Personajes / 23 de Junio de 2017

María Elisa Mitre: “Me costó sacarme el peso del apellido”

La psicoanalista presenta su libro “Las voces del silencio”. La muerte del un hijo y el asesinato no esclarecido de su hermano Luis Emilio.

Fotos: Juan Ferrari

Los padres la llevaron a terapia cuando tenía diez años, porque se comía las uñas hasta hacer sangrar sus dedos. Tenía prohibido mencionar que iba a un consultorio de ese tipo ya que, en esa época, ir al analista significaba estar loco. Rebelde, terminó haciendo de ese ámbito “de locos” su profesión y su nueva familia. María Elisa Mitre, psicóloga y psicoanalista, dirige la clínica DITEM, única comunidad terapéutica psicoanalítica de estructura multifamiliar en el mundo, que funciona como hospital de día y sigue el modelo del Dr. Jorge García Badaracco, quien comenzó siendo analista de Mitre y terminó formándola en ese abordaje. No edita diarios, como desde hace 147 años lo viene haciendo su familia de origen. Ella escribe libros. Va por el segundo, “Las voces del silencio”, en el que se propone explicar por qué se curan (y no) los pacientes.

Noticias: ¿Por qué escribió este libro?

Mitre: Es muy importante. Lo escribí porque hace 40 años que empecé a trabajar con Jorge García Badaracco (fallecido en 2010), una eminencia, y fue tanto lo que aprendí, porque primero trabajé en la clínica de él y también en el Moyano y en el Borda, y me especialicé en los pacientes más graves. He visto que con esta forma de trabajar se pueden curar todos.

Noticias: Es una afirmación contundente y esperanzadora. ¿Es posible la curación de un solo miembro de la familia o la sanación es en bloque?

Mitre: Una de las condiciones para la curación es el acompañamiento de la familia. Los pacientes generalmente son traídos por la familia. Vienen con el “mi hijo está loco” y nosotros lo vemos como sano y como una oportunidad para que empiece a salir del sometimiento de toda una vida, del miedo, porque a veces se crio en medio de un clima de violencia familiar y su forma de pedir ayuda es el síntoma.

Es la tercera de cuatro hermanos (María Elena, 10 años mayor; Bartolomé, 4 años mayor; y Luis Emilio, 3 años menor) y comienza su libro con un relato de las angustias de su infancia y adolescencia. “No tenía uñas, me las había roído por haber acumulado permanente y solitariamente situaciones traumáticas dolorosas que sucedían a mi alrededor, miles de interrogantes interiores que no tenían respuesta. No podía compartir con nadie lo que estaba sucediendo, lo que estaba viviendo. Tan sola, tan, tan sola (…) Desde afuera, mi vida no parecía tan tremenda. Me comunicaba superficialmente con los demás y no me costaba hacer reír a todos. Sin embargo, sentía un dolor agudo, casi físico. Como si un cuchillo afilado me lastimara de forma permanente. Era mi mejor enemigo, me acompañaba día y noche. Deambulaba por la vida enmascarando ese dolor siempre presente”.

Noticias: Es muy valiente de su parte contar su sufrimiento y que fue una niña que se comía las uñas hasta hacerlas desaparecer, una forma de…

Mitre: (interrumpe y dice sonriente) De reclamo.

Noticias: Parece también una forma de agredirse para no agredir. Porque si de algo sirven las uñas es para defenderse, ¿no?

Mitre: Exacto, sí, tenés razón (sonríe).

Noticias: ¿Qué rol tenía en la estructura familiar de su infancia?

Mitre: Mi padre me veía perfecta pero era una forma de decirme: “No pidas nada, por favor”, y yo me sometía a eso. Tenía hermanos que reclamaban demasiado. A veces se les da mucha importancia a los padres y no se toma en cuenta la relación con los hermanos que puede ser muy complicada.

Noticias: Hay un estereotipo del niño rico entristecido, hijos de familias poderosas con infancia gris y melancólica. ¿Es algo que sucede o forma parte del mito urbano?

Mitre: Yo creo que hay muchos chicos ricos entristecidos, depende de cómo manejan sus padres su riqueza, porque si no les enseñan a trabajar, si los llenan de cosas en lugar de darles afectos y conexión emocional, seguramente se van a sentir bastantes vacíos y sin una verdadera mirada de padre. Pero no creo que tenga que ver con la riqueza.

Noticias: García Badaracco empezó siendo su analista y terminó como un padre profesional, ¿cierto?
Mitre: Sí, me enorgullece pensar que me ahijó, sentí por primera vez que alguien estaba viendo realmente cómo era yo y me valoraba. Yo ya estudiaba Psicología, él me llevó a la clínica y me hice muy canchera con todo esto. Me puso de coordinadora y después empecé a hacer mi formación psicoanalítica en la Asociación Psicoanalítica Argentina.

Noticias: Parecería que construyó otra identidad, otra familia, que buscó refugio enla institución psicoanalítica.

Mitre: Sí, fue como una doble vida porque mi padre era director del diario La Nación y García Badaracco era director de la clínica. Yo quise mucho a mi padre.

Noticias: ¿Estuvo tironeada con ser parte del diario o siempre supo que lo suyo no iba por ahí?
Mitre: No, no, en esa época, sacando algunas excepciones como Sara Gallardo, mi prima, que era escritora, ninguna mujer trabajaba en el diario, era mi hermano (Bartolomé)…

Noticias: Ud. en vez de hacer diarios, hace libros.

Mitre: (se ríe) Sí, está bien. Me parece muy interesante lo que estás diciendo.
Noticias: ¿Le costó mucho forjar esa nueva identidad?

Mitre: No, mis padres empezaron a valorar lo que hacía, tuve un marido que era… lo extraño muchísimo, estuvimos 45 años juntos con Juan Larreta (falleció en 2012), era filósofo, escribía libros, una persona brillante, con quien tuve a mis hijos.

Noticias: ¿Cuántos hijos tuvo?

Mitre: Tuve cuatro (Ramiro, Miguel, Félix y Juana), uno murió en un accidente de tránsito (en 1991). No manejaba él.

Noticias: Su hijo tenía veinte años por entonces, ¿no?

Mitre: Sí, era mi hijo mayor, se acababa de recibir, fue el peor golpe de mi vida. Lo que quiero destacar es que esta forma de ver al ser humano (el psicoanálisis multifamiliar) te da la oportunidad de desarrollar recursos yoicos que te permiten sobrevivir a los sufrimientos.

Noticias: ¿A usted le sirvió para afrontar lo personal? Porque su desarrollo profesional habrá sido puesto a prueba con esa pérdida.

Mitre: Totalmente. Un año tuve como amnesia. Fue tal el dolor de llegar a mi casa, que estuviera mi hermano mayor (Bartolomé), cuando él me dijo: “Te tengo que decir algo”, eran las dos de la mañana… un dolor tan terrible que les pedí que me durmieran, no podía tolerar algo así. La muerte de un hijo no se elabora, se puede aprender a vivir con eso.

Noticias: Habrá sido muy difícil seguir acompañando a sus pacientes.

Mitre: Me dio más ganas de ayudar a la gente que sufre. En los grupos que hacemos se pueden intercambiar ideas, es tan enriquecedor y totalmente vivencial. A veces se despiertan situaciones muy dolorosas que tenías dormidas.

Noticias: También el asesinato de su hermano Luis Emilio en diciembre de 2005 habrá sido una situación dolorosa.

Mitre: Sí, fue terrible. Yo a él lo adoraba.

Noticias: Lo menciona en la sexta línea del libro, con esto de haber compartido terapeuta.

Mitre: Sí, compartí toda mi vida con él, éramos los menores.

Noticias: ¿Era su aliado?

Mitre: Mi aliado, de una sensibilidad fantástica, escribía, tengo todos sus poemas y escritos que los voy a publicar algún día, que son realmente buenos. Sí, eso fue muy feo, muy fuerte.

Noticias: ¿Cómo sigue hoy la causa?

Mitre: Vos sabes que yo prefiero no tocar ese tema porque nunca se supo nada.

Noticias: Usted dio una nota a NOTICIAS en 2006 donde dijo que no creía que fuera un crimen pasional, que le daba temor seguir investigando y que desconfiaba de que se esclareciera algún día. ¿No se interesa ya por la causa?

Mitre: Me interesé muchísimos años pero hubo obstáculos en la causa, no sé qué pasó, pero empezaron a aparecer cosas.

Noticias: Hace un par de años, un programa de investigación de C5N dijo que se había reactivado la causa.

Mitre: Sí, terrible, no tengo la menor idea. Te digo que prefiero no hablar de eso porque es muy triste, porque nunca sabré qué pasó con mi hermano.

Noticias: Profesionalmente intenta llevar luz a las verdades de los otros. Debe ser un desconsuelo para usted.

Mitre: Terrible, tuve un abogado que hizo de todo y que me informaba pero nunca, nunca, pudo descubrir nada. Era muy buen abogado, se murió y después dije “basta” porque seguir con investigaciones, me iba a enloquecer.

Noticias: En aquel programa se hablaba de una disputa muy fuerte con su otro hermano, Bartolomé.

Mitre: No, te juro que no quiero hablar nada de eso. Es un disparate y me hace mal pensarlo.

Noticias: ¿Cómo es hoy la relación con sus hermanos Bartolomé y María Luisa?

Mitre: No tan cercana. Hay cosas que se pueden y otras cosas que no se pueden arreglar, ojalá se hubiera podido arreglar.

Noticias: Eso genera un grado de sufrimiento, ¿no?

Mitre: Por supuesto. No hay día que no piense en eso. Pero bueno, me aboqué más a mis hijos y tengo muchos amigos y mucho reconocimiento de mis pacientes. Uno de ellos, que había estado gravísimo, me mandó un libro de regalo escrito por él y me dijo: “Esto es un agradecimiento por todo lo que hicieron por mí”. Realmente ves los cambios, es lo que más me importa en la vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *