Showbiz / 14 de junio de 2017

Momix: un ballet mágico que desafía al Cirque

La compañía que festeja sus 35 años aterrizará en el Teatro Coliseo, con funciones del 15 al 18 de junio. Un show visual imperdible.

Por

“Momix Forever”, que levantará el telón en el Teatro Coliseo en pocos días.
“Momix Forever”, que levantará el telón en el Teatro Coliseo en pocos días.

Argentina vive un fenómeno de espectáculos contemporáneos de danza, gracias al boom de nostalgia y marketing que generó “Séptimo día”. Pero no es una movida exclusivamente local: en varias partes del mundo los shows de las compañías de baile son un buen negocio.

Sin la necesidad de un elenco de renombre, y con entradas en un amplio rango de precios, este tipo de presentaciones logró atraer al público, y luego el reconocimiento. Los empresarios descubrieron que con estas propuestas llegan tanto a los amantes de las comedias musicales como a los del ballet, hasta convertirse en una salida familiar.

Así, mientras el experimentado Flavio Mendoza explota la fórmula con “Mahatma” en calle Corrientes (el show con el que lideró la taquilla en Carlos Paz es el heredero de su saga Stravaganza), Buenos Aires suma a uno de los exponentes más importantes del globo, la compañía Momix.

Creada por el multifacético coreógrafo Moses Pendleton, el ballet acrobático celebrará sus primeras tres décadas y media de vida arriba del escenario del Teatro Coliseo, con funciones del 15 al 18 de junio.

Pendleton había creado espectáculos vanguardistas durante la década del 70 junto a Jonathan Wolken, su socio creativo. Pero no lograba salir del hermetismo de ese ghetto, hasta que en solitario, comenzó a abrirse al público masivo con shows para los Juegos Olímpicos de invierno de Lake Placid de 1980, y coreografías para shows de Prince y Julian Lennon (luego vinieron las puestas para la Ópera de París y Berlín).

Lejos de los circuitos tradicionales, este artista decidió concentrarse en el cruce de la danza con el ilusionismo y lo onírico, un sello único que mantuvo a lo largo de más de tres décadas y medio. “Creo que el arte está en el mundo para hacerlo más bello y para acercar más posibilidades… ¿cómo podemos crear cosas nuevas si no somos capaces de imaginarlas, de tener visiones de cómo sería una realidad diferente? Esto es lo que busca Momix, ofrecer al público un recorrido en donde uno se pregunte qué es lo real y qué no lo es, que pueda perderse en un entorno en donde no estén en juego las mismas reglas que lo que sucede fuera de la sala”, explica.

En un mundo global, Momix entendió rápidamente que no era buen negocio establecerse en una ciudad y esperar a que el público se acerque por su propia voluntad. La clave era salir a buscar al espectador, a seducirlo con una propuesta diferente. Por eso a mediados de los ’90, la compañía se desdobló en tres equipos que montaron simultáneamente el mismo show en tres continentes. Hoy un grupo que se presenta en Nueva York con el show “Opus Cactus”, y hay otro que recorre el mundo con “Momix Forever”, que levantará el telón en el Teatro Coliseo en pocos días.

El espectáculo se estrenó en 2015 en el Teatro Nacional Barclays de Milán, en la misma fecha y en el mismo teatro en el que se inició la historia de la compañía en 1980. Lo que Pendleton mostró en esa ocasión fue la comunión entre el movimiento corporal, el ilusionismo y otros trucos escénicos, logrando una poética innovadora.

“Mis shows son conocidos por crear nuevos mundos pero jamás dejé de lado la música popular. En el espectáculo que verán en Buenos Aires, por ejemplo, aparecen desde grandes sinfonías hasta un grupo de trip hop como Massive Attack”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *