses un estudio que abarcó a todas las empresas, a las que se les consultó cómo veían a Argentina en 2017 y 2018. Como resultado nos dio que las empresas alemanas, en facturación, van a crecer 70 por ciento en 2017 en comparación con 2016, y estiman que crecerán 80 por ciento en 2018 frente a este año. Además, el 55 por ciento piensa que va a crecer en su rentabilidad en 2017 y un 36 por ciento que hará lo propio el año que viene.

Acerca de las inversiones en Argentina, el 70 por ciento de las empresas alemanas respondió que va a invertir en los próximos tres años de un millón a cinco millones de euros; el 20 por ciento, entre cinco millones y 50 millones de euros; y el 10 por ciento, más de 50 millones de euros. Y me llamó la atención que el 36 por ciento contestó que va a aumentar 10 por ciento su cuadro de empleados. Son empresas importantes que mueven la aguja en varios sectores industriales del país. Es cierto que hay algunos rubros de la economía que están viendo este escenario y otros que van para atrás, como por ejemplo el consumo.

Noticias:¿Qué evaluación hace de este escenario desde el sector automotor?

Di Si: El patentamiento (registro) de vehículos creció 30 por ciento, la producción, un 43 por ciento, y la exportación, hasta mayo, cayó 5 por ciento. La crisis económica de Brasil nos castigó mucho en los últimos dos años y las automotrices tuvimos que desarrollar nuevos mercados. Con Volkswagen estamos exportando a Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica y Turquía. Pero también sufrimos como país una falta de competitividad enorme. Cada vez que exportamos un vehículo se nos recarga en el precio entre 2.000 y 3.000 dólares de impuestos. Eso no es algo de este Gobierno y ni del anterior, sino que es consecuencia de un problema fiscal de hace 30 años.

Wolkswagen produce al año 60.000 camionetas Amarok. De esa cantidad, 20.000 van al mercado local y 40.000 son para exportación. Si no tuviéramos esos 3.000 dólares de impuestos, exportaríamos 60.000 camionetas.

Argentina quiere abrirse al mundo y, por ejemplo, importa productos desde México, que ingresan sin pagar impuestos. Entonces es como que el Barcelona juegue con Sacachispas (equipo de la cuarta división del fútbol argentino). No está mal abrirse al mundo, pero sí darle una velocidad a la entrada de las importaciones y otra más lenta para arreglar los descalabros fiscales.

Noticias:¿Cómo cree que repercutirá en el país y en la región la posible  concreción del acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea?

Di Si: Tenemos que integrarnos al mundo pero no podemos hacerlo salvajemente, porque de lo contrario nos vamos a quedar sin industria ni empleo. Que sea por medio de una transición de cinco o diez años, lo que se necesite de tiempo, y con reglas claras. Nos tenemos que ir preparando porque no lo estamos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *