Política / 27 de junio de 2017

El inventor de Macri Gato: “No creo que se pueda sacar el apodo”

Creó el logo y la página que viralizaron el insulto al Presidente. “También se lo apropiaron los macristas para llamar ratas a los kirchneristas”, afirma. Historias de presidentes y animales.

Por

Dos muchachos, robustos y de espaldas grandes, piden permiso a los empujones. Están entrando en la platea lateral de la cancha de Arsenal de Sarandí y saben que llegan un poco tarde. Sería una lástima, piensan, que por unos minutos de demora no pudieran hacer ostentación del trapo que diseñaron. Aunque asumen que no son los únicos con tanto ingenio –en las inmediaciones de Avellaneda vieron varias remeras, stickers y pines similares–, intuyen que nadie se animó a hacer una bandera. Cuando consiguen atar los nudos al alambrado del estadio, todo el costado derecho del abarrotado campo festeja la avivada con aplausos y gritos. Con un poco de suerte, piensan, quizás hasta la misma Cristina Kirchner vea la sábana blanca de varios metros a la que le pintaron bien grande “Macri gato”.

Esa frase, hoy popular, es como una mamushka del español. Como las tradicionales muñecas rusas, el “Macri gato” encierra muchos significados: a primera vista es un insulto al Presidente, pero también se usa como chiste, latiguillo, protesta, festejo, piropo e incluso inspiró varias canciones.

Las miles de personas que el martes 20 aplaudieron la viveza de los dos jóvenes anónimos –y las cientos de miles que dicen “Macri gato” regularmente– desconocen cuánto le deben a F.S., que no quiere dar su nombre real. Es difícil definir a “Ey Pacha”, apodo con el que se presenta. Además de ser diseñador gráfico y web, músico, mago, actor, profesor, payaso, celebridad en el mundo under de la noche porteña (“aunque prefiero que me digan artista excéntrico de variedades”), es el hombre que catapultó el fenómeno de “Macri gato” a niveles virales. A mitad del año pasado creó una página –www.macrigato.com.ar– y un logo, y así terminó de definir una idea que hasta entonces solo era incipiente. “Antes de mi web solo habían tres memes en internet. Hoy son incontables. De alguna manera lo convertí en marca, y hoy está en todas las marchas kircheristas del país”, dice Pacha, que acaba de ser contratado por una gran empresa italiana para actuar durante todo un año en su parque de diversiones de Abu Dhabi. No solo eso: el artista también creó una “Macrigatopedia” –versión bizarra de Wikipedia–, un videojuego, “Macri Cat Go”, y dos apps: una que obliga a la PC a cambiar cada “Macri” que aparece en la pantalla por “Macri gato” y otra que lanza un maullido cada vez que alguien nombra al Presidente cerca de la computadora.

Noticias: ¿Por qué “Macri gato”? ¿Qué significa?
Ey Pacha: “Gato”, como insulto, tiene varias acepciones. Se le decía, en las cárceles, “gato” al mulo del jefe del pabellón, que ejercía autoridad no para él sino para el que está más arriba. En este caso, Macri sería el gato de alguien más: de Trump o de las empresas, según a quien se le pregunte. Hay otra que viene de mucho más atrás: “gato” viene de “gatillar”, que era el hombre que pagaba y que regenteaba mujeres. En los barrios bajos le dicen “gato” al que tiene plata. Gato también es autoridad: “¿Qué te hacés el gato?”, es algo que se escucha desde hace muchos años. En el norte del país “gato” significa ladrón, directamente. En todos los casos es con tono descalificativo y en todos trasciende al animal.

Noticias: ¿Por qué no se usa un insulto más típico?
Ey Pacha: Pasa que decir “Macri pelotudo” es subestimarlo, o si se le dice “hijo de puta” alguno podrá decir que las putas no tienen nada que ver. “Gato” tiene a su favor que no es un insulto explícito. Le estoy diciendo “gato”, nadie me puede decir que no puedo asociar a Macri con un animal, estoy en mi derecho, aunque en mayo del año pasado detuvieron a un chico en Jujuy que le gritó “gato” al Presidente en un acto. En este país, además, hay toda una historia de asociar a políticos con animales. A Néstor se le decía pingüino, a Onganía la morsa, a Illia la tortuga. ¡Incluso a CFK la llamaban la yegua! Tampoco es la primera vez que este animal entra en la política argentina: Perón decía que el peronismo era como una bolsa de gatos. El “Macri gato” explotó como un fenómeno viral que trasciende lo “gato” y trasciende a Macri: está cargado de muchos simbolismos. Me llegan frases como “estoy llegando tarde, Macri gato”, o “llueve, Macri gato”, aunque en el fondo no le adjudican la responsabilidad a Macri de que llueva o de que hayas perdido un colectivo. Por un lado se convirtió en un latiguillo, pero por otro se lo asocia a cualquier cosa mala que pase en el día a día.

Noticias: ¿No es ofensivo?
Ey Pacha: El que se ofende es un idiota, directamente. Es la mezcla de un apellido, que no le pertenece a él, al ser un hombre político y público, con el nombre de un animal. Además mi trabajo es de recopilación: no inventé el insulto, solo junto lo que se va haciendo sobre el tema. La consigna es el humor. Que haya una remera que diga “Macri gato” es totalmente humorístico, para mí. No creo que Macri se pueda sacar ese apodo.

Noticias: Pero le termina siendo funcional al kirchnerismo.
Ey Pacha: La primera crítica que me han hecho es esa, que soy kirchnerista. No tengo ningún interés en la política, solo estoy diciendo “Macri gato”: lo hago desde el humor. Que el kirchnerismo se lo apropie es lógico,  no me molesta. Todos los grupos políticos se van apropiando de fenómenos culturales para capitalizarlos: lo popular, al no estar registrado, es factible de ser apropiado. Ojo, también se lo apropia el mismo macrismo. Ya empezó a girar el logo de “Cristina rata”. Si Macri es un gato, ella es una rata. “Es un gato porque persigue a las ratas K”, se dice, también, en internet. Y está la idea de “Vidal leona”, que ya se convirtió en remera. ¡Eso es apropiarse del concepto de “Macri gato”! Es resignificarlo a nivel marketing, aprovechar la ola para cambiar el significado.

 

5 comentarios de “El inventor de Macri Gato: “No creo que se pueda sacar el apodo””

  1. La Viuda asi lo hizo.
    La dictadura es una forma de gobierno sin posible oposición que controla los cuatro «poderes»: ejecutivo, legislativo, judicial y mediático, pese a las fachadas. Concentra todo el poder en un caudillo-dictador, que no líder, y sus incondicionales. Es el extremo opuesto a la democracia y se basa en el totalitarismo, el terror, la extorsión, la desigualad, la supresión de las libertades individuales, la injusticia, la falta de trasparencia, el nepotismo, y es el caldo de cultivo propicio para la corrupción y el terrorismo (de estado).
    Y duro 12 años…

  2. La dictadura es una forma de gobierno sin posible oposición que controla los cuatro «poderes»: ejecutivo, legislativo, judicial y mediático, pese a las fachadas. Concentra todo el poder en un caudillo-dictador, que no líder, y sus incondicionales. Es el extremo opuesto a la democracia y se basa en el totalitarismo, el terror, la extorsión, la desigualad, la supresión de las libertades individuales, la injusticia, la falta de trasparencia, el nepotismo, y es el caldo de cultivo propicio para la corrupción y el terrorismo (de estado).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *