Sociedad / 13 de Junio de 2017

Tecno peatones: la mitad cruza la calle distraída por el celular

Según un informe vial, cada 58 minutos ocurre un accidente de tránsito con, al menos, una víctima que cometió una imprudencia por el uso del teléfono.

Por

En la Ciudad de Buenos Aires, cada 58 minutos ocurre un accidente de tránsito con, al menos, una víctima que cometió una imprudencia por el uso del celular. Así surge de un Informe sobre Siniestralidad Vial que elaboró la Defensoría del Pueblo y en el que, durante 2015, se contabilizaron 9.242 siniestros de este tipo en los que murieron 92 personas y 9.860 resultaron heridas.

Los peatones y motociclistas son el principal grupo de riesgo: de las 92 personas fallecidas, un total de 33 eran peatones e idéntico número circulaba en moto. Sumados ambos, concentran el 72% de las víctimas fatales.

Estas cifras motivaron a los especialistas de CESVI (Centro de Experimentación y Seguridad Vial) a realizar un análisis observacional de los que se denominan “peatones tecnológicos”, aquellos que utilizan dispositivos electrónicos mientras caminan.

Hiperconectados

Del estudio se desprende que el 51,58% de los sujetos observados evidenciaron una distracción al cruzar la calle. De ese porcentaje, el 17,28% utilizó el teléfono celular, ya sea para hablar, escuchar música, leer o enviar mensajes de texto, entre otros.

En el análisis se tuvo en cuenta si el peatón respetó o no las señales de tránsito: semáforo, senda peatonal o el hecho de mirar hacia ambos lados al cruzar. Se advirtió que sólo dos peatones de los 1.500 analizados cumplieron las tres premisas.

De los casos examinados, el 13,94% respetó el semáforo al cruzar, un 32,55% lo hizo por la senda peatonal, un 0,14% miró hacia ambos lados y un igual porcentaje cumplió las tres premisas. Además, un 19,96% no acató ninguna de las señales estipuladas.

Esto significa que apenas dos de casi 1.500 personas cruzaron de manera segura en las esquinas más peligrosas –por su cantidad de siniestros– de la Ciudad Autónoma Buenos Aires.

Como también se midieron los tiempos de cruce, se detectó que aquellos peatones que habían cruzado hablando por celular tardaron dos segundos más que el promedio de las personas que no estaban distraídas. Y analizando el género se percibió que los hombres cruzan más lento que las mujeres.

Finalmente, se repasaron en conjunto las distracciones visuales (escribir o leer mensajes de texto) y las auditivas (hablar por teléfono, grabar un mensaje de voz o escuchar música), logrando concluir que las distracciones que involucran el sentido de la vista generan que el peatón camine más lento.

Peligro en ciernes

“Mientras realizamos el relevamiento pudimos detectar otras conductas que resultan preocupantes. La gente que cruzaba sin ningún tipo de distracción aguardaba la habilitación del semáforo sobre la calle; mientras que los distraídos esperaban correctamente sobre la vereda. Otro dato alarmante es que gran parte de los peatones tiende a cruzar cuando el semáforo está en rojo, dando por sentado que los conductores van a frenar y exponiéndose a un gran riesgo”, afirmó Hernán De Jorge, jefe del Departamento de Seguridad Vial de CESVI Argentina.

Si tenemos en cuenta las observaciones relevadas, concluimos que aquellas personas que cruzan escuchando música tienen un 60% más de probabilidad de no respetar ninguna de las tres premisas observadas (respetar el semáforo, la senda peatonal y mirar hacia ambos lados).

“Las distracciones que generan los distintos dispositivos electrónicos no dejan de preocuparnos ya que los riesgos que conllevan son enormes. Hace un tiempo se puso de moda un juego de realidad aumentada denominado ‘Pokemon Go’, que invitaba a los jugadores (con el Smartphone en la mano) a capturar criaturas virtuales por la calle. Esto producía una ‘ceguera atencional’, que sucede cuando una persona se sobresatura de estímulos producto de la búsqueda virtual sobre un escenario real y deja de percibir situaciones evidentes que podrían ocasionarle un riesgo”, agregó el especialista de CESVI.

Con el celular

Por ejemplo, un peatón que observa su celular durante 10 segundos, caminará unos 20 metros sin prestar atención a su entorno, con todos los riesgos que esto acarrea. “Ya existen campañas para contener el efecto de este tipo de distracciones, pero es vital trabajar en estos temas tanto en los ámbitos educativos como sociales para recuperar conductas viales que parecen olvidadas.
No estamos en contra de que los usuarios se diviertan e interactúen, pero tengamos en claro que la seguridad vial no es un juego. Cuando se camina o conduce un vehículo la atención sólo debe estar en el camino”, afirmó Marcelo Aiello, gerente general de CESVI Argentina.

Datos analizados

El estudio implicó la recopilación de más de 1.500 datos, de los cuales se eliminaron los extremos, alcanzando una totalidad de 1.413 observaciones. El método de elección de los peatones fue determinado por un temporizador que cada 1 minuto emitía un sonido y permitía al observador modificar el sujeto a analizar. El uso de este procedimiento eliminó toda subjetividad posible. Se basó en una metodología utilizada en Estados Unidos y se replicó para la Argentina, específicamente en la Ciudad de Buenos Aires.

El procedimiento empleado fue el de recopilación de datos en las esquinas más siniestradas de la ciudad, teniendo en cuenta diversos rangos de edad, señales de tránsito y direcciones de cruce.

Si comparamos el relevamiento estadounidense con el efectuado por CESVI en nuestro país encontramos resultados en común, como, por ejemplo, que los peatones que cruzan con auriculares caminan a más velocidad que el promedio.

Pruebas “in situ”

Sin embargo, mientras que en el país del Norte el hombre cruza más rápido que la mujer, aquí es al revés. Por otra parte, como se dijo anteriormente, en Argentina sólo dos personas cumplieron con las tres premisas establecidas, mientras que en el análisis de Estados Unidos fueron muchos más y eso permitió un informe pormenorizado de las conductas de los peatones.

Para finalizar, es importante destacar que un peatón responsable debe observar el semáforo, mirar hacia ambos lados antes de cruzar y caminar por la senda peatonal. Tres acciones que, si se tuvieran en cuenta, salvarían miles de vidas al año.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *